Ropa plus size para mujeres embarazadas

Ropa plus size para mujeres embarazadas 

Los cánones de la belleza femenina han variado a lo largo de la historia. En la prehistoria, el hombre prefería a la mujer de grandes senos y caderas anchas por ser signo de fertilidad, imagen que se estiliza mucho más adelante hacia la época del renacimiento, cuando Boticcelli representa suaves redondeces en "El nacimiento de Venus". Posteriormente en manos de Rubens, el culto a la voluptuosidad queda expuesto en "Las Tres Gracias", y en la era victoriana los senos prominentes y el uso del corsé fueron el furor. Más adelante, para el siglo XX, la figura femenina se fue acercando paulatina y peligrosamente hacia los límites de la delgadez patológica.

Esta situación ha cambiado, pues en la actualidad, las mujeres expresaron su grito de libertad, y dueñas de sus formas exuberantes encontraron su asidero en diversas esferas de la moda e inclusive, en las pasarelas. Conseguir un atuendo moderno y elegante no representa más un problema, y menos aún cuando estas bellezas quedan en cinta. Las futuras madres no deberán preocuparse por su apariencia, ya que existen tiendas especializadas que ofrecen una selección de ropa genial y a la moda. Resalte de esta manera la belleza natural del embarazo y luzca preciosa hasta que llegue a feliz término.

Armario de una mujer embarazada

Haciendo caso a lo anterior, se debe mencionar que las prendas de vestir para las mujeres embarazadas con cuerpos voluptuosos, difiere un poco a lo que se posee comúnmente en el armario. Sin embargo, esto no significa que una mujer embarazada deba exhibirse monótona y sin estilo. Prepárese y arme su closet con prendas inteligentes. Para que tenga una idea, le mostramos los elementos más importantes a continuación: 

  • Vestidos: Idealmente deberán ser ligeros, etéreos y sin limitar la movilidad. El vestido simplemente está obligado a estar presente en el guardarropa de una mujer embarazada. Para la temporada de verano, los tejidos más recomendados son aquellos de origen natural, como el algodón o lino, ya que le permitirán mantenerse fresca y además no producen reacciones en la piel. Los de estilo veraniego, con escotes sencillos y caída vaporosa, fluirán perfectamente sobre el abdomen gestante, lo que favorecerá su silueta ocultando además esos rollitos que no la hacen sentir muy orgullosa. 

Vale la pena tomar en cuenta, que por razones ligadas al feto y a la salud materna, los modelos ajustados y los vestidos con correas están recomendados. 

  • Pantalones: Algunas creencias no aceptan el uso de esta prenda en las damas embarazadas, pero nada está más lejos de la verdad, y es que debe elegirse el pantalón correcto tomando en cuenta los criterios adecuados, así podrá convertirlo en un gran aliado a la hora de vestir. 

En el armario de una mujer embarazada pueden estar presentes los pantalones negros clásicos, jeans casuales, y monos elásticos. Los modelos deportivos son obligatorios durante esta etapa, por su comodidad y gran versatilidad. Lo más importante es que estos sean adquiridos en tiendas especializadas, para que dentro de su confección incluyan la banda elástica protectora para el abdomen.

  • Blusas y camisetas: Deberán ser variadas en colores y diseños, sin embargo, tome en cuenta que el corte será importante. Realce su cuello y hermosos pechos maternales con cuellos en V o escotes en forma de corazón. Evite confecciones ajustadas y oriéntese hacia prendas con soltura y amplitud en el área de la pancita. Trate que los bordes inferiores de la prenda alcancen los huesos de la cadera para lucir aún mejor.

En otro orden de ideas, se aconseja que aparte del look casual, el guardarropa de la futura madre incluya varias camisetas deportivas e informales, sin estampados llamativos ni elementos decorativos, para que funcionen como prendas básicas para actividades físicas o combinables con chaquetas, cardigans, entre otros accesorios.

Las blusas pueden ser de una amplia variedad de colores. Lo principal es que se puedan combinar con otros elementos del guardarropa.

  • Suéteres: Son el elemento obligatorio por excelencia durante la temporada invernal. Los más favorecedores son los modelos largos, hechos de materiales suaves y agradables al tacto. Al elegir un suéter, la futura madre deberá inspeccionar cuidadosamente las etiquetas del producto y evaluar la composición del material utilizado. Optimice su elección considerando tejidos idóneos, concebidos para ser confortables y además de brindar calidez durante el frío.
  • Ropa térmica: En invierno, la mujer embarazada debería utilizar chaquetas ligeras, con caída fluida sobre la silueta grávida. Es importante que el abrigo se mantenga en buenas condiciones, pues será la primera capa de ropa a presentar frente a las personas. Se sugiere además, elegir esta prenda en función de sus materiales, considerando tejidos naturales con buenas cualidades de aislamiento térmico y confort.

Siguiendo con las prendas para las bajas temperaturas, tengamos en mente el abrigo de piel, en su alternativa ecosaludable, la piel sintética. Estos abrigos son merecedores de todas las miradas, no obstante, no siempre son positivas, pues al elegir un abrigo voluminoso y de frondoso pelaje, podrá verse con un volumen extra, que le restará puntos a la belleza de su figura maternal.

De igual manera le aconsejamos abrigos con corte en A, ya que es la forma más favorecedora para la figura de la mujer embarazada.

Para climas templados, una chaqueta delgada y tejida podrá complementar casi cualquier outfit. Al agregar un elemento elegante como este, la futura madre se verá genial, y su pancita también.

  • Calzado: Los catálogos modernos ofrecen una gran variedad de zapatos ideales para mujeres embarazadas. No es ningún secreto que a las futuras madres se les aconseja usar zapatos cómodos y de tacón bajo. Durante la gestación es posible sufrir dolor e hinchazón, y el pie puede crecer hasta una talla. Así que opte por los modelos más confortables según su estilo, pudiendo escoger entre mocasines, bailarinas, gomas con cordones o sin ellos, suecos, sandalias bajas, esparteñas, entre otros. 
  • Ropa interior: Por efecto de las hormonas del embarazo, aumenta un poco la temperatura corporal, razón por la cual se incrementa la transpiración, sobre todo en las áreas íntimas. Esto hace indispensable elegir ropa interior fresca y transpirable, de materiales naturales como el algodón. Recuerde que también debe ser amplia y cómoda.

Por último, pero no menos importante, queremos enfatizar que durante el embarazo puede seguir expresando su femeneidad con creatividad y coqueteria. Los bolsos, carteras, bufandas y bisutería complementarán sus conjuntos y lucirá sensacional. Así que no se deje llevar por los padecimientos habituales de la gestación, y empéñese en que sea una etapa que pueda recordar como aquella que ha disfrutado siendo la más bella y deslumbrante futura mamá.