¿Cómo limpiar el hollín de una estufa hecha en vitrocerámica?

¿Cómo limpiar el hollín de una estufa hecha en vitrocerámica?

Muchísimas mujeres que en la actualidad son amas de casa, presentan inconvenientes en sus labores habituales al momento de lavar la estufa hecha en vitrocerámica. Este modelo de estufa genera comodidad en el ambiente de cocina por su diseño muy compacto, es por esta cualidad se ha convertido en un artefacto ideal para las amantes de las cocinas modernas, las cuales se han ganado grandes méritos. Aunado a esto la practicidad a la hora de su manipulación, facilidad para lavar las placas, obviamente para realizar el aseo no se requiere levantar la rejilla metálica y limpiar la parte que se encuentra debajo de la encimera.

La vitrocerámica es el sistema de cocción más innovador de los últimos años. Su facilidad de uso y considerable seguridad respecto a los fogones tradicionales, han llevado a innumerables familias a incorporarla en sus cocinas. Se caracteriza por tener un vidrio entre la fuente de calor y el utensilio que se va a calentar. Su limpieza es mucho más cómoda que la de los tradicionales fogones, pues no hay que desmontarla, pero al contar con un tipo de cerámica vidriosa es muy fácil dañarla, rayarla o incluso romperla durante este proceso. Es por ello que no pueden utilizarse los mismos instrumentos de limpieza que usábamos para los fogones.

Ventajas

Estos electrodomésticos gastan menos electricidad que las vitrocerámicas convencionales.

Se puede ajustar el calor al instante y con precisión algo importante a la hora de cocinar.

Con la vitrocerámica de inducción la energía se trasmite directamente al recipiente por un campo magnético, por tanto aunque el recipiente que se calienta irradia muy poco calor alrededor, estas cocinas apenas se calientan, no como otras vitrocerámicas. Son cocinas de “tacto frío“. Como la energía se trasmite a materiales que tengan un campo de hierro es bastante difícil que el calor se trasmita a la piel. No más dedos o manos quemadas por estar cocinando, y mucho más segura si tienes niños en casa.

Facilidad de instalación, en cuanto a que estas placas son muy delgadas, no requieren más que unos centímetros de profundidad para poder instalarlas, no como otras placas como las de gas que requieren más profundidad.

La limpieza, en esto son incluso mejores de limpiar que las vitrocerámicas convencionales, ya que como solo se calienta la zona en contacto con el recipiente, y el resto de la cocina sigue frío, se producen menos manchas o pegotes sobre la encimera. Se limpia con un paño húmedo y un producto específico para vitrocerámicas.

La estética, son más bonitas que una placa de gas,  al igual que las vitrocerámicas convencionales son lisas sin quemadores y tienen un mejor diseño.

Desventajas

Aunque son muchas las ventajas, también hay algunos inconvenientes: por ejemplo son más eficaces a la hora de calentar, pero también más caras que las vitrocerámicas convencionales. Por ejemplo una vitro convencional la encuentras desde 150 €, sin embargo si buscas una placa de inducción el precio parte desde 350 € siendo habituales los modelos entre 800 y 1000 €.

Necesitas usar sartenes y recipientes aptos para la inducción. No sirve cualquier recipiente. Si quieres ver si tus sartenes u ollas pueden ser válidas para una cocina de inducción acércales un imán de la nevera a la parte exterior justo donde se apoyaría en la vitrocerámica. Si el imán tiende a pegarse al recipiente esto indica que tiene una base ferromágnetica y es apta para inducción. Si el imán no se pega, ese recipiente no te sirve para cocinar con inducción. Sartenes esmaltadas o de aluminio por ejemplo no sirven. A la hora de comprar los fabricantes especifican claramente en sartenes y recipientes si son “Aptos para inducción“.

Sin embargo, para llevar acabo un aseo sencillo y efectivo de la parte superior de la placa, es indispensable estar en conocimiento de varios tips que te harán aún más fácil desprender los restos de comida y liquido quemados. Adicionalmente, hay normas sencillas, que der cumplidas conservara la estufa aseada y ordenada.

Conservación de la superficie

Si estas dentro de las personas que últimamente adquirió una estufa de vitrocerámica, o si simplemente lo está pensando, de ser así, el cliente está en la obligación de comprender la relevancia de conservar el artefacto con la finalidad de prolongar su vida útil los más que se pueda. De todos modos, la parte superior de placa es sometida frecuentemente a temperaturas extremas, a soportar peso entre otras, por lo es recomendable ser prudente al momento de limpiarla.

Es común observar la superficie de una estufa de vitrocerámica aseada y resplandeciente, solo en retratos de publicidad o en la tienda. Sin embargo en la tienda (al alcance del público) es posible observar huellas de manos. El vidrio es muy vulnerable a ser infectado por el roce de cualquier elemento, sin hacer alusión a los restos de materia grasa, leche, cuya visibilidad es ineludible una vez quemada. Por estas razones, se sugiere en todo momento que lave la superficie de los alimentos que se derraman en ella una vez cocidos con la finalidad de prevenir el hollín.

