Rubor al horno

Rubor al horno

El rubor, colorete, rouge o blush, juega un papel importante en el maquillaje, ya que es el cosmético que da equilibrio y define las facciones del rostro y le da protagonismo a las mejillas, por lo que si se maquillas y no lo usa, puedes correr el riesgo de verse pálida, con aspecto enfermizo y del mal gusto.

A pesar de esto, algunas mujeres consideran que el rubor no es un elemento esencial del maquillaje diario. Algunas incluso rechazan su uso porque no entienden su función o la manera de aplicarlo correctamente, y piensan que pueden lucir feas o con un aspecto de "muñeca".

En la antigüedad, los griegos aplastaban moras para agregar color a las mejillas, mientras que los victorianos se las pellizcaban para enrojecerlas. Afortunadamente, los avances científicos en el campo cosmetológico permiten tener mejillas sonrojadas sin causar ningún tipo de dolor.

El rubor, como lo señalan los maquilladores profesionales, debe estar presente en el maquillaje de cada mujer. Con su ayuda puede rejuvenecer y revitalizar su piel, hacerla más fresca y atractiva, enfatizar el carácter escultural de los rasgos faciales. El maquillaje, en el que falta este componente, parece más descolorido e incompleto.

Debido a la importancia del rubor en el maquillaje, es fundamental que la mujer sepa cuál elegir según su tono de piel, en qué ocasiones utilizarlo y cómo aplicarlo correctamente. El rubor debe combinar con el tono de piel y con el resto del maquillaje que se utilice. Además del color de la piel es preciso tener en cuenta el tipo de piel que tiene la mujer a la hora de elegir el rubor que debe utilizar.

Los rubores vienen en diferentes presentaciones: el rubor en crema, líquido en polvo compacto que se puede utilizar en casi cualquier tipo de piel.

En los últimos años, se ha prestado mucha atención a la producción de cosméticos horneados. Uno de estos productos de maquillaje que ha tenido gran éxito es el rubor al horno, que ya ha ganado la atención de las mujeres modernas y de maquilladores profesionales y están en gran demanda.

Hay infinidades de tonos de rubor, así como marcas, por eso se recomienda seguir ciertos consejos para saber cuál elegir, ya que hay que tomar en cuenta el tono de la piel, el look que se desea efectuar y sobre todo el que vaya acorde al tipo de piel, ya sea grasa o seca. Todo esto debe ir acompañado de su personalidad.

¿Qué es el rubor al horno?

Los productos cosméticos para maquillaje, especialmente el rubor, que son horneados aparecieron en el mercado moderno relativamente recientemente, pero ya lograron posicionarse como líder en preferencias y se ha ganado millones de corazones. El rubor les encanta a las mujeres modernas ya que puede comprobarse que hoy en día tiene más demanda que otros productos similares fabricados en forma seca. Esto significa que las ventas de este tipo de rubor son bastante grandes.

Primero, debe entenderse lo que significa "horneado". Los productos horneados son cremas, que se hornean durante un período de tiempo largo en que se secan hasta obtener una forma pulverulenta. La característica principal de estos rubores es el método de su fabricación. El proceso de cocción los hace cremosos y aterciopelados. Una cantidad específica de este polvo seco se vierte en un recipiente especial, que posteriormente se coloca en un horno, donde literalmente se lleva a cabo la "cocción". La temperatura promedio de cocción llega a los 40 grados centígrados. Según diferentes fuentes, la temperatura máxima permitida no debe exceder los 60 grados. El proceso de cocción es largo y puede tardar 12 horas o más.

Tienen unos pocos ingredientes adicionales que los hacen aún más pigmentados. Los productos horneados son más luminosos y vibrantes que los cosméticos fabricados de forma tradicional. Otra gran característica es que debido a que su origen es un líquido, los polvos se pueden usar en forma seca o húmeda.

