¿Cómo lavar un abrigo en casa?

¿Cómo lavar un abrigo en casa?

En los países con clima templado casi todos tienen un abrigo para resguardarse del frío en la temporada de invierno. A pesar del hecho de que las chaquetas ligeras confeccionadas con un material sintético se hicieron populares hace mucho tiempo, un abrigo nunca pasará de moda. Un abrigo drapeado da solidez y elegancia. Para que un abrigo nos pueda proteger de las temperaturas tan bajas, deben estar confeccionados con materiales especiales, los cuales requieren un mantenimiento muy particular, para preservar su integridad y que nos dure un largo tiempo. En este artículo trataremos el tema de cómo lavar adecuadamente un abrigo en casa.

Características de la tela

La cortina es uno de los materiales más conocidos empleados en la confección de abrigos. La composición de esta tela puede ser de varios tipos aunque básicamente se utilizan materia primas naturales como lana (es la materia prima principal), el algodón y el lino; en la actualidad, también se están utilizando fibras artificiales y sintéticas para fabricar este material.

Este tejido es adecuado para hacer un abrigo debido a sus propiedades:

  • Material de alta densidad.
  • Durabilidad con el cuidado adecuado.
  • Resistencia a la lluvia.
  • Buena protección contra el viento.
  • No se deforma o arruga en condiciones normales de uso.
  • No se deshace o deshilacha fácilmente.

Cuando una tela está compuesta por más del 85% de lana se considera que es completamente de lana, en ese caso es considerado el grado más alto, sin embargo, también hay telas en las que el contenido de lana oscila entre 30 y 85 %, este es de grado medio. En este caso, debido a que el contenido de otro tipo de fibras se va incrementando, este tipo de tela se vuelve más ligera, adquiere menor densidad y resistencia.

En vista de que cada día se desarrollan nuevos tipos de telas con diversas mezclas de fibras, las técnicas de limpieza y cuidado pueden diferir entre algunos grupos de ellas. Es por ello que antes de proceder al lavado de un abrigo, debe leer la información contenida en la etiqueta que va incluida en la parte interna de la prenda. Como regla general, debe indicar como se debe:

  • Limpiar.
  • Lavar.
  • Secar.
  • Planchar.

En el interior de la ropa o abrigo, también lleva incluida una etiqueta especial con las indicaciones del tipo de fibras que contiene la tela. Toda esta información es sumamente importante y te ayudará a cuidar adecuadamente tu ropa. Si en la etiqueta te indica que está prohibido lavar el producto, no vale la pena correr el riesgo, debe llevar la prenda a un sitio especializado para que le realicen una limpieza en seco. Está establecido como norma, en algunos países, que en la etiqueta se debe indicar la prohibición de lavar el producto mediante un icono de trapecio invertido y tachado.

 

De todas maneras, y en el caso en que se haya extraviado la etiqueta, para estar seguro de la posibilidad de lavado, humedezca una pequeña sección de tela en la parte interna del traje; si ves que la pintura se desprende, es un indicativo de que está prohibido lavarlo. Si la etiqueta indica la posibilidad de lavado, la prenda se puede lavar incluso en una lavadora.

En la lavadora

Es recomendable usar un detergente especial para lana y telas delicadas y si es un producto líquido, mucho mejor. No use detergente de lavandería común, debido a que después del lavado pueden quedar manchas blanquecinas.

Si lava ropa de color oscuro, es mejor comprar un detergente especial para telas negras, así evita que pierda el color en cada lavada. Adicionalmente, lo más aconsejable es que la lave por separado, es decir, no la mezcle con ropas de colores claros.

Antes de colocar el abrigo en el compartimiento de la lavadora, revise cuidadosamente todos los bolsillos, ajuste todos los botones en el abrigo y gírelo al revés. Es necesario quitar de la prenda todas las partes metálicas que puedan dañar la tela. Si el abrigo tiene una cremallera, debe cerrarlo. Abra el cuello de piel y los puños del abrigo o quítelo y colóquelos en una bolsa de malla especial para el lavado, así evita que se dañe por fricción.

Seleccione el modo delicado en la lavadora. Ajuste la temperatura indicada en la etiqueta, generalmente es de 30 a 40 grados centígrados. Si la máquina lo permite, coloque que la velocidad del giro no exceda de 600 revoluciones por minuto. Si está prohibido exprimir, enjuague y seque el abrigo usted mismo.

Puede envolverlo en una toalla grande, y así eliminar el exceso de humedad. Luego, la prenda se coloca de forma bien extendida sobre un material seco que está puesto en una superficie horizontal.

Cuando la pieza está casi seca, se puede colgar en un perchero. No puedes dejarlo mojado durante mucho tiempo, porque adquiere un olor desagradable; así como tampoco debe secarse cerca de aparatos de calefacción o al sol. Lo ideal es que se seque en un lugar con buena ventilación.