Con el cuidado regular de la estufa, la anfitriona tendrá que lavar la cerámica de vidrio de vez en cuando para mantener el aspecto "comercial". Para esto, el limpiador de ventanas habitual es adecuado.

La sustancia de aplica con un paño seco y limpio. Es importante identificar el paño para limpiar la vajilla y tenerlo alejado, no se debe utilizar el paño con que anteriormente se limpió los espejos u otros artefactos.

A groso modo, la conservación del vitrocerámica es muy sencilla, sin embargo para realizarla eficazmente debe seguir ciertos lineamientos:

  • Al momento de detectar restos de comida debe ser removida en el acto, esto con la finalidad de no hacer complicado la limpieza de alimentos quemados. En cualquier caso es bastante sencillo eliminar la suciedad fresca y no una vez que está pegada a la placa, por consiguiente es recomendable lavar la superficie al instante, previo a cocinar con la finalidad de que la estufa al calentar este aseada y seca.
  • Al momento de asear, está obligado a seguir las normas de seguridad y no darse prisa a lavar los restos de comida quemada cuando están calientes. Esta con el propósito de que el ama de casa o cualquier otra persona no sufra quemaduras en los dedos, los artefactos actuales cuenta con dispositivos que indican el nivel de temperatura. Es indispensable lavar el vitrocerámica una vez este fría, porque el choque de temperatura es altamente riesgoso tanto para la piel del ser humano, como para la superficie de la placa, la cual corre el riesgo de dañarse.
  • Ahora bien, para limpiar la placa una vez fría, es necesario humedecer con agua una esponja o paño de textura suave, seguidamente rosear una porción mínima de detergente con la finalidad de hacer espuma. Es indispensable colocarlo sobre la superficie y esparcir con el paño, removiendo delicadamente los restos de comida. Posteriormente lo que resta es limpiar la espuma y pasar por toda la superficie una esponja seca u otro paño que no desprenda material textil. Si el caso es que aún quedan restos de alimentos adheridos, pues es recomendable dejar actuar la espumar por un aproximado de 30 minutos, una vez hecho esto, limpiar las manchas será bastante fácil.

En ningún caso puede usar un polvo para la limpieza, ya que sus partículas gruesas pueden dejar arañazos en la vitrocerámica, lo que hace que su superficie sea mate. Y con el tiempo, los rastros de aceite y grasa entrarán en el daño, lo que complica el cuidado.

Las estufas de vitrocerámica son más delicadas al momento de usarlas, que las de esmalte común, por ende mientras se esté usando, es deber seguir los siguientes parametros:

  • Previo a encenderlas, cerciórate que no exista suciedad en la placa de vidrio, de no ser así se corre el riesgo que se queme y serás más complicado de lavar.
  • Utilizar esponjas de acero inoxidable y polvos es inadmisible, por que deteriora rápidamente el brillo y dejan rayas notables.
  • No deje pasar mucho tiempo para limpiar la superficie. El aseo preventivo frecuente garantiza el adecuado funcionamiento del artefacto por un tiempo prolongado.
  • Tenga precaución con los elementos plásticos de los utensilios: asas de sartenes, sartenes, tapas. Estos cuando están en contacto con la superficie de la placa a alta temperatura, se derriten con facilidad y se adhieren al instante a la estufa, y en la mayoíia de las ocasiones es más complicado erradicar dicha suciedad en comparación a otras, ya que se fortalece al enfriarse.
  • Es recomendable que la base del utensilio sea lisa, de no ser así deteriorará la placa. Mover las ollas u otros elementos sobre la superficie de la placa no es recomendable ya que ocasionara rasguños. Es ideal retirar la olla si desea removerla y colocarla en otro tipo de estufa o removerla sin hacer contacto con la superficie.
  • La estufa no es compatible con utensilios de aluminio, por ende es indispensable dejar a un lado la costumbre de freír papas en su sartén predilecto.

Es mucho más fácil seguir estas simples reglas que crearse preocupaciones en el futuro.

Herramientas y procedimientos de aseo

Usar agua de la llave puede dejar manchas notables a simple vista después del aseo. La dimensión de la base de la olla o utensilio debe compaginar con el diámetro de la estufa a utilizar para cocinar, de no ser así los restos de alimentos tienen gran probabilidad de caer en el vidrio con alta temperatura y quemarse al instante.

Las estufas con la superficie en esmalte resistente, en todo momento se han lavado con detergente granulado grueso, lo que originó un efecto positivo para este tipo de material, sin embargo es necesario que haga a un lado esta técnica de limpieza. Para esta ocasión es indispensable dotarse de un kit exclusivo para conservar la vitrocerámica, lo cual contempla:

  • Sustancia con textura cremosa para lavar la vitrocerámica, estos los puede comprar en todo tienda que venda productos para la limpieza del hogar. Estos no poseen partículas gruesas y asean delicadamente la superficie de la placa.
  • El raspador exclusivo, con un kit de cuchillas removibles es una herramienta especialmente fabricada para limpiar estas estufas.
  • Esponja fabricada especialmente para esta superficie.
  • Herramientas para limpiar espejos y ventanas.
  • Utensilios exclusivos para la conservación de la vitrocerámica.