Beneficios del uso del rubor al horno

Además de la original e innovadora tecnología de fabricación, el rubor al horno tiene una serie de características y beneficios en comparación con los rubores similares de fabricación tradicional. Las principales ventajas de estos rubores horneados incluyen los siguientes puntos:

  • Textura sedosa y delicada.
  • Se caracterizan por tener colores brillantes y ricos que, cuando se aplican, dan un tono más natural.
  • Gracias al uso de estos cosméticos de un método especial de fabricación, todas las propiedades beneficiosas de los ingredientes utilizados en su fórmula se conservan en el producto.
  • En contraste con el rubor compacto convencional, el rubor al horno se aplica uniformemente y permite una fácil distribución y sombreado.
  • Debido a su textura compacta, el consumo del rubor al horno es imperceptible, ya que su uso adecuado permitirá que dure varios años.
  • Alta durabilidad y permanencia en el rostro, no se corre y ni se desvanece durante todo el día.
  • Producto hipoalergénico, y es adecuado incluso para aquellas mujeres que son propensas a sufrir de reacciones alérgicas, como por ejemplo, al polvo de diversos tipos de maquillaje.
  • Es adecuado para todos los tipos de piel, y la rica paleta de tonos le permite elegir el color que le proporcionará los resultados más exitosos y acordes para su uso en toda ocasión.

¿Cómo elegir el rubor horneado más adecuado?

Cada vez que se decide adquirir un producto cosmético nuevo, siempre surgen muchas interrogantes, dudas y el dilema de comprar un cosmético que ya se ha comprado con anterioridad o arriesgarse y probar algún producto nuevo. A menudo, esto es exactamente lo que sucede cuando salen al mercado productos nuevos e innovadores que ofrecen muchas ventajas y beneficios, al principio, no tienen mucha demanda. El rubor horneado pasó por esta situación pero gradualmente se convirtió en un cosmético líder en ventas, dejando las opciones de rubores tradicionales como líquido, crema y también en polvo relegados en ventas.

Generalmente, mientras se tenga una gran demanda, crea la oferta. Este fue el proceso del éxito de los rubores horneados, por lo que, se hizo muy popular, lo que animó a los fabricantes de cosméticos a ampliar significativamente la gama de productos. Actualmente, los rubores horneados se presentan en una amplia paleta de tonos que pueden satisfacer los deseos de literalmente cada cliente. También toda esta paleta de colores ofrece tonos saturados y muy naturales.

Con tantos colores y texturas en cosméticos puede ser confuso seleccionar el mejor producto. Sin embargo, al seguir algunas recomendaciones, este proceso es muy sencillo.

El aspecto atractivo y saludable del maquillaje en el rostro depende del tono de rubor que usemos en las mejillas. Generalmente, se suele elegir el rubor que parece más bonito o el tono que combina con el look, pero elegir el rubor correcto va más allá que solo el tono. Es necesario, tener en cuenta que uno de los factores más importante a la hora de escoger el rubor, es el tono de la piel, ya que de esto depende cómo va lucir en las mejillas.

Al elegir el color del rubor, se recomienda seguir tres reglas básicas:

  1. Combinar rubor y lápiz labial ayuda a hacer un maquillaje más expresivo.
  2. Para la piel clara es adecuado un rubor claro, pero para las mujeres con piel oscura es mejor dar preferencia a una paleta de colores más oscuros.
  3. Elija un colorete teniendo en cuenta el tipo de color del rostro, así como el tono de la piel.

Para las mujeres que tiene una piel muy clara, que usualmente se les dice que es una piel con rasgos más pálidos, los rubores ideales son los tonos cálidos cercanos al tono naranja o papaya, salmón o durazno, para crear contraste y resaltar las mejillas.

Para las mujeres con piel clara, se recomiendan rubores en tonos claros, como los colores rosas en todas sus tonalidades. Se puede optar por tonos claros para el día y fucsias para eventos de noche.

Si la mujer tiene un tono de piel algo sonrojado, debe usar rubores de tonalidad rosada o vino teniendo especial cuidado y suavidad para evitar que el maquillaje quede saturado.

Las mujeres con piel clara-media (como beige) se aconseja utilizar dos tonos de rubor a la vez. Los tonos corales deben cubrir toda la mejilla, y un tono ámbar para aportar algo de brillo. Para mujeres con piel trigueña pueden usar tonos vivos como los rosas y fucsias, y el color ladrillo.

