Sombreros o gorros de lana afieltrada

Sombreros o gorros de fieltro

La moda es cíclica, y aquí la nueva moda de estos gorros nos lleva a 4-5 siglos antes de Cristo. Fue entonces cuando se crearon los primeros productos de fieltro: alfombras, sombreros, zapatos.

Historia del sombrero:  Antiguamente se cubrían la cabeza con una especie de tocado que no se puede considerar propiamente como un sombrero; por ejemplo, los antiguos egipcios llevaban sobre la cabeza un casquete de cuero o de tela; el faraón cubría su peluca normalmente con un amplio pañuelo listado, pero en las ceremonias oficiales llevaba una tiara blanca o un gorro rojo. En Mesopotamia se usaban turbantes o birretes de piel; por su parte, los sacerdotes israelitas llevaban un sombrero cónico, alto, de color blanco. Durante la época minoica las mujeres de Creta adornaban sus cabezas con tocados de formas muy variadas. Más tarde, en Grecia, y después en Roma, no existió una prenda exclusivamente para cubrirse la cabeza, ya que era frecuente hacer servir con esta finalidad una especie de amplios mantos. 

 A Finales del siglo XIX y principios del XX estuvieron de moda el bombín y el sombrero de paja y el flexible; este último de fieltro blando, es en la actualidad el tipo de sombrero masculino más usado. Entre los pueblos primitivos el sombrero ha tenido con frecuencia significación social y mágica; son ejemplo de ello los complicados cubrecabezas de muchos jefes de tribu africanos.  Aparte del adorno en la cabeza, otra de las funciones que ha tenido el sombrero a lo largo de la historia, es proteger las cabezas con sombreros metálicos, para acudir a las batallas y otros conflictos armados. Troyanos y griegos desarrollaron uno de los sombreros más prácticos que se haya inventado nunca: el casco.

Se crearon cascos sencillos, cuya única función era la protección de la zona de la cabeza, y otros, como los de los romanos, que además de tener la función de protección de la cabeza tenían una función de intimidación adornándolos con todo tipo de símbolos que añadían un cierto "poder" a quienes los llevaban. Por ejemplo, luciendo plumas o pelo de animales que fueran conocidos por su valor o por su crueldad. El casco de guerra ha seguido evolucionando hasta nuestros días convirtiéndose en compañero inseparable del uniforme militar.

Sombrero grande o sombrero pequeño: El tamaño del sombrero, a lo largo de la historia, siempre ha pretendido engrandecer a su portador. Pero no solo engrandecer sino "proteger", como es el caso del morrión o chacó francés cuyo objetivo, dado su gran tamaño, era "equivocar" la posición de la cabeza para que la bala se perdiera en el enorme gorro. Durante siglos los soldados han carecido de uniformes durante las batallas. Para poder diferenciar al "amigo" del enemigo en el combate se le añadía un lazo de color al sombrero como distintivo. En el caso de España el lazo era de color rojo.

Características y ventajas

El fieltro es una técnica para crear lana no hilada de ropa, juguetes y artículos de interior. Lo que solía ser la base de la supervivencia y la protección contra el frío, ahora se ha convertido en el tema del arte y el alcance ilimitado de la creatividad. Debe decirse que la tecnología en esto no ha cambiado mucho, excepto que los accesorios de fieltro se han vuelto más convenientes en la vida diaria 

La moda es cíclica y, lo que hace años se llevaba, ahora es el último grito en moda. Las plumas se convierten en el accesorio más demandado, grandes, pequeñas y de muchos colores, serán vistas por todas las calles de las grandes capitales. Tras unos años azotados por un período de guerra y depresión social, Mademoiselle Chanel, a principios del pasado siglo, convierte el sombrero en un imprescindible en el armario de toda mujer, además de convertirlo en un icono de clase y distinción.

