Diferencia entre bálsamo y acondicionador para el cabello

Diferencia entre el bálsamo y el acondicionador para cabello

El bálsamo y el acondicionador son productos para el cuidado del cabello rizo. Algunas personas piensan que no existen diferencias entre los dos productos. Pero esto no es del todo cierto. La diferencia entre los dos productos no está solo en el nombre, sino también en el propósito, la composición y el precio. Al elegir el acondicionador o el bálsamo, es importante estudiar cuidadosamente la composición, de sus ingredientes, deben ser nutritivos y naturales. Para que puedan tener un efecto beneficioso para el cabello para que así luzca sano y fuerte.

Características

Todos los productos para el cuidado del cabello contienen ingredientes restauradores y nutricionales, proteinas, extractos de origen vegetal y vitaminas.

El bálsamo tiene muchas propiedades curativas, ya que contiene la cantidad máxima de aditivos útiles. Las propiedades de esta herramienta están orientadas a restaurar la estructura de los rizos, nivelar sus superficies, fortalecerlos y protegerlos de los factores negativos. Además, tiene un efecto positivo en el cuero cabelludo, lo hidrata. Este producto es más graso en su composición, por lo que es ideal para aplicarlo en el cabello seco y dañado.

Los acondicionadores y enjuagues son similares entre sí. Promueven un secado más rápido. Si se usan estos productos con regularidad, podrán ver lo fácil que resulta pienarse y lo sedoso que queda el cabello.

Los enjuagues y acondicionadores se usan principalmente para cuidar el cabello rebelde y abundante.  Son perfectos para los cabellos rizados que se enrredan con facilidad y tienen mucho frizz.

¿Cuál debería ser la composición de los productos?

Los productos para el cuidado del cabello suelen ser muy costosos. Estos productos se consiguen en el mercado con el nombre de "líneas profesionales" y se venden en tiendas especializadas o salones de belleza. Pero los expertos aconsejan no creer en la publicidad al cien por ciento: Debemos recordar que no  importa cuán costoso sea el producto para el cuidado del cabello siempre tienen el mismo efecto, se puede buscar productos un poco más económicos y con la misma efectividad. 

Restaurar la belleza del cabello ayudará a los siguientes componentes:

  • Las proteínas, los colágenos y los extractos de origen vegetal son responsables de la hidratación.
  • La queratina es capaz de restaurar la superficie dañada del cabello.
  • Los ácidos orgánicos están destinados a proteger la superficie.
  • Sustancias como la dimeticona y la ciclometicona envuelven cada cabello con una capa protectora, creando así un efecto adicional de rizos brillantes y saludables.
  • Panthenol proporciona humedad y elasticidad.

Si desea fortalecer el cabello desde el interior, en este caso, será eficaz tener una dieta equilibrada, una forma de vida adecuada y un complejo de vitaminas y minerales:

  • Vitamina A: Promueve el crecimiento de los rizos.
  • Vitaminas B: Tienen un efecto positivo en su estructura y crecimiento.
  • Vitamina H: Fortalece el bulbo capilar y ayuda a preservar el color natural.
  • Vitamina F: Proporciona brillo e hidratación.
  • Microelementos importantes: Yodo, zinc, magnesio, calcio y hierro: nutren y protegen.

Los bálsamos y acondicionadores contienen todas las vitaminas mencionadas anteriormente.

Diferencias

Para elegir correctamente un producto para el cuidado del cabello es necesario saber las necesidades individuales. Se debe comprender cual es la diferencia entre el bálsamo y el acondicionador. La línea para el cuidado de los rizos está representada por los siguientes productos: Champú, bálsamo, acondicionador, máscarilla para el cabello y spray. Esta es una lista completa de los productos que se pueden usar para mejorar la condición de los rizos, manteniendolos limpios, saludables, brillantes y protegidos de los agentes negativos del ambiente. 

