La ciencia de la comunicación y las normas de la conversación

La ciencia de la comunicación y las normas de la conversación

La conversación está considerada no solamente como un instrumento de expresión individual y comunicación, sino como una forma de equilibrio del pensamiento social. La conversación puede suceder entre dos interlocutores o en grupo. Si bien sabemos que el diálogo es un verdadero arte que se necesita aprender. Así ha sido desde hace mucho tiempo y no ha cambiado hasta el día de hoy. Luego de haber dominado estas habilidades, la persona puede descubrir múltiples puertas que son abiertas, convirtiéndose en un participante activo.

Algunas normas en la conversación

También, la conversación es un instrumento que se utiliza tanto para expresarnos como para comunicarnos. Por consiguiente, si seguimos las normas correspondientes podremos tener una conversación efectiva.

  • Tener la capacidad de escuchar: Saber escuchar es igual, o incluso más difícil, que saber hablar. Es un elemento indispensable en la comunicación eficaz y se refiere a la habilidad de escuchar no sólo lo que la persona está expresando directamente, sino también los sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo, además de que una persona está inclinada a escuchar realmente solo su propia voz. Es necesario superar y aprender a prestar toda su atención al emisor.
  • Superar el miedo a preguntar nuevamente: Frecuentemente sucede que a las personas son tímidas para aclarar una palabra que no sea entendible en primera instancia, es decir que no se distingue la frase al momento de decirla. No hay que ser tímido ya que además de evitar situaciones que pueden terminar siendo embarazosas, también muestra que el habla de la persona es correcto.
  • Las expresiones faciales: Es uno de los medios más importantes para expresar emociones y estados de ánimo, donde se puede "jugar" con las cejas, sonrisas, movimientos de cabeza, cabe destacar que todo esto a nivel subconsciente habla mucho del interés de una persona en la conversación.
  • Hacer una pausa: Inclusive, son necesarias en su propio discurso, no solo para eliminar la monotonía aburrida, sino también para dar a la otra persona la oportunidad de asimilar información o insertar algo de su propio comentario. Es importante que se introduzca silencios oportunos al hablar, sea que esté pronunciando un discurso o conversando con alguien. Sin ellos, quizá no se capte su mensaje y parezca que habla de forma atropellada y confusa. En efecto, el empleo adecuado de las pausas aporta claridad al lenguaje. También permite enfatizar los puntos principales, de modo que calen hondo en el auditorio.
  • La cortesía: Juegan un papel importante en la vida de todo individuo. Las mismas, denotan la buena educación que posee la persona que las utiliza. También, estas son inculcadas desde muy temprana edad, no debemos olvidarnos de la cortesía. La grosería y las expresiones obscenas deben excluirse tanto como sea posible, especialmente cuando se trata de una persona desconocida.

Ventajas que tiene una buena conversación, tanto sobre la persona que escucha como sobre la que se siente escuchada:

  • Crea un clima de confianza y cercanía que facilita la comprensión mutua.
  • Se puede comunicar aceptación e incrementar la motivación del usuario.
  • Se reduce la tensión, las diferencias de criterios.
  • Se aprende del otro.
  • Se reducen los conflictos.
  • Ayuda a tomar mejores decisiones y con mayor seguridad. 
  • Se aprende a trabajar mejor.
  • Se gana tiempo para pensar.
  • Se estimula la cooperación del usuario.

Las conversaciones formales

Hay que aprender como iniciar una pequeña conversación, ya que esto no molestará a nadie. Inclusive, cuando se trata de una conversación normal, donde la situación no se requiera tener un léxico muy formal, ya que este tipo de conversaciones se dan de manera inesperada, y así se tendrá la capacidad de generar el interes en cualquier representante de la alta sociedad.