  • Una moda en los años veinte, de pelo corto y sencillo estilo, hizo que los sombreros grandes quedaran en el olvido.
  • Las mujeres con cabello corto ya no lucían grandes pamelas de alas, sino todo lo contrario; pequeños, redondeados y ceñidos a la cabeza.
  • En las décadas posteriores el sombrero tiene infinidad de altibajos, formas, estilos, colores, tamaño e, incluso, también varían sus funciones, hasta que finalmente en los noventa se pierde su uso y notoriedad.

Durante la fase inicial de la fabricación de sombreros de fieltro se prepara un primer bastido; las pieles (a la izquierda), generalmente de conejo, liebre y castor, se trabajan convenientemente en la máquina sopladora (centro), que mezcla los pelos; éstos pasan a la máquina apelmazadora (a la derecha), donde, mediante chorros de agua caliente, se peinan y el fieltro, todavía no acabado, adquiere la típica forma de campana.

El acabado de los sombreros de fieltro comprende de sesenta a setenta operaciones que van desde el modelado (a la izquierda) hasta la fula, el planchado (centro), el toscado (derecha) y el repaso final. Operaciones accesorias, pero que siempre se realizan en una sección del taller de sombrerería, son los últimos toques y el aditamento de detalles ornamentales mediante los cuales el sombrero se adapta a la línea señalada por la moda.

Para la fabricación del fieltro, se emplea, generalmente, pelo de conejo doméstico o salvaje, de liebre y de castor, convenientemente seleccionado y mezclado en una máquina soplosa ( o sopladora). El pelo así mezclado, unido a veces con otras fibras, se pesa para formar unidades ( cada una de las cuales es la cantidad suficiente para elaborar el fieltro de un sombrero); después pasa a una máquina de apelmazar, que aspira el pelo y, a través de un juego de tambores y aspas dotados de un movimiento giratorio vertiginoso, lo proyecta sobre un cono metálico con perforaciones muy finas, provisto de un aspirador, capaz de mantener el pelo sólidamente unido al mismo cono. Distribuido de una manera uniforme sobre el cono giratorio, se lanza contra el pelo un chorro de agua caliente para peinarlo; la lámina así obtenida, llamada Bastido, se introduce posteriormente en las máquinas de abatanar y alisar, operaciones que dan al fieltro una primera consistencia.

Después de esta operación, el bastido pasa a las máquinas de enfurtir que, en distintas fases, reducen el fieltro a un estado más compacto y resistente; en este momento se obtiene el verdadero fieltro, dispuesto ya para las operaciones siguientes de tinte y acabado. A esta etapa de la elaboración sigue, por lo general, el teñido del sombrero (en algunos tipos es posible realizarlo directamente sobre el pelo en la operación de enfurtir). , mediante su ebullición en un baño de colorante con mecanismos apropiados para que el color penetre profundamente en el fieltro. Los sombreros teñidos pasan sucesivamente al modelado, a la prensa, al planchado y al acabado final, para recibir después solamente los últimos toques y el adorno. La elaboración de un sombrero de fieltro precisa un total de sesenta operaciones. Otra materia que se suele emplear para la fabricación de sombreros de fieltro es la lana, más fácil de trabajar que el pelo. Las operaciones para la fabricación del fieltro a partir de la lana son casi análogas a las que se efectúan con el pelo, pero es distinto el tratamiento de la materia prima, ya que ha de pasar antes por el lavado, desengrasado y cardado.

Hoy en día, como hace muchos años, existen dos tipos de fieltro:

  • Seco - para crear un producto volumétrico, por ejemplo, juguetes,sombreros y joyas;
  • Húmedo - para crear ropa, zapatos,  mantas, paneles.

Cada uno de los tipos se basa en la propiedad de las fibras que se enredan entre sí, formando una densa red uniforme. Cuando se seca el fieltro, los trozos de lana se entrelazan debido a la perforación repetida con agujas especiales. Se debe decir que este método también se utiliza para decorar productos ya terminados, por ejemplo, sombreros, varios patrones y adornos.

