Anillo de perlas

Anillo de perlas

Historia

Ya en la prehistoria, el anillo contaba con un fuerte significado emocional. No era empleado como un signo distintivo de riqueza como en otras épocas posteriores. Servía para unificar a las personas con las que se compartía la siembra, la caza, una comunidad o la vida. Los motivos, formas y colores de estas primitivas alianzas estaban estrechamente relacionadas con las creencias religiosas de este periodo. Asimismo, estos aros se elaboraban con los distintos materiales rudimentarios de los que disponían: madera, hueso, conchas y piedra tallada.

Hacia el 2800 a.C. los egipcios colocaban en ceremonias prenupciales un anillo a modo de compromiso: el círculo, por carecer de principio y fin, simbolizó la eternidad. Los dioses llevaban anillo: el círculo dorado suponía un pacto que nadie podía romper. En las bodas de los romanos, el novio daba a la novia un anillo doble en prueba de alianza. Alianza que en tiempos de Ovidio era empleada por las damas para dar a entender si estaba o no dispuesta a complacer a quienes se le insinuaban: bastaba con cambiar el anillo de dedo.

Mil años antes de Cristo, en la Antigua Grecia, los anillos eran simples tiras de oro alrededor del dedo. Pero hacia el siglo IV a.C. nació la moda de engastar la cornalina, la amatista o la piedra almandina de rojo brillante para desviar la mirada de los aojadores. Aquellos anillos eran también de oro. Solía grabarse en su parte interna frases como “No quieras a otro” o “Te seré fiel”. El anillo tuvo usos litúrgicos tras el triunfo de la Iglesia: se simbolizó con él los esponsales con la Iglesia, y por esta razón lo llevaron sacerdotes y monjas, esposas místicas de Cristo. Se trataba del anillo pastoral y del anillo del Pescador, que llevaba el Papa, y que a su muerte se rompía.

El anillo se relaciona con la petición de mano desde que consagró la costumbre en el año 860 Nicolás I, decretando este sumo pontífice que la colocación de anillo en la petición de mano se tomara como compromiso matrimonial. Por supuesto, el anillo tenía que ser de oro. El anillo se convirtió en signo de fidelidad conyugal y símbolo de guardar el compromiso contraído. Se imponía una fuerte multa consistente en la entrega del anillo a quien rompiera los lazos matrimoniales. Anillos y amor participaban de una misma reputación como elemento mágico.

Los anillos son pequeñas joyas cuyo uso se ha popularizado con el paso del tiempo. Desde épocas remotas ya los anillos eran prendas que podían encontrarse en el joyero de una mujer.

Mineral místico

Se ignora cuál fue el primer pueblo que extrajo las perlas de las ostras, para luego usarlas como decoración. Pero, debido a que las perlas tienen lustre y brillo casi inmediatamente salidas de la ostra que las fabricó, es muy posible que se hayan utilizado como adorno desde épocas prehistóricas. Lo que sí puede decirse es que la fabricación de joyas a base de perlas era una actividad bastante extendida y favorecida entre los pueblos antiguos. Sin embargo, debido a su extrema rareza, las perlas eran una de las gemas más valiosas conocidas por los pueblos del mundo antiguo, reservadas para la nobleza y personajes extremadamente acaudalados.

Parece que la costumbre de adornarse con perlas tuvo origen en la India y otros puntos de Asia, desde donde los fenicios la propagaron por Europa. Los griegos llamaron a la perla margarites, pero no parece que se generalizara su uso hasta después de la guerra de los persas y de las conquistas de Alejandro. En Asia Menor se extendió su empleo después de la conquista de Lidia por Ciro. En los Proverbios se habla repetidas veces de las perlas Las perlas son esferas hechas de nácar producidas dentro del cuerpo blando de los moluscos, especialmente en los bivalvos, alrededor de partículas extrañas que ingresan al cuerpo del animal. Las perlas más conocidas son las consideradas como gemas o piedras preciosas, por su simetría y su particular lustre. Las perlas preciosas son producidas en su inmensa mayoría por las ostras pertenecientes a la familia Pteriidae.

Las perlas son de tamaño, color y forma variables. El valor de la perla se determina en función de criterios varios pero puede decirse que se centran en tres: Una forma deseable (por ejemplo, las esferas perfectas o las "lágrimas"), la rareza de su color (casi toda la gama entre el blanco y el negro) y naturalmente la talla. Aunque las características estéticas y de tamaño son fundamentales en la valoración de una perla, el precio final depende en gran medida de las tendencias de la moda del momento. Las perlas son un mineral duro de color perla natural en forma de granos, extraídos de las conchas de algunos moluscos. Esta piedra es tan femenina y romántica que los antiguos romanos la dedicaron a Venus.

Según la astrología, las perlas son ideales para Piscis, Cánceres y Acuario. Se cree que este mineral único atrae el amor, la felicidad, protege a su dueño del daño y el mal de ojo. Las perlas son adecuadas solo para chicas fuertes y de voluntad fuerte, y no poseer estas cualidades puede traer daño y desgracias; las propiedades mágicas de la Luna que se encuentran dentro de ella son capaces de destruir a una persona débil.