Debe tener en cuenta esta pequeña nota:

  1. Tener una buena etiqueta a la hora de hablar es muy importante, ya que le puede servir en aquellos lugares donde reina una cultura y educación, donde no se permite tener una conversación a nivel cotidiano. Cabe destacar que los futuros interlocutores, tienen como regla, presentarse entre sí, llamándose por su nombre completo e indicando hechos sobre ellos mismo que los represente o los identifique.
  2. El nombre y el patronímico que es un nombre propio que designa ascendencia, filiación o linaje, son pronunciados para que los interlocutores, se puedan referir entre ellos mismos, durante la conversación establecida. Sin embargo, puede ocurrir que no lo recuerden, pero al darse cuenta de que la persona no recordó esto inmediatamente puede recordárselo sútilmente.
  3. Cabe destacar que las palabras representan tan solo la mitad de la imagen, de igual manera las acciones también son importantes. Las palabras deben ser medidas, modestas, sin afectación, vanidad ni sandez. La conversación ha de ser libre y alegre, sin disolución ni ligereza, dulce y graciosa, sin lisonja ni estudio, y proporcionada a las personas con quienes se habla. No se ha de hablar ni alto, ni bajo, ni de un modo afeminado, porque es odiosa toda violencia en palabras y acciones. No se usarán frases, locuciones, ni modos de hablar de gente ordinaria; tampoco se reirá sin motivo, ni tendrá la boca abierta sin decir palabra.
  4. El mejor tema de discusión es uno de los hechos sobre los que se dieron al conocerse. De acuerdo con la etiqueta, algo común será adecuado, como si ambos fueran interesantes. Vale la pena tener cuidado aquí, ya que los temas controvertidos pueden llevar a una disputa.

Algunos consejos adicionales que debe tener en cuenta

Cuando alguno le hable no le mirará de arriba para abajo como para registrarle, ni hará gestos con los ojos, boca, cabeza, entre otras, porque es una falta de urbanidad irreparable. Tampoco volverá la cabeza a otro lado cuando alguno le hable, pero si él lo hiciese con muchos que sean desiguales, la volverá hacia él más digno como en ademán de hablarle; cuando no hubiese superioridad entre los interlocutores, inclinará la cabeza a unos, y a otros, y si estando éstos en conversación llegase él a hablarles, no pregunte de que trataban, ni se empeñe tampoco en enterarse.

Cuando se trata de una conversación con un extraño es importante tratar de entender cuidadosamente qué intereses tiene el interlocutor para que él mismo pueda hablar sobre ellos, es decir, trata los temas de manera adecuada. Con esto se quiere dar a entender que si se habla de un tema serio se debe mantener la seriedad que el mismo amerita. Además, si por el contrario se habla de un tema un poco más ligero se debe soltar un poco la seriedad. Por consiguiente, esto quiere decir que se debe adaptar a la situación y al tema del cual se hable. La observación de la conversación, los giros del discurso, las conclusiones personales sobre el grado de conocimiento y el interes, todo esto ayudará a comprender a la persona y determinar el tema de la comunicación.

Si desea solo dar paso a las emociones positivas, es necesario saber dar placer a todo el proceso de la conversación. Para lograr esto, se puede usar una historia personal que sea interesante, siempre y cuando esté relacionada de alguna u otra manera con el tema escogido, así la puede contar y se familiariza con la opinión predominante del interlocutor.

Cabe destacar que la conversación no puede girar en torno a una sola persona, y también es importante terminarla con mucha educación y delicadeza.

Hay que saber construir adecuadamente las oraciones, cuidar la redacción de los pensamientos que se tienen en mente y tratar de decirlos con mucha suavidad y claridad en la expresión, ya que sin esto es sumamente imposible llevar a cabo un diálogo que sea constructivo y muy agradable. Sin embargo, cada aspecto va a contribuir a tener una comunicación efectiva, por ejemplo en el trabajo. Tenga en cuenta que sin estas habilidades, usted no puede organizar y realizar eventos.

¿Como lograr una conversación agradable?