 

Manualmente

Para hacer que el producto esté menos sujeto a estrés mecánico, se puede lavar en casa a mano. Primero, revisa los bolsillos y desabrocha los detalles que tenga encima. Debido al gran tamaño, lo más probable es que no sea posible lavar el abrigo en la batea o en un tobo, por lo tanto, lo más cómodo es lavarlo en la tina del baño con agua tibia a una temperatura de 30 grados centígrados, donde el detergente líquido para lana y fibras delicadas se ha disuelto previamente.

En lugar de detergente, puedes usar champú para niños. No frote con fuerza ni retuerza el producto, ya que la prenda puede perder su forma.

Si el abrigo está muy sucio, puede dejarlo en remojo durante media hora y tratar de eliminar la contaminación cepillando suavemente sobre él. El enjuague se realiza varias veces hasta que el agua esté libre de suciedad y detergente. Es necesario dejar que el agua se drene por completo mientras está en el baño, luego secarla envolviéndola en una toalla. Se puede cambiar varias veces para eliminar mejor la humedad del producto.

Cuando el abrigo está muy húmedo es muy pesado, por lo tanto, para evitar que se deforme no lo cuelgue en una percha, primero debe eliminar la mayor cantidad posible de agua colocando la prenda en un material suave en un plano horizontal. Extienda por completo el abrigo, alise todos los pliegues, el cuello, los bolsillos con solapa y otros detalles. Si hay piezas que están pegadas en la ropa, está prohibido lavarla de cualquier manera porque, como resultado de la humectación, las partes pueden desprenderse y estropearse por completo, incluso pueden contaminar o dañar la tela del abrigo.

 

Es muy frecuente observar que el abrigo se ensucia, principalmente, por presentar pequeñas manchas localizadas en la parte exterior, en las zonas de mayor roce y con mayor probabilidad de entrar en contacto con grasa corporal, tales como el cuello, puños, bolsillos y dobladillo. En estos casos es preferible lavar esta prenda localmente.

Para hacer esto, es necesario humedecer las áreas contaminadas con una solución de detergente previamente preparada y dejarla en remojo por un corto tiempo. Luego puedes frotar suavemente estos lugares con un cepillo haciendo un movimiento circular. Luego retire la solución de limpieza con un paño húmedo y seque el exceso de humedad con un paño seco. Cuelgue el abrigo en las perchas y séquelo al aire libre.

Hay formas muy conocidas popularmente para limpiar el cuello de un abrigo. Si la contaminación se ha extendido, puede aplicar una limpieza con la miga de pan negro. Esto consiste solamente en frotar la zona a limpiar y el sucio desaparecerá.

No uses este método si tu abrigo es blanco o de colores muy claros.

Otro método que se considera eficiente para limpiar el cuello de un abrigo, que está muy sucio, es empleando una solución preparada con sal y amoníaco. Prepare la mezcla en una proporción de 1 a 4 y agite hasta que esté disuelto completamente, humedezca un paño con esta solución y proceda a limpiar el cuello. Una vez eliminado el sucio, pase otro paño humedecido con agua limpia y finalmente con uno seco. Deje secar al aire libre.

 

Método seco

En el caso que el abrigo no se pueda lavar con agua, entonces puede aplicar una limpieza en seco. En primer lugar, es necesario eliminar la capa de polvo con la mano o con una aspiradora con una boquilla especial.

Si en la superficie presenta pelusas o pelos de mascotas, estos pueden ser eliminados con un rodillo especial que contiene cinta adhesiva. También hay máquinas especiales para remover las pelusas. No es recomendable retirarlos manualmente porque puede estropear el material.

Para deshacerse de las manchas de aceite o grasa, puede cubrirse durante 2 horas con tiza, almidón, talco o sal. Después de que la grasa es absorbida por el polvo, retírelo pasando un cepillo seco.

La mancha de grasa también puede ser eliminada con gasolina, para ello, primero verifique la reacción en una parte disimulada en el interior del abrigo. Si tiene éxito, use una almohadilla de algodón humedecida con gasolina para limpiar el área desde el borde hasta el centro. Cambie los discos con la mayor frecuencia posible, luego use un paño húmedo para eliminar cualquier residuo de gasolina.

 

Planchar

Antes de proceder al planchado de su abrigo, lea la información en la etiqueta. Ajuste en la plancha la temperatura recomendada. Lo más aconsejable para alisar un abrigo es utilizar la función de planchado al vapor. En el caso que su plancha no tenga esta función, puede reemplazarse planchando el producto a través de un tejido natural húmedo, como chintz o gasa, doblado en varias capas.

Cuando finalice la temporada de frío y vaya a guardar (almacenar) su abrigo por un período de tiempo largo, trate de hacerle una buena limpieza y asegúrese de que esté bien seco para evitar daños en la tela. Adicionalmente, se pueden utilizar medios especiales para repeler las polillas.

Esperamos que nuestro consejo lo ayude a hacer de una manera fácil y eficiente el proceso del lavado de un abrigo. Es importante seguir las instrucciones en la etiqueta de la prenda de vestir para que le dure más tiempo y no tenga que tirarlo después de una o dos temporadas.

Para obtener más consejos sobre cómo cuidar adecuadamente su abrigo, vea el siguiente video.