Las mujeres con piel morena pueden usar colores duraznos, bronce o rosa. Si la piel es muy oscura debe evitar endurecer las facciones del rostro, por ello, deben usar rubores en tonos dorados. Si la mujer tiene piel color ébano, se aconseja aplicar rubores en tonalidades mandarina ya que aportan algo de color a las mejillas.

En el mercado cosmético, se pueden encontrar una amplia gama de marcas de rubores horneados. Entre estas marcas, las más populares son: Pupa, MAC, Artdeco, L'Ambre, Eva, Elf, NYX, Milani, YIN, Limony, Bourjois, entre otros.

¿Cómo aplicar correctamente el rubor horneado?

Si ya se ha encontrado el color indicado de rubor para su tono de piel, es importante saber cómo aplicarlo correctamente, ya que además de iluminar la piel y complementar un buen labial, el rubor puede cambiar la forma del rostro. Al aplicarlo en determinadas zonas, se puede hacer que una cara redonda se vea más larga, una cara larga más corta y hasta suavizar rasgos angulosos.

La mejor manera de lograr destacar el rubor es aplicándolo después de maquillarte los ojos o incluso después de maquillarte por completo. Así podrás tener una mejor visión de cuánto rubor debe aplicarse en la mejillas. Sólo el lápiz labial, según las recomendaciones de los artistas de maquillaje, es mejor dejarlo para el final, para dar el toque final, por así decirlo. Los especialistas también recomiendan aplicar el rubor con luz natural, ya que la luz artificial puede cambiar la intensidad del tono del cosmético.
 

Existen dos métodos para aplicar el rubor horneado:

  1. Seco.
  2. Mojado.

Basado en el nombre de los métodos de aplicación, ya está claro que para el segundo método será necesario humedecer ligeramente la esponja o el pincel y aplicar de esta manera el rubor. Esa es toda la diferencia esencial entre estos dos métodos. Sin embargo, el resultado final tiene diferencias más visibles. Con el método húmedo, el color resultante en las mejillas es más intenso, por lo que este método se recomienda más para el maquillaje de la noche.

Además, no olvide que el rubor será más suave y tendrá un tono más natural, si primero aplica la base y el polvo sobre la piel.

Dependiendo de la calidad del rubor, no todos estos cosméticos requieren que se retoquen durante el día. Al comprar cosméticos de excelente calidad y con una aplicación correcta, podrá lucirá fresca y radiante con un rubor natural durante aproximadamente 10 horas.

Si aún tiene dudas sobre si puede aplicar por usted misma el rubor y tener un resultado exitoso, use el siguiente consejo "complicado": simplemente sonría. Por supuesto, una sonrisa es el primer signo de buen humor, y es así que se marca la diferencia durante todo el día. Pero en este caso, una sonrisa tiene un significado completamente diferente, al sonreír, muchos músculos faciales están involucrados, e inmediatamente verá cómo se forman las "manzanas" en las mejillas y se resaltan las depresiones, y es en esa zona en las que debe enfocarse con el rubor.

Además de elegir un método de aplicación, bien sea seco o mojado, el rubor al horno se aplica de acuerdo con la forma de la cara. Determine qué forma tiene su cara (cuadrada, alargado, forma de diamante, forma de corazón, ovalado o redondo) y, siguiendo los consejos de los maquilladores profesionales, resalte los puntos principales, mezcle suavemente el rubor y el maquillaje está casi listo.

Por ello, para obtener los mejores resultados, el mejor queda mejor si se aplica según la forma del rostro. Las mujeres que tienen cara cuadrada, deben usar el rubor aplicándolo directamente a las manzanas de las mejillas en forma circular. Esto hará que los rasgos angulosos se suavicen al centrar la atención en la parte más redonda del rostro. Para las mujeres con el rostro alargado se recomienda aplicar un golpe horizontal de color para lograr que el rostro parezca más amplio. Puedes aplicarlo desde el centro de las mejillas hasta las orejas o comenzar desde la parte superior de los pómulos.

