Pendientes con gancho francés

Pendientes con gancho francés

El orígen etimológico de la palabra pendiente procede del latín y concretamente del verbo pendere, que puede traducirse como “colgar”. En este caso, se trata de la joya que se lleva colgando o del arete o aro colgante.

Los pendientes son un accesorio brillante y elegante que enfatiza cualquier imagen, además, es uno de los accesorios más femeninos y que más influyen en la percepción del rostro y de todo el estilo. Un pendiente es también un arete, zarcillo o aro, que puede o no poseer adornos y que se fabrican de diferentes materiales y formas. Los pendientes llevan una larga tradición y una historia que se remite a la antigüedad, eran llevados por las clases más altas como símbolo de riqueza y poder. En la antigua Grecia, los pendientes comenzaron a difundirse mucho más entre la población, inclusive en las clases menos adineradas. En el medioevo, estas joyas, además de ser piezas usadas por las mujeres, adquirieron un valor precioso en el verdadero sentido de la palabra, ya que para su realización, se utilizaban piedras preciosas y perlas. Las preferidas eran las piedras preciosas coloridas y es hasta el final del 1.700 que se introdujo el diamante, este se convirtió en la piedra preciosa por excelencia. En la actualidad, los diseñadores de joyeria de moda experimentan cadavez más con los dieños y formas de estas prendas, creando con ello innumerables opciones. Por ello, toda mujer puede conseguir un accesorio que se adapte a sus propios deseos y preferencias. Y dentro de los modelos de pendientes preferidos por las mujeres estan los pendientes con gancho francés. Es uno de los preferidos en los modelos de pendientes más alargados y puede ser un gran acierto en los looks más informales o atrevidos.

William Shakespeare usaba un pendiente en la oreja izquierda, según algunos, para evidenciar la pertenencia a una determinada clase social, según otros, como símbolo de amor, donde la costumbre imponía a ambos enamorados llevar el mismo pendiente.

Estos accesorios son constan de tres partes primordialmente, ellas son:

  • Adorno o lujo: Esta es la parte del pendiente donde esta ubicada la piedra o el elemento decorativo, que va a poseer el pendiente.
  • Enlace: Este es el elemento que atraviesa el oído para conectarse con la parte trasera del pendiente.
  • Rosca o mariposa: Es la parte encargada de asegurar el pendiente para que no se caiga.

Características de los modelos

El gancho francés para pendientes se utiliza para piezas elegantes y delicadas. Con frecuencia, este tipo de mecanismo es utilizado para pendientes costosos hechos con metales valiosos y de excelente calidad. Tiene forma de gancho curvado que pasa a través del orificio del lóbulo de la oreja, puede ser cerrado o abierto. Por lo general, los pendientes con gacho francés estan decorados con piedras preciosas y una gran variedad de elementos decorativos, lo que los hace lucir glamorosos y refinados. La máxima expresión de lujo en una pieza de joyeria. 

Podemos encontrar ganchos de pendiente tipo francés, con unas dimensiones de 18x17mms aproximadamente, el material utilizado para su fabricación es plata, oro y bronce.

En cuanto al mecanismo de sujeción, muchos expertos argumentan que no es muy confiable. Los pendientes con gancho francés se presentan en forma de arco con un bucle de seguridad. Este mecanismo se similar a un gancho de ahí su nombre, y hay que destacar que tienen una larga vida útil. 

Características del gancho francés:

  • Apropiado para colgar pendientes.
  • Son la mejor opción para niñas, ya que este mecanismo no maltrata la piel y son muy livianos.
  • Unos pendientes con gancho francés son muy fáciles de usar. 

Hoy en día, es muy común encontrar una amplia variedad de pendientes con gancho francés. En las joyerías hay una gran selección de modelos y estilos de pendientes con este mecanismo. 

Tendencias

Las perlas serán una de las grandes tendencias para pendientes este año, pero no en su formato sencillo con una simple esfera junto al lóbulo de la oreja. Los pendientes asimétricos diferentes en cada oreja estarán en grande, la sobreposición de diferentes pendientes, tanto en forma como en color. Los pendientes de borlas se convirtieron en la ultima moda en esta temporada, los puedes encontrar en una gran cantidad de colores para polder combinarlos perfectamente con tu outfit preferido. Los pendientes de flecos se convirtieron en todo un must. Son ese tipo de pendientes que combinan con todo y que le da al look un toque de elegancia y distinción. Los pendientes de cristales son un tipo de complemento que podemos combinar con una gran cantidad de looks.

¿Como elegir los pendiente adecuado?

Es recomendable que al escoger los pendientes con gancho francés considere una serie de aspectos muy importantes. Primeramente, el material del que esta hecho debe ser de muy buena calidad. En tal sentido, se le debe dar preferencia a los metales preciosos por su durabilidad y resistencia, asimismo, no pierden su apariencia y color. La mejor opción es el oro y la plata. 

Lo siguiente que debes prestar atención es la confiabilidad del gancho. Si adquiere pendientes hechos de metales preciosos, será mejor seleccionar los pendientes con un retenedor en forma de lazo. Los más comúnes son en forma de gancho. Estos se diferencian por la presencia de ojales. El gancho no tiene tal elemento, por lo que es menos confiable.

Es muy importante que le preste atención al tamaño y forma de los pendientes. Tome en cuenta que los pendientes pequeños visualmente hacen más expresivos los rasgos del rostro que los pendientes de gran tamaño. 

Para armonizar la imagen, la forma de los pendientes debe ser diferente a la forma del óvalo de la cara. Para ello se debe prestar especial atención a la proporcionalidad. 

Existe la tradición de que los pendientes alejan el mal, por este motivo las mujeres reciben dieciocho pendientes de regalo antes del matrimonio, que las mismas madres de la novia colocan en los lóbulos de la joven.

Uno de los inconvenientes del gancho francés es que, con el paso de los años, el lóbulo de la oreja pierde definición y se cuelga un poco, haciendo que se vea demasiado el lóbulo de la oreja. El segundo inconveniente de este tipo de ganchos de aretes, sobre todo si es de “gacho abierto”, es que puede salirse del lóbulo con un mal movimiento, engancharse en el cabello o en alguna prenda de vestir como las bufandas o los suéters. Y en ocasiones se puede llegar a perder una de las piezas del par. En el caso del cierre de gancho cerrado este problema desaparece por completo, ya que el cierre evita que el pendiente pueda salirse en un descuido.

Es importante saber que este es un tipo de cierre no favorece a todo el mundo y además es el más popular entre la gente joven.