Chaqueta de mezclilla blanca, para lucir siempre bella

Chaqueta de mezclilla blanca, para lucir siempre bella

La tela elaborada a base del tejido de algodón, cuyo nombre es denim o como también se le conoce: jeans, mezclilla o vaquero, es muy conocida, sobre todo la del tradicional color azul índigo; no obstante el denim blanco, aunque menos popular, se ha hecho conocer y se ha mantenido durante unas cuantas décadas. Una chaqueta de mezclilla blanca es una sencilla prenda de vestir que no debe faltar en el guardarropa de una mujer.

Tendencias de moda

Las chaquetas vaqueras de color blanco se han vuelto muy populares, por ello, los diseñadores tratan de aprovechar esa situación e intentan poner en práctica su creatividad haciendo diversos modelos cada vez más interesantes. Actualmente puedes encontrar una amplia variedad de chaquetas blancas, entre las cuales están las cortas y las largas que se adaptan a diferentes tipos de chicas.

Entre los modelos desarrollados para estas chaquetas blancas, se observan con mangas de diferentes longitudes. Hay chaquetas clásicas con mangas largas, cortas o incluso sin ellas. La chaqueta de mezclilla, sin mangas, está diseñada para ser usada en casi todas las temporadas, sobre todo en verano. Ella merece una atención especial ya que permite lograr cualquier atuendo, dándole originalidad y novedad, sin restringir sus movimientos y sin sobrecargar la imagen.

Son tan versátiles estas chaquetas que también se distinguen por la presencia o ausencia de ciertos elementos decorativos que les brindan originalidad y belleza. En las tiendas puedes encontrar chaquetas de mezclilla con capucha, una gran cantidad de bolsillos de parche o un cuello voluminoso, de igual manera no se puede escapar los botones, broches, remaches, cremalleras y flequillos, solo por mencionar algunos de los accesorios más comunes y que le imparten ese toque tan especial.

Como puede ver, los diseñadores no nos limitan en cuanto a gustos, ofreciendo en sus colecciones de moda una amplia variedad de chaquetas vaqueras, blancas y preciosas, a diferencia de las demás. Lo difícil va a ser escoger solo una entre todas las posibilidades. Cualquiera que sea tu elección te vas sentir bien, además le puedes hacer diversas combinaciones con solo cambiar la ropa que llevas debajo.

¿Con qué combinar?

Las chaquetas vaqueras, en términos generales, son versátiles. Se pueden combinar con una gran variedad de ropas y colores, en este caso, el hecho de que esta chaqueta es blanca, el cual es un color neutro, hace que la combinación sea mucho más fácil. Va bien con tacones altos, así como con pantalones estrechos. Si quieres llamar la atención de tus compañeros de trabajo, prueba ponerte un vestido negro con una chaqueta de mezclilla blanca ¡Puedes tener la certeza que no vas a pasar desapercibida!

La chaqueta de mezclilla blanca generalmente se combina muy bien con diversos estilos de vestidos. Pueden ser vestidos de verano, largos hasta el piso o elegantes vestidos con estilo de Coco Chanel, así como también productos de gasa livianos. Por supuesto, el vestido puede ser reemplazado por una combinación de top y falda. Con relación a los colores, puedes lograr excelentes combinaciones unicolor o multicolor, lo ideal es que se complementan entre ellos y logres una imagen armoniosa.

Un detalle importante, cuando escojas el complemento para llevar con tu chaqueta de mezclilla blanca, es no olvidar la regla básica de combinación de chaquetas con pantalones del mismo tipo de tela. El uso de un mismo tono en ambas piezas de vestir quedó en el pasado lejano, por lo tanto, debajo de una chaqueta blanca es mejor ponerse unos pantalones vaqueros grises o azules. Esas combinaciones son contrastantes y se verán muy armoniosas y elegantes.

¿Cómo decorar una chaqueta de mezclilla blanca?

Los diseñadores y fabricantes de chaquetas de mezclilla siempre están prestos a complacer a su exigente clientela. Es por ello que, en sus colecciones, nos ofrecen una gran cantidad de chaquetas en diferentes modelos, muchas de ellas con decoraciones interesantes, sin embargo, algunas chicas le dan plena libertad a su imaginación y se esmeran en darle el toque personal a su chaqueta de mezclilla blanca. Debes ser cuidadosa para no exagerar en la decoración porque se puede perder el estilo.

Entre los posibles adornos que comúnmente se incorporan a las chaquetas están los encajes, los cuales pueden ser colocados en las solapas, borde del cuello, puños o incluso en los bolsillos. En estos casos, según el tipo de encaje y la pieza donde lo ubiques, puedes lograr una aplicación muy bella, no obstante, debes tener mucho cuidado en no sobrecargar de encajes porque causa el efecto contrario.