Una conversación agradable comienza, por lo general, con un saludo también agradable, así que saluda de una manera amable. Además, solo necesitas recordar algunas reglas:

  • Piensa en la conversación como si fuera un sube y baja. Ambos deben hablar la misma cantidad de tiempo, así que no te pases todo el día hablando de algo aburrido como la pasta dental porque vas a aburrir a tu amigo. Y si la otra persona es la única que habla, di algo al respecto. Te sentirás mejor si participas.
  • Piensa en tu tono de voz. Para empezar una buena conversación debes utilizar un tono de voz medio, ni muy fuerte, ni muy bajo.
  • Piensa en algunos temas de conversación antes de hablar. Esto también te puede ayudar a salir de conversaciones desagradables.
  • No sientas la necesidad de dominar con la finalidad de mantener una buena conversación. Deja que la otra persona también hable.
  • Evita hacer preguntas cerradas, en lugar de eso haz preguntas que requieran de una respuesta más elaborada y que se puedan explicar más.
  • El contacto visual con una persona durante una conversación le mostrará el significado del diálogo continuo y el interés en él.
  • Inclusive tener una sonrisa puede producir emociones positivas y además contribuye a la relajación.
  • No hables sobre algo que pueda ser vergonzoso o desagradable, ya que podría provocar un silencio incómodo o un momento de tensión.
  • Mantener una conversación donde el diálogo continúe durante un tiempo determinado, incluso si el tema de la conversación no sea interesante para cualquiera de las personas, no se debe olvidar ser cortés.
  • Usar el nombre de una persona cuando se está en medio de una comunicación puede afectar de manera positiva psicológicamente a nivel subconsciente.
  • Aprender a evitar las distracciones, si sabemos que es demasiado tarde y nos tenemos que marchar, sin embargo, deseamos escuchar lo que nos dicen, debemos evitar mirar el reloj constantemente, pues al final estaremos más atentos del reloj que de la otra persona.
  • No adoptar una actitud hostil ni emocional mientras se escucha, esto impedirá que la persona se sienta escuchada, porque puede hacerle sentir incómoda.
  • Aprender a escuchar entre “líneas”, en algunos mensajes que escuchamos es igual de importante lo que dicen que lo que no dicen, debemos estar atentos a ver lo que se dice entre líneas en una conversación.

La simplicidad es la clave perfecta para lograr una buena comunicación

La simplicidad es un arte complejo. Es reducir la densidad de una cuestión para llevarla hasta tu esencia, sin perder profundidad ni evidencia, para convertirla en algo más cautivador que el todo al que representa. 

La simplicidad en la comunicación a veces no es fácil de ver o de percibir. Cuando estás ante un orador que sabe manejar la simplicidad, tanto en su expresión oral como en el apoyo visual de que se acompaña y hasta en el comportamiento no verbal de su puesta en escena, sientes que la información fluye hacia ti con naturalidad y sensibilidad. Como si tuviera que ser así y no de cualquier otra forma. Esta elaborada sencillez es fruto del esfuerzo del comunicador para transmitirte la esencia de sus intenciones. 

Esto sucede luego de una conversación con una persona en especifico con la que te sientas incómodo. Si no te quieres convertir en una de estas, solo debes recordar algunas las siguientes normas. 

  • Principalmente se debe ser uno mismo, independientemente de las circunstancias. No nos podemos negar a nosotros mismos.
  • Evitar redundancias y clichés. Estas figuras extienden las frases y no enriquecen de ninguna manera el lenguaje. 
  • En aquellos momentos donde el interlocutor le pide directamente algún consejo, no debe contestar la primesa frase que le haya venido a la mente en ese momento, es mejor detenerse por un tiempo a reflexionar sobre la situación y de esta manera puede decidir si existe la oportunidad de brindar un excelente consejo. De no estar con la seguridad de brindarle una ayuda, avísele a la persona de inmediato, ya que de esta manera solo estará agradecido por la atención y la sinceridad mostrada.
  • Si estas constantemente por encima de las personas, ten en cuenta que no podrás lograr nada bueno, inclusive cuando existe alguna superioridad o jerarquía. Cabe destacar que es mucho más agradable ayudar a los que se encuentran cerca y a los necesitados tanto como puedas, de esta manera las mismas personas se acercarán a usted.
  • No hay nada de malo con cansarse del diálogo, esto suele pasar cuando una persona se encuentra molesta y desagradable. Para este caso, resulta mejor decirlo directamente, que terminar siendo una persona hipócrita.

La simplicidad es la eliminación de elementos innecesarios, es decir, reducir algo a su mínima expresión, lo que muchos llaman esencia.

Para obtener mayor información sobre cómo dar una pequeña charla, vea el siguiente video.