¿Cómo y cuándo llevar anillos de perla?

El uso de perlas debe ser para mujeres casadas, sus otros dueños están condenados a llorar. Pero tal vez esta impartición se deba a la fragilidad del mineral en sí, la vida útil promedio de una piedra no supera los 90 años. Por lo tanto, es poco probable que la joyería de perlas sea adecuada para el papel de una reliquia familiar, que se transmite de generación en generación. Además, las perlas son una piedra antigua, más adecuada para las niñas que han alcanzado la edad de dieciocho años.

La elegancia propia de una perla hace que sea una gema muy utilizada en la creación de un anillo de diseño. Actualmente son muy famosas las perlas cultivadas, porque tienen al ser naturales, gran calidad y son más económicas que las perlas que la naturaleza de manera espontánea crea; así que valora la posibilidad de adquirir un anillo o pendientes con una preciosa perla cultivada.

Tipos

Las perlas se distinguen por tipo, color, forma y precio. Los joyeros aman esta piedra por su integridad, porque las perlas no requieren ser cortadas. Las perlas se distinguen más a menudo por su origen. En las expectativas consideradas y más valoradas por los clientes, además del grupo de matices estéticos, también se tienen presentes otros valores como la larga duración de la perla y su origen natural. Estos dos últimos factores vienen condicionados por el tipo de cultivo utilizado.

Mar

Muy hermosas perlas extraídas en los mares del sur. Es bastante grande (algunos ejemplares alcanzan hasta 5 kg de peso), se distingue por un hermoso tono dorado y tiene un brillo aterciopelado. Las perlas marinas de Akoya extraídas en las orillas de Japón se consideran las más ideales. Supera otros tipos de redondez en forma y brillantez asombrosa. En consecuencia, el precio de las perlas de Akoya es mucho más alto que el de otras especies, especialmente en los países de Europa occidental.

Las perlas de Tahití más famosas y valiosas, que tienen un tamaño grande y un hermoso color "negro". Un hecho interesante es que las llamadas perlas “negras” no existen en la naturaleza, solo hay tonos oscuros de púrpura, violeta, azul, cereza y marrón oscuro. Además, en toda la variedad de colores oscuros es muy difícil elegir las perlas para un conjunto, y el precio de un producto de este tipo aumenta.

Río

Las perlas de agua dulce son más baratas que las marinas. Es menos perfecta en forma, pero más común. Sin embargo, en comparación con el mar, las perlas de río tienen la paleta más brillante de tonos: rosa, plata, blanco, dorado, azul. Una variedad de colores le permite hacer diferentes modelos de joyería.

Cultivada

Este tipo de perlas se encuentra con mayor frecuencia, es decir, los productos con esta piedra se pueden ver en las ventanas de los salones de joyería. Tal piedra se cultiva en condiciones creadas artificialmente por el hombre, lo que hace que su precio sea más aceptable.

Barroco

Se cree que cuanto más redonda es la perla, más perfecta es. Existe un tipo de perla barroca, llamada así por su extraña forma: ovalada, con forma de gota, con forma de pera, en forma de animales y aves, etc. Su origen no es diferente de las perlas comunes: las perlas barrocas se extraen en mares y cuerpos de agua dulce, y su color es del clásico lechoso. a gris y azul. Los joyeros usualmente usan perlas barrocas de tamaño mediano para crear anillos, aretes, broches y colgantes. A menudo, la forma misma de una perla le dice al creador dónde usarla.

Características

Una joya tradicional con perlas es un anillo. Anillo con perlas grandes es considerado como un símbolo de lujo y perteneciente a la nobleza.

Dorado

El oro es reconocido como un escenario clásico para una piedra tan hermosa: es el tono cálido de este metal que está diseñado para hacer que el brillo de la perla sea aún más refinado. La mayoría de las veces hay modelos de oro rojo y perlas blancas, esta combinación parece la más ventajosa. La perla en el anillo puede ser una o puede haber varias, la combinación de perlas y piedras preciosas (diamantes, circonias cúbicas, zafiros) enmarcadas en marcos de oro rojo también es popular. No solo las perlas blancas como la leche se pueden combinar con oro rojo, los anillos con azul oscuro, ciruela, cereza y perlas de chocolate se ven extravagantes.

La combinación de perlas con oro blanco se ve más sobrio y refinado. La perla más utilizada (máximo dos) es un color blanco clásico en el medio sin agregar otras piedras y patrones innecesarios. Este diseño le da al anillo una mayor ligereza.

Las perlas en un anillo de oro amarillo se ven hermosas. Las perlas de diferentes colores (azul, gris, dorado) son adecuadas para un tono más delicado, en lugar de rojo, amarillo. Un anillo de oro amarillo con una perla rosa se ve tierna y romántica.