Dato curioso: La obligación de cubrirse la cabeza, en el caso de las mujeres, parece ser que viene de la imposición por parte de la Iglesia de que las mujeres casadas no podían mostrar el cabello. A partir de ese momento, en la baja Edad Media podemos empezar a hablar de los velos, los mantos... hasta llegar a los grandes y exagerados tocados del final de la Edad Media, como los sombreros puntiagudos -tipo cucurucho- que algunos historiadores relacionan con los pináculos de las catedrales góticas.

Mientras casi toda Europa en la época medieval las señoras lucían complicados sombreros, las damas españolas e italiana lucían sombreros mucho más sencillos y naturales.

La variedad de sombreros y tocados es muy amplia a lo largo del Medievo, pero el pueblo se decantaba por aquellos sombreros que les protegían de las inclemencias del tiempo, es decir, del sol, del frío y de la lluvia. 

Durante la época de María Antonieta, se cometieron los mayores "excesos" en cuanto a los modelos de sombreros que lucían las mujeres. Exageraciones en tamaños, formas y composiciones. Estos sombreros causaron el rechazo general del pueblo que los consideró una forma de ostentación muy desconsiderada.

Otra evolución del sombrero la podemos ver en la famosa barretina que era utilizada, en un principio, por la gente del mar. De hecho, los castellanos, en el interior de la península, la denominaban como gorro de Galeote.

Algunos productos son creados con fieltro húmedo. Esta técnica requiere lana, jabón, un aparato especial para el fieltro, un palo o un rodillo, como en los tiempos de nuestras abuelas.

Sorprendentemente, por primera vez, la tecnología de fieltro fue contada en la leyenda del Arca de Noé. Según las leyendas de la época, durante la lluvia, la lana de las ovejas cayó, se mojó y tropezó con sus pezuñas. ¿No se ve como fieltro humedo?

Así que , el sombrero de fieltro es el trabajo de los maestros de este arte. Destacamos sus ventajas:

  • Puedes poner un sombrero de fieltro en tu bolso, sin tener miedo de arruinarlo y estropearlo. Cualquier rincon de tu habitacion puede ser un lugar para guardar tu sombrero.
  • En un sombrero de fieltro nunca se percibe calor, gracias a su ajuste libre en la cabeza.
  • Fácil cambio de la forma del sombrero. ¿Cansado de sombreros grandes?. Cortarlos. Agrega una visera, flores o cualquier otro accesorio.
  • Durabilidad.
  • Incluso un sombrero, pasado de moda o según sus preferencias, puede conservar sus propiedades útiles, si lo convierte en plantillas cálidas para zapatos, joyas y mucho más.

Tendencias de moda

El sombrero de fieltro es un producto artesanal único. Poseerlo representa una felicidad muy grande , y hacerlo  uno mismo es una habilidad digna de satisfacción. La moda afecta a los sombreros de fieltro, y ahora los clásicos adquieren un estilo juvenil, se vuelven modernos y muy de moda.

 

Sombrero de fieltro georgiano

 El sombrero de Georgia o Svan representa un estilo maravilloso en la moda . En este país, estamos seguros de que ese sombrero es un talismán, un regalo invaluable o un presente muy bello.

El sombrero tiene una forma redondeada y se siente libre en la cabeza, por lo que no se percibe calor y, según los georgianos, no es un dolor de cabeza y se pasa el estrés de un día difícil.

Las tendencias de la moda adoptaron el estilo clásico del sombrero  nacional georgiana. Hoy en día, este modelo original se complementa con una visera de fieltro, flores, cuernos y otras decoraciones.

Sombrero de rosas 

De los modelos modernos, destaca un sombrero con delicadas tiras en forma de rosas. El proceso de su fabricación incluye la técnica del fieltro húmedo. En la última etapa, la parte superior del sombrero está torcida, creando "pétalos de rosa". En el lado de adentro , los pétalos están firmemente fijados con puntos de sutura, por lo que el modelo no perderá su apariencia presentable durante mucho tiempo.

