¿Cómo usar un exfoliante facial?

¿Cómo usar un exfoliante facial?

Existen varias reglas básicas para el cuidado facial de la piel, a fin de preservar su belleza y juventud por más tiempo: limpieza, tonificación, nutrición e hidratación son algunos de los procedimientos a seguir. Si vemos con detalle el primer procedimiento, podemos mencionar la limpieza facial con exfoliantes. Esta es una técnica bastante eficiente ya que, limpia los poros de forma profunda. Para realizar este procedimiento se debe tener mucho cuidado, según el tipo de piel se puede tener buenos resultados o causar un daño profundo a la dermis. 

Composición

Para elegir un producto se debe tener en cuenta la composición del mismo. Para pieles sensibles, hay espumas limpiadoras, espumas ligeras suaves o geles. Para pieles más gruesas y grasas con poros dilatados, existen productos a base de ácidos de frutas o arcilla. Como abrasivo duro, se utilizan huesos triturados de frutas, nueces, bayas, café, cereales o componentes de perlas artificiales. Penetran profundamente en el poro y causan un aumento de la circulación sanguínea en el momento de la fricción.

La afluencia de sangre a la cara ayuda a su respiración, tensa la piel y contribuye a su rejuvenecimiento y renovación. Las partículas sólidas pulen la piel, eliminando pequeñas imperfecciones, puntos negros y arrugas. Hay productos que ayudan a deshacerse incluso de las manchas de pigmento.

Reglas para realizar una exfoliación facial

No se debe realizar la exfoliación:

  • Cuando hay inflamación o acné.
  • Después de tomar sol o ir al solariúm.
  • Cuando se es propenso a reacciones alérgicas.
  • Para pieles demasiado secas y delgadas con tendencia a couperose, irritación y enrojecimiento.

Exfoliación según el tipo de piel

El tipo de epidermis también es importante al elegir un exfoliante.

La piel grasa tiene un brillo poco saludable, espinillas y poros dilatados. Por lo tanto, el propósito del restregado es hacerlo más mate, aclarar, mejorar el suministro de sangre y los poros angostos. Periodicidad: dos veces por semana.

La epidermis seca es delgada, sin vida, propensa a las primeras arrugas e irritaciones. Este tipo de piel necesita hidratación y nutrientes. Por lo tanto, se requiere una limpieza suave: es mejor usar un gel más espeso o con una consistencia cremosa con finas partículas abrasivas y una pequeña cantidad de ellas en la composición, pero con aceites o suero, que rejuvenece la piel y acelera la renovación celular. No se recomienda utilizar frecuentemente la exfoliación.

Modo de aplicación

  • Primero limpie la cara de la suciedad y los cosméticos.
  • Coloque la cara en baños de agua tibia para que los poros se expandan.
  • Estos dos elementos se pueden combinar, si aplica los productos durante el procedimientos del baño de agua.
  • Aplicaque suavemente la composición dando masajes por todo el rostro, exfoliando durante varios minutos.
  • Después de un suave masaje, se recomienda dejar el producto en la cara y mantenerlo durante cinco minutos para una mayor exposición a las sustancias beneficiosas.
  • Solo después de esto, el producto debe enjuagarse bien con agua tibia.
  • Después del exfoliante, es necesario aplicar una crema hidratante o nutritiva en la cara que sea adecuada para su tipo de epidermis.

Productos caseros

Para elegir productos se debe tener en cuenta que no contengan conservantes y que sus ingredientes sean naturales. Si eres propenso a tener alergias, lo mejor es fabricar un  producto casero, con los siguientes ingredientes: avena molida, arroz, nueces, canela, limón, miel, café molido, azúcar, sal, arcilla cosmética, sémola, fresa, crema, kéfir , yogur, vegetales y aceites esenciales.

Para piel seca y sensible

Los productos a base de leche no solo pueden limpiar la piel de los contaminantes, sino que también son preventivos contra el acné, especialmente para la epidermis delgada. Mexcle harina de maíz y agregue crema caliente, realice un masaje en la cara y déjelo en forma de máscarilla. También puede tomar hojuelas de avena y diluirlas en aceite de oliva, dejar que la mezcla repose por 15 minutos y luego la puede utilizar en el rostro.

Para pieles grasosas

Mezcle arcilla y cáscara de huevo o también puede tomar arroz con avena, moler y mezclar con yogur. Una receta muy simple que se recomienda para los hombres es: tomar un café molido, mezclar con leche hasta que quede una crema y frotar la cara con la mezcla resultante.

Para la epidermis normal

En este caso, se puede exfoliar con azúcar o sal, mezclando cualquiera de estos dos ingredientes con crema. También puede ralla una papa mezclarla con la yema de un huevo, nuez y leche hasta que la mezcla tome una consistencia viscosa, con esto no solo limpiará la piel, sino que la refrescará y tonificará. Y si agrega hierbas como la manzanilla y la caléndula, no solo obtendrá un exfoliante, sino una máscara terapéutica contra el acné. Puede mezclar fresas con leche en polvo; también resulta ser una mezcla muy simple pero efectiva.

Para pieles combinadas

Se puede mezclar miel, avena, la yema de un huevo y una cucharadita de soda, obtendrá un excelente exfoliante. También se recomienda realizar una mezcla con la yema de huevo, nueces y mantequilla o avena mezclada con cuajada ayudará a sanar la piel. Y si elabora una mezcla de manzanilla seca y hojas de té verde con yogur y una gota de cualquier aceite esencial, obtendrá un producto que se convertirá en una terapia de aroma de spa.

Puede preparar un exfoliante para su cara con sus propias manos, vea la receta a continuación.