Plata

Un anillo de plata con una perla en el tono se ve muy armonioso. Muchos consideran que este metal es más modesto en comparación con el oro, pero con las perlas de leche, la plata se ve fresca como la niña. Una combinación inusual de plata y perla con un tono azul o púrpura, un anillo en este estilo agregará cierto encanto y misterio a la imagen.

Plata: El metal no es muy fuerte, con el tiempo puede perder su brillo y volverse negro. Aunque si usas un anillo de plata con perlas con cuidado, te encantará por más de una década.

Platino

El platino es un metal muy duradero y costoso, y hacer joyas a partir de él es un proceso laborioso. Como regla general, los anillos de platino están decorados con perlas de Tahití más caras. Un anillo de platino incrustado con diamantes con una perla perfecta de cereza madura en el medio es una verdadera obra maestra del arte de la joyería.

Se cree que el anillo con perlas se ve más ventajoso en el conjunto: Aretes y un anillo o anillo y colgante. Si te pones un juego de perlas o simplemente prefieres un anillo, depende de ti.

Formas

Posiblemente todos pensemos en una perla perfectamente esferica cuando queremos imaginarnos una Perla Cultivada, aunque la realidad es que las perlas cultivadas pueden presentar multitud de figuras, siendo cada vez más populares y valoradas. En la actualidad podemos encontrar perlas de gran valor en formas Drop y Barrocas, por encima del valor de las perlas esféricas.

Las principales geometrias que presenta una perla pueden englobarse en las siguientes figuras:

Redondas: Son generalmente, las de mayor valor. Es simétrica y rueda en línea recta.

Barrocas: Indican forma irregular en las perlas. Son, por lo general, las menos valiosas, aunque pueden existir especímenes que lleguen a valer más que las redondas.

Semiredondas: Son perlas que tienen formas redondeadas, pero que no llegan a ser enteramente esféricas.

Anilladas o estriadas: Presentan líneas regulares o anillos cóncavos de manera perpendicular a un eje de revolución superior a un tercio de la superficie de la perla.

Semibarrocas: Poseen un eje de simetría, por lo que las formas son ovaladas, gotas, de botón, trompo, etc.

¿Cómo elegir un anillo de perla?

Al realizar una compra de joyas con estilo como anillos con perlas naturales, es necesario tener en cuenta ciertos aspectos, por ejemplo, el color de la piel y la edad de la mujer.

Si la autenticidad del metal está determinada por la prueba de fábrica en él, entonces hay varias formas de determinar la autenticidad de las perlas. Considera algunos de ellos:

  • Peso: El peso del anillo con una perla real será mayor que con su imitación. Puedes poner las joyas en tu mano y tratar de determinar su peso.
  • La superficie de la perla: La estructura del mineral está determinada por la estructura heterogénea. La formación de una capa de nácar ocurre gradualmente, por lo tanto, en apariencia, las perlas reales tendrán una superficie porosa. Las perlas artificiales son lisas y uniformes.
  • El poder de la resistencia: Si muerde suavemente la perla entre los dientes, puede sentir una ligera "resistencia", la llamada elasticidad. Existe la sensación de que la perla parece rebotar en el esmalte de los dientes. Las perlas simuladas no dan tal "resistencia", son más resbaladizas.

Consejos para llevar un anillo de perlas

  • Anillos de aro ancho o protuberantes hacen que los dedos parezcan más cortos.
  • Un anillo con engaste diagonal o asimétrico hace que los dedos cortos parezcan largos.
  • Un anillo con una tira estrecha que supere el centro del dedo hace que la mano parezca más ancha.
  • Llevar un anillo en el meñique resalta el borde exterior de la mano y hace que parezca más ancho.
  • Los anillos grandes les sientan mejor a los dedos largos o las manos grandes.

¿Cómo mantener la belleza de la piedra?

Las perlas son un mineral de origen natural y, desafortunadamente, muy susceptibles a los efectos adversos del medio ambiente.

Las perlas están contraindicadas demasiado húmedas o, por el contrario, aire seco. Es mejor almacenar las joyas con esta piedra en una caja sellada separada de otras joyas para evitar rayar las perlas delicadas. Perfumes, barnices y aerosoles para el cabello pueden ser desastrosos para él. Algunos cosméticos también pueden dañar la delicada estructura del mineral, por lo que debe usar perlas solo de 10 a 15 minutos después de aplicar el maquillaje.

Como nuestras abuelas dijeron, si una perla se encuentra en una caja durante mucho tiempo, puede "morir". Por lo tanto, vale más a menudo llevar joyas de perlas.

Antes de bañarse o lavarse las manos, deben quitarse los anillos con perlas, ya que a la piedra no le gusta la humedad excesiva. No está permitido el uso de abrasivos para la limpieza de perlas. Una vez cada seis meses, es mejor mantener la joyería de perlas brevemente en una solución de sal marina, luego secar con un paño suave.

Las perlas son caprichosas en el cuidado, pero aún con el uso correcto de joyas de esta piedra te encantará por muchos años, trayendo buena suerte, amor y dando miradas de admiración.