El Bálsamo se encarga de restaurar, nutrir, los rizos utilizando elementos naturales, después del lavado con champú. Su objetivo principal es hacer que el cabello se vea y sienta más saludable, brillante y fuerte. Los objetivos secundarios son dar a los filamentos suavidad, poder peinarse fácilmente después de lavarse el cabello con champú y proteger los filamentos de los rayos UV, nutrir e hidratar el cuero cabelludo.

Los médicos recomiendan elegir el producto según su tipo de cabello. 

En la composición de los bálsamos a menudo se pueden observar aceites naturales, minerales, extractos de hierbas, vitaminas y proteínas. Después de colocarse el champú, los ingredientes del bálsamo tienen un efecto restaurador en los rizos. Penetran profundamente en su estructura, restaurando el cabello, dando brillo y fuerza. Además, el bálsamo tiene un efecto beneficioso sobre el cuero cabelludo y los bulbos, hidrata, nutre y estimula el crecimiento del cabello. Pero hay productos que no deben tener contacto con la piel, por eso es importante leer las instrucciones antes de utilizar el producto.

Existen diferentes tipos de bálsamos. Estos productos son muy útiles para el cabello. Tienen efectos beneficiosos sobre la estructura del cuero cabelludo y el cabello en sí. Con ellos, se puede ajustar el equilibrio alcalino, estimular el crecimeinto, hidratar, nutrir las raíces y mantener unos rizos sanos y brillantes.

Bálsamo-acondicionador es un producto complejo. Suaviza el cabello, después de la colocación del champú, hace que el cabello sea más manejable y que se vea brillante. Este producto tiene como función restaurar el cabello dañado.

Bálsamo para coloración es un producto especial destinado a un cambio moderado en el color de los rizos. Las funciones de este producto son teñir el cabello por un corto tiempo, suavizar y dar brillo a los rizos.

El acondicionador es un producto un poco más fuerte que el bálsamo, por lo que no se debe utilizar con mucha frecuencia. Suaviza y protege, tiene una combinación de acondicionador y bálsamo. Este producto no se debe aplicar sobre el cuero cabelludo, ni las raíces del cabello. Los acondicionadores para el cabello son productos de cuidado superficial, a diferencia de los bálsamos. Su tarea principal es proteger los filamentos de influencias nocivas. Protegen los rizos de los efectos del champú, el agua y luego cubren el cabello con una película especial que lo protege de la exposición al medio ambiente.

Estos productos no se deben aplicar sobre las raíces, ni el cuero cabelludo, ya que pueden tener reacciones desfavorables para estas partes de la estructura del cabello.

 

Además de proteger el cabello, tiene otras funciones tales como: Fortalecer los rizos y darles brillo. Con el acondicionador los rizos se vuelven más manejables y fácil de peinar. Existen diferentes tipos de acondicionadores según el tipo de cabello y el método de uso:

El acondicionador express no requiere lavado, se aplica tanto a cabello seco como mojado. Suaviza y restaura el cabello de forma instantanea. Su presentación es en: Aerosol, emulsión o espuma. Por su ingredientes se puede utilizar un poco más frecuente.

¿Cómo usarlo correctamente?

 

Al elegir un bálsamo y acondicionador, debe centrarse en el tipo de cabello. Es necesario revisar las diferentes marcas y elegir la más adecuada para su tipo de cabello. Siempre se debe aplicar el bálsamo o acondicionador luego de lavarse en cabello con champú.

Algunos productos no se deben aplicar en la raíz y el cuero cabelludo (por ejemplo, el acondicionador).

Los bálsamos se aplican desde las raíces hasta los extremos y los acondicionadores, son todo lo contrario, se aplican desde las puntas hasta un poco antes de la raíz. Para obtener información sobre cómo usar los productos, consulte la guía de video que se muestra continuación.

Se recomienda evitar los productos "2 en 1", como "champú acondicionador". No darán el efecto deseado. Estos productos pueden hacer que su cabello se vea seco y maltratado.