El sombrero de fieltro Rosas es  perfectamente combinado con su diseño,y a su vez es una adición exquisita para tu guardarropa 

Sombrero de Sandia

Para la opción de un regalo para usted o sus seres queridos puede ser el sombrero original de Sandía. Se puede clasificar en dos modelos:

  • Media sandía. 
  • Sandia roja con semillas.

La primera versión fue creadá utilizando la técnica de fieltro húmedo, la segunda incluye una combinación de métodos. Por lo tanto, la cubierta roja de la base se crea en fieltro húmedo, y las semillas se unen posteriormente en una técnica seca con una aguja especial.

Como regalo, el sombrero de sandia es adecuado para hombres y mujeres porque se ve brillante, muy creativo, y el trabajo hecho a mano hace que el presente sea único.

Con cuernos

La artista británica Barbara Kiel se convirtió en la autora de elegantes sombreros con cuernos. En la técnica de fieltro húmedo, se crean sombreros con ovejas, ciervos y otros cuernos. Vívidas fotos de su familia con sombreros hechos a mano causan revuelo en Internet y que muchas personas quieran repetir este tipo de modelos.

Bueno, no es difícil recrear el modelo, ya que se ejecuta como un sombrero de fieltro normal, y luego los cuernos se apoyan en él.

El modelo de un sombrero de fieltro con cuernos será una opción original para un estilo juvenil casual, conquistará a este sector de la poblacion moderna y convertira Año Nuevo en una epoca mágica

Con orejas

Otro modelo del sombrero, realizado de manera similar al modelo con cuernos, es el modelo de fieltro con orejas. Gatito seductor de orejas de aspecto interesante y sexy en el estilo de sombrero"orejas", complementado con una visera pequeña

¿Con qué combinarse?

Hoy en día, el sombrero de fieltro se fabrica con tanta habilidad que se adapta fácilmente a cualquier tipo de ropa exterior. Por ejemplo, un sombrero de fieltro con un borde de piel en combinación con un abrigo de piel o un abrigo de lana se ve lujoso. Los modelos originales con cuernos, orejas serán adecuados para chaquetas juveniles o chaquetas de plumas.

Por supuesto, la mejor combinación para un sombrero de fieltro serán las botas de fieltro, especialmente desde que hoy se admira su variedad, estampados y decoración. Además, las botas de fieltro con suelas de goma pueden convertirse en zapatos prácticos y servir de manera adecuada durante más de un invierno. Las Uggs y botas altas de piel se conbinaran al sombrero de fieltro, creando una apariencia suave y muy acogedora.

Imagenes con estilo

El Sombrero de fieltro con decoración en forma de seda natural atraerá a niñas y mujeres. El corte libre y el montaje del mismo hacen que el modelo sea universal para cualquier combinación de estilos.

Una buena variante del sombrero de fieltro para una divertida sesión de fotos: Una cubierta con inserciones en contraste y Flecos originales en la parte superior del sombrero.

Un lindo y divertido sombrero con cuernos de ciervo hará que las personas jovenes se vean originales y brillantes.

Sorprendentemente hermoso conjunto de sombreros, guantes y una bufanda hecha de lana merino en colores mostaza refrescará cualquier imagen y enfatizará el delicado estilo del propietario.

El Sombrero de piel esta hoy en la cima de la popularidad. ¿Por qué no elegir el fieltro como material?. El panda esponjoso con orejas lindas es perfecto para la moda juvenil.

¿Buscas una opción para una fiesta infantil?. Eche un vistazo más de cerca al bonito modelo del sombrero de Chanterelle en un tono naranja brillante. La naturalidad del material le dará comodidad y la originalidad le permitirá convertirse en una princesa en las vacaciones.

El sombrero de boyarka de tonos saturados es un detalle brillante de una imagen diaria.