Además de las herramientas especiales, puede cuidar cuidadosamente la estufa con la ayuda de materiales de desecho que están presentes en casi cualquier hogar y no tiene que gastar dinero en un juego separado.

El aceite

Aplicar aceite vegetal frecuentemente a la superficie una vez se haya limpiado, formará una capa grasosa única resistente al agua y los restos de alimentos, hace a la placa inmune a los elementos de fácil adhesión, perfecto para cocinar alimentos fuera de lo común. Es importante limpiar eficientemente la superficie previa a cocinar. 

Detergentes

Los productos para limpiar la losa en el hogar y azulejos tienen la capacidad de mantener correctamente el brillo delicado de la superficie. Es de suma importancia que los componentes de los productos sean únicamente "blandos", que no tenga ingredientes solidos riesgosos para la estufa.

Aceite de oliva

A parte de crear una capa protectora, está sustancia proporciona un efecto suavizante, por lo que es común que se use para remover restos de alimentos ya secos. Es cuestión de colocar un trapo o esponja humedecida con este producto sobre la zona afectada y dejar pasar 30 minutos. La mancha seca cederá y te facilitará el trabajo de limpieza. Posteriormente se debe limpiar el vitrocerámica y pulir.

Vinagre

El común vinagre de mesa, sin embargo en pocas ocasiones se utiliza en la cocina, posee ideales características para desinfectar y eliminar las bacterias, adicionalmente deja la superficie sin una mínima porción de grasa. Esparza la sustancia sobre la superficie y deje actuar por un lapso de tiempo de media hora, seguidamente remuévalo con agua limpia.

Amoniaco

Eliminar la más mínima partícula de grasa del vitrocerámica, erradica los restos de leche que tiene tiempo adheridos por no saber cómo quitarlos, y huella de agua clorada. Una vez usado este producto la estufa quedara con un reluciente brillo. Como complemento es necesario diluir el alcohol en agua pura 1 : 5 en un recipiente, déjalo reposar por 10 minutos y puedes usarlos con total seguridad.

Debe recordarse que el amoníaco, como el vinagre, tiene un olor persistente y notable, ya que la superficie después de ellos debe lavarse con mucho cuidado.

Contraindicaciones de su aplicación

La vitrocerámica, así como otro material de alta cálida, es vulnerable a los golpes fuertes. En caso de que se caiga sobre él un martillo o un utensilio de peso la superficie se arropará con una inmensa red de fisuras. En la vida cotidiana esta hecho es poco probable que pase, sin embargo no deja de existir la posibilidad de su ocurrencia.

El azúcar es uno de los principales causantes de que la placa se desconche. Cuando cae azúcar sobre la vitrocerámica se debe retirar de inmediato, cuando está caliente, con el raspador especial.

Jamás debe colocar utensilios fríos en la placa a alta temperatura. Adicionalmente intente no rociar aceite y agua sobre la superficie caliente. En el entendido de que los cambios buscos de temperatura pueden deteriorar la conductividad térmica del artefacto lo cual puede averiar la estufa. En consecuencia lo ideal es no colocar las ollas frías sobre la superficie caliente, sino irlos subiendo de temperatura poco a poco.

Es inaceptable usar para la limpieza, paños sucios con restos de comida, grasas o detergente. Está herramienta en tales condiciones perjudica el artefacto. Se sugiere reemplazar cada cierto tiempo el paño y las esponjas, entre otras cosas para que no dejen restos textiles en la superficie. Es cuidado te hará disfrutar de la estufa por un tiempo más prolongado.

Conclusiones

Las estufas de vitrocerámica necesitan un espacio mucho más reducido en la cocina que las tradicionales esmaltadas, aunado a esto en términos monetario su uso es más económico, Con frecuencia sus usuarios expresan el ahorro de energía eléctrica de este artefacto. Sin embargo esté bajo consumo de energía solo es posible si se cumplen a cabalidad el mantenimiento adecuado de un dispositivo tan relevante en la vida de un ser humano.

Aun cuando su costo es alto y su excentricidad en la funcionalidad, dichas estufas gozan de una vida útil más larga que sus competencias de gas, y se ajustan más cómoda y concordancia a los modelos de cocinas modernas. Es menos complicado de lo que aparenta lavar una cocina de vitrocerámica con pantalla táctil en el hogar. El diseño de vidrio es posible limpiarlo empleando por ejemplo, láminas y otros procedimientos comunes.

¿Cómo limpiar una superficie vitrocerámica?, observe en el siguiente clip.