Ética y cultura del comportamiento empresarial

Etiqueta y cultura del comportamiento de una persona de negocios

La cultura del comportamiento y la comunicación es el componente más importante en las relaciones de negocios. La etiqueta de una persona de negocios dicta un conjunto de reglas y normas que deben respetarse al interactuar con colegas, socios, gerentes o sus subordinados. Ignorar estas normas de ética sin duda, contribuirá a la formación de una opinión negativa sobre la persona que no las aplica o respeta.

Características

Los estándares éticos de comportamiento y comunicación existen en todas las esferas de interacción e interrelación entre las personas. Incluso la comunicación de amigos cercanos o familiares, no debe tener lugar de una manera cruda, sin modales o de manera inculta. Todos esperamos del interlocutor, un tono respetuoso y cortés al hablar. Además, debemos buscar que la persona con la que nos comunicamos e interactuamos, se sienta cómoda y agradada.

Además de las normas de comportamiento y reglas generales de educación, también existen normas de etiqueta de una persona de negocios. Las normas de ética empresarial regulan el comportamiento en el lugar de trabajo, las reglas de conversación con los subordinados o el jefe y la interacción en la comunicación profesional.

La etiqueta empresarial es el resultado de una larga selección de las formas de interacción más relevantes, efectivas y respetuosas en las condiciones de cooperación profesional y comercial. Se basa en el principio de respeto por el individuo.

Las motivaciones condicionadas de los participantes de cualquier tipo de interacción empresarial o de negocios se dividen en cuatro principios básicas:

  • "Soy bueno, eres bueno". Esta es la forma más deseable y productiva de tratar al interlocutor. Las personas con una interacción de este tipo establecen contactos de forma fácil y exitosa con otros. En la comunicación empresarial, tal comunicación promoverá la interacción efectiva entre socios y colegas.
  • "Soy bueno, eres malo". Esta actitud está presente en personas que no pueden evaluar objetivamente sus acciones, y fallas. Tienden a trasladar la responsabilidad de cualquier circunstancia o problema, a otras personas.

No está bien visto, ni aceptada tal actitud en la comunicación del líder o jefe de una empresa. Las personas que utilizan este tipo de "etiqueta empresarial" afianzan su posición de superioridad a través de la humillación (a menudo injustificada) de sus subordinados. Este tipo de relaciones profesionales son improductivas y poco éticas.

 
  • "Soy malo, eres bueno". Las personas con este principio o forma de dirigirse, a menudo tienen un complejo de inferioridad, una baja autoestima. Se sienten débiles y vulnerables frente a los demás. Los individuos de este tipo tienden a rodearse y formar un entorno con personas de personalidades fuertes.
  • "Soy malo, eres malo".  Es la versión más difícil y destructiva de una configuración ética en el ámbito empresarial. Las personas de este tipo, experimentan insatisfacción constante con ellos mismos. La interacción y la comunicación constructiva con ellos es casi imposible. A menudo las personas con esta actitud, son muy impulsivas en su comportamiento, y están sujetas a una depresión severa y apatía.

Las condiciones éticas y culturales del comportamiento de una persona en particular, rara vez se basan en un solo tipo de los principios anteriores. Los más comunes son sus combinaciones,, dependiendo de la situación y el tipo de motivación moral.

Una persona de negocios debe trabajar constantemente en sus actitudes y comportamiento, practicar habilidades de comunicación, formar una posición de aceptación en las personas que le rodean en su ambiente de trabajo.

Reglas y normas generales

En las reuniones de negocios o de empleados, durante negociaciones o conversaciones con colegas, subordinados o líder, es importante cumplir con las reglas y normas de etiqueta de negocios:

  • En una reunión de negocios o en una mesa de buffet, los hombres deben venir en traje. Las mujeres se visten para esta ocasión con un estilo de coctel o negocios. Si la recepción es nocturna, se permite un vestido de noche.
  • El apretón de manos debe ser corto. No agite activamente la mano de la persona que salude.
  • Antes de ir a las reuniones o negociaciones comerciales, es mejor planificarla con anticipación. Puede ensayar y practicar un texto aproximado del informe a presentar o discurso. Esto ayudará a evitar contratiempos desagradables durante el evento. Si recibió instrucciones para negociar como representante de su organización, cuide su apariencia y conozca el tema de las negociaciones.
  • En una recepción o reunión con un grupo de colegas o empleados, es conveniente no superar los 10 minutos. Este es el tiempo óptimo para una conversación corta, no intrusiva y muy concreta.
  • Debe llegar a la recepción, negociaciones, reuniones y otros eventos, puntualmente.
  • En una recepción de negocios, no debe ignorar a aquellos con los que no está familiarizado. Es recomendable  mantener conversaciones cortas con el mayor número de invitados posible.
  • No abuse del perfume o desodorante. Esto se aplica tanto a hombres como a mujeres.
  • Los empleados o subalternos deben asistir a la reunión, recepción u otro evento de su jefe. Al final del evento, el jefe normalmente, deja la recepción o la reunión primero, los subalternos no necesariamente deben retirarse junto con él.
  • En una recepción de negocios, uno no debe hablar demasiado sobre su vida personal. A pesar de las buenas relaciones con los colegas, los demás no necesitan conocer todos los detalles de su vida personal.

Las reglas y las normas de interacción entre los empleados y su jefe se establecen en los documentos legales estatales. Dicho documento, es el Código del Trabajo de la Federación de Rusia. Los artículos de este documento legal regulan las normas y ética de la comunicación oficial entre colegas, gerentes y subalternos.

Comunicación 

La forma de comportamiento y de dirigirse hacia otras personas, se puede interpretar como parte de su rol social. En el ámbito empresarial y profesional, una profesión o un puesto específico, actúa como un rol social. El gerente, el subalterno, el socio comercial: todos estos son puestos o cargos a diferente nivel, que a su vez requieren el cumplimiento de las reglas y normas de ética empresarial más relevantes.

Si una persona es cliente de una empresa, tampoco está exento de la obligación de seguir las normas de etiqueta y ética empresarial comercial, ya que desde la posición de su función, interactúa con otros participantes en la transacción.

Existen las siguientes recomendaciones y reglas éticas para la interacción comercial o empresarial:

  • Para el líder o jefe, la autorregulación emocional es muy importante. Este funcionario ejecutivo es el encargado de regular las relaciones en la oficina o en la empresa. El cumplimiento o no de las normas éticas en la comunicación con el equipo de trabajo, afecta directamente la gestión y la calidad general del trabajo.
  • El conflicto de intereses del gerente y el subalterno debe resolverse en privado en la oficina del jefe. No debe existir reprimendas, ni comentarios demostrativos sobre el trabajo de los subalternos en presencia de otros miembros de la empresa.
  • El subalterno tiene el derecho de no tolerar insultos y reclamos irrazonables de la gerencia. La crítica debe ser constructiva y debe expresarse en forma respetuosa o correcta.
  • El castigo por negligencia en el trabajo debe ser justo. Es necesario mantener una conversación con el empleado, explicándole su error o descuido.
  • Las normas de etiqueta empresarial establecen requisitos uniformes para todos los compañeros de trabajo y subalternos. El líder no debe mostrar una actitud condescendiente hacia uno y una mayor exigencia o completa indiferencia hacia otros empleados.
 
  • El supervisor en ningún caso debe quejarse públicamente frente a sus subalternos. Es imposible organizar una discusión de cualquier trabajador por parte del líder o jefe si se encuentra ausente.
  • Si el subordinado es culpable, es necesario mantener una conversación adecuada con él, para que el castigo se acepte de buena manera. En la conversación, vale la pena mencionar los éxitos del empleado, expresando cualidades personales de trabajo positivas y los valores de gestión. Esto estimulará al subalterno a corregir el error y mejorar sus actividades profesionales.
  • Si los errores y fallas en el trabajo ocurrieron en parte, por culpa del jefe o líder, es necesario reconocer honestamente este hecho. No es justo culpar a los subalternos. El reconocimiento de sus errores por parte del líder mejorará significativamente la actitud hacia él, en todo su equipo de trabajo.
  • Es beneficioso para la empresa el  trabajo en equipo, A los colegas y subalternos no les será de agrado si el líder demuestra claramente arrogancia y actitud irrespetuosa. Esta actitud forma una atmósfera incómoda y tensa en el equipo.

Para saber más sobre ética y cultura del comportamiento empresarial, observe el siguiente video.