En el caso que no te atraigan los encajes, una opción bastante interesante pueden ser las inserciones de ganchillo. Le darán un toque retro a la chaqueta pero manteniendo su estilo moderno. Uno de los lugares preferidos para colocar este inserto es en la parte posterior de la chaqueta. Un detalle elaborado con ganchillo de hilo fino en el borde del cuello y los bordes inferiores de la prenda, harán que tu chaqueta se vea muy bien, con mucha delicadeza y feminidad.

Actualmente no se está usando con mucha frecuencia la pedrería para decorar la chaqueta, es preferible utilizar mostacilla o canutillos de diferentes tamaños. Se pueden coser en un orden aleatorio o también se pueden usar para crear un patrón interesante. En estos casos, la decoración depende del gusto y la imaginación de la persona que lo diseña. De igual manera puedes crear adornos hermosos ¡Inténtalo, no te vas a arrepentir!

Una de las posibilidades más bellas aunque un poco más laboriosa es mediante el bordado. Puedes escoger un dibujo o elaborarlo tú misma, luego transferirlo a la chaqueta vaquera y posteriormente bordarlo, preferiblemente a mano, queda más original que el hecho a máquina. Puedes usar adornos florales, flores grandes o buscar en internet algún diseño que se identifique contigo.

En el caso de que no estés muy convencida acerca de tus habilidades como diseñadora o con las manualidades, entonces es preferible no arriesgar la integridad de tu chaqueta y llevarla al taller, donde los expertos cambiarán su apariencia de acuerdo con tus deseos.

¿Como blanquearla?

La tendencia general es a rechazar la compra de prendas de vestir blancas, porque pierde muy rápidamente su aspecto original. Sin embargo, esta no es una razón para no lucir una prenda tan bella. Si tu chaqueta ya no es tan blanca como cuando la compraste, no la deseches y no te decepciones con los trajes de colores claros, es solo cuestión de tratar de blanquearla.

Tradicionalmente se usa la lejía para este propósito, sin darse cuenta de que puede dañar la tela irreversiblemente cuando se aplica erróneamente. La condición ideal es que las telas blancas mantengan su color; si se tratan bien desde el principio, entonces no va a requerir medidas más fuertes. Ahora bien, en el caso que ya lo haya perdido, afortunadamente, hay formas de blanquear una pieza de jeans sin dañarlo. Lo más fácil para ello es utilizar polvo para blanquear de alta calidad.

En el caso de que este proceso no funcione, puede recurrir a otras medidas caseras. Para devolver su antiguo color blanco radiante a la chaqueta, se puede hervir. El procedimiento consiste en calentar agua en un recipiente de metal relativamente grande, como una cubeta, agregar lejía y polvo para blanquear, introducir la chaqueta, remover y dejar que hierva durante veinte minutos. Transcurrido el tiempo, enjuagar muy bien y dejarla secar.

Otra de las posibilidades para hacer frente a la pérdida de color puede ser utilizando soda en varias etapas. Cada vez que lave la chaqueta, agregue bicarbonato de sodio al agua. En la medida que vaya aplicando el procedimiento va a observar que la chaqueta va retomando su color. En caso de no disponer del bicarbonato puede sustituirlo por refresco, a razón de una cucharadita por litro de agua.

El empleo de peróxido de hidrógeno o también conocido como agua oxigenada, es otra de las opciones para reemplazar la soda. En algún momento debe haber observado como esta solución, al ser utilizada en el cabello lo decolora. Al igual que en la estructura del cabello, el producto actúa sobre las fibras de la tela, aclarando los pigmentos que allí se encuentran. Para lograr resultados visibles, agregue dos cucharadas de peróxido en cada lavada; después de la segunda aplicación el resultado es más evidente.

El jugo de limón o el ácido cítrico también pueden ser utilizados para blanquear. En este caso, añadir una cucharada de jugo de limón por cada litro de agua. Para reforzar su efecto, deje remojar la chaqueta de mezclilla en esta solución durante un par de horas.

Una vez aplicado alguno de estos procedimientos, sentirá de nuevo la satisfacción de tener una preciosa chaqueta blanca radiante. Recuerde: ¡No permita que su chaqueta pierda el color, con cuidados frecuentes la va a mantener blanca, sin recurrir a medidas agresivas!

Desde el momento en que las chaquetas de mezclilla blanca se dieron a conocer, no han perdido popularidad. Ellas son una pieza maravillosa para cualquier vestuario, la cual puede convertirse en parte de una imagen de negocios o un toque elegante en una combinación informal.