Si se tiene el rostro con forma de diamante, la clave está en centrar la atención en la mitad inferior del rostro. Para eso, aplique el rubor en la parte superior de los pómulos hacia las orejas para atraer la mirada hacia abajo y resaltar los pómulos. Para mujeres con rostro en forma de corazón, lo mejor es aplicar el rubor en la parte inferior de los pómulos, similar a la forma en que se aplicaría el contorno. Esto ayudará a equilibrar una fuerte línea de la mandíbula al centrar la atención en los pómulos.

Para un rostro ovalado lo mejor es concentrar el rubor en la parte superior de los pómulos, mezclando ligeramente hacia las orejas. Eso le dará a los pómulos una gran definición. Si se tiene una cara redonda lo mejor es añadir definición. Para ello, succiona para adentro las mejillas y aplica rubor debajo de los pómulos. Evita aplicar rubor en el centro de las mejillas porque hará que el rostro se vea aún más redondo.

Para obtener más información sobre las reglas básicas para aplicar el rubor, consulte el siguiente video.

Comentarios

Cualquier producto nuevo que aparezca en el mercado moderno de la industria de la moda y la belleza atrae inmediatamente la atención de todos. Esto fue lo que sucedió con los productos cosméticos fabricados mediante la técnica del "horneado". Muchas mujeres inmediatamente decidieron probar estos cosméticos únicos en sí mismos y no se decepcionaron.

Le tomó aproximadamente doce años, pero el rubor al horno aún sigue siendo el líder de ventas. Los comentarios sobre este cosmético son en su mayoría positivos. Por supuesto, también genera ciertos comentarios negativos, pero son muy pocos. Entre ellos se destaca el costo de este producto. Sí, desafortunadamente, los cosméticos, para cuya fabricación se utilizan técnicas más complejas e innovadoras, los costos suelen ser mucho más altos. Sin embargo, el costo sobreestimado se justifica en su totalidad, ya que el producto tendrá una duración de tiempo prolongada.

Además, entre las críticas negativas se puede apreciar que el rubor se corre un poco al aplicarlo con un cepillo, ensuciando la ropa. Para evitar estos problemas, se recomienda cambiar el aplicador y usar uno más suave. Desafortunadamente, muchas marcas, incluso muy conocidas en todo el mundo, solo confían en la calidad del rubor y no se enfocan en los medios para su aplicación, olvidando que el cepillo debe corresponder al producto principal. Aún así, es mejor adquirir los productos de aquellas marcas que durante décadas han estado fabricando y vendiendo productos de muy buena calidad.

El maquillaje horneado sorprende gratamente por su durabilidad y economía. Como señalan los usuarios, es suficiente tomar la cantidad mínima de producto en el pincel para tener un tono hermoso y natural en los pómulos a lo largo del día. Además, el rubor se puede retocar fácilmente si a menudo se frota la cara o se apoya la mejilla con la mano.

Entre la amplia variedad de rubores horneados que se encuentran en las tiendas de cosméticos, la mayor parte de los elogios se dirige al rubor al horno de Pupa y Bourjois.

En particular, Bourjois Blush es elogiado por su rica variedad de colores. Las mujeres destacan en sus comentarios la rentabilidad del consumo de estos cosméticos. Sin embargo, comentan negativamente la calidad del pincel aplicador, que viene incluido con el rubor. Si en lugar del pincel incluido con el rubor, se usa un cepillo profesional para la aplicación de este producto, se convertirá en un elemento indispensable en su bolsa de cosméticos.

El rubor al horno Pupa "Like a Doll Luminys Blush", se lleva grandes comentarios por la calidad del producto y es considerado entre los mejores productos en el mercado cosmético. La textura agradable y delicada, que no se siente en absoluto en los pómulos, dura un largo período de tiempo y se distingue por los tonos más cercanos a los naturales. El brillo incluido no crea un exceso de grasa en el rostro, ya que solo proporciona un ligero brillo. Si se aplican estos rubores con mayor intensidad, son una gran opción para el maquillaje de noche.