Gabardina: una prenda que nunca pasa de moda

Gabardina: una prenda que nunca pasa de moda

Gabardinas: Lo último en moda para las mujeres

Una prenda de vestir que no debe faltar en el guardarropa de una mujer es la gabardina. Desde la más clásica que nunca pasa de moda, ya que esta es una prenda especial para una mujer, hasta las más excétricas de la colecciones de moda del 2019. Las gabardinas son piezas únicas que han mantenido a lo largo del tiempo y se ajustan perfectamente a diferentes climas, representan un básico para cualquier mujer dinámica y a la moda, que viva en una gran ciudad con cambios de temperatura tan imprevistos, y que no solo busque estar protegida sino lucir bella y elegante. 

¿Qué es una gabardina?

Es un abrigo impermeable que surgió a principios del siglo XIX y sirvió de protección a los soldados británicos en la Segunda Guerra Mundial contra el frio, la lluvia y la suciedad. Con un tejido innovador por ser transpirable e impermeable, características que lo hacían perfecto para los hombres que luchaban en la contienda.

Al terminar la guerra, la prenda siguió formando parte de la vida de los militares y los viajeros por lo que su creador, Thomas Burberry, la siguió desarrollando y la incorporó a la vida cotidiana. Los actores de Hollywood también colaboraron para que esta prenda se volviera en una pieza de uso cotidiano al ponerla de moda durante los años 30 y 40 en papeles de gangsters y mafiosos. Más adelante, se popularizó para el resto de la población y la usaban comunmente tanto hombres como mujeres. 

Es una prenda que ha trascendido en el guardarropa femenino a lo largo del tiempo gracias a su sencillez, elegancia y versatilidad, pues es posible integrarla tanto en atuendos casuales como en otros más formales. La gabardina clásica es una capa de corte recto, que llega a la altura de las rodillas, con cuello, mangas, un cinturón y principalmente de color caqui. A pesar del modelo clásico, hoy en día podemos encontrar gabardinas de cientos de modelos y estilos diferentes, lo que permite aumentar todavía más su versatilidad.

Características y beneficios

La gabardina seguía siendo hasta hace poco una prenda impermeable pero actualmente se ha convertido en una pieza sujeta a los designios de la moda incluyendo innumerables modelos y diseños. La principal función de la gabardina a través de la historia es proteger a las personas frente a climas adversos es por esto que podemos verla como materia prima en la confección de distintos abrigos. Pero no solo ofrecían beneficios prácticos también mostraban el rango oficial, mientras que la solapa abotonada hasta el pecho proporcionaba protección adicional durante el combate. Los estuches con mapas podían incorporarse a la vestimenta mediante anillos que colgaban del cinturón. En la parte superior de la espalda, un escudo de tela extra permitía que el agua corriera sin mojar del todo el abrigo.

Hoy en día su principal beneficio o ventaja es su versatilidad. Es una prenda que se puede usar sobre cualquier tipo de ropa gracias a los materiales con los cuales se fabrica. Esta prenda se caracteriza por sus detalles como la botonadura cruzada, por incluir un cinturón y por tener una abertura en la parte posterior, ideada para facilitar el movimiento al caminar o correr. Estos elementos no solo avalan su practicidad, sino también un ajuste adecuado a la figura, los cuales otorgan una buena figura.

Chaqueta o Gabardina: ¿Cuál es la diferencia?

La chaqueta y la gabardina no deben confundirse. Las chaquetas, también denominadas francés, poseen un cuello alto pero suave y se destacan por sus bolsillos grandes en el pecho y la parte inferior de la prenda, se puso de moda en los años 60 y es perfecta para los looks más informales. Mientras que la gabardina tiene los bolsillos más pequeños y ubicados en un mismo nivel del impermeable. A diferencia de la chaqueta francés, la gabardina aporta un look más formal al outfits.

Otra diferencia existente entre estas dos prendas es el material con el que se fabrican. La chaqueta se apoya fundamentalmente en el concepto estilístico, es decir, no tiene una funcionalidad especial y no protegerá mucho contra climas lluviosos o fríos. Mientras que la gabardina, como se ha mencionado anteriormente, es de un material resistente a diferentes condiciones climáticas.

¿En qué clima es recomendable usar gabardinas?

En la modernidad se han desarrollado múltiples modelos de gabardinas dependiendo del clima al que nos enfrentamos. Esta prenda no solo está reservada para los días lluviosos, también se lleva durante las jornadas de verano con opciones ligeras que protegen del clima fresco y ventoso, las tardes airosas de otoño y las noches frías de invierno con diseños que incluyen un forro o aislamiento que se mantiene cálido y puede proteger de nevadas, todo depende con qué otras piezas se combine.

Estilos de moda

Un cambio en la moda implica un cambio en la forma tradicional de vestir. Algunos modelos cambian tanto que no se reconocen luego, otros solo cambian en detalles individuales. Este último es el caso de las gabardinas que aún poseen las características tradicionales presentes en este tipo de prenda independientemente de las nuevas tendencias. 

Sin embargo, el resto de las gabardinas apoyan activamente las tendencias de moda, variando con diferentes longitudes, corte de las mangas, materiales, colores y acabados. Las gabardinas modernas pueden ser de encaje, cuero o seda. Los diseños para climas invernales pueden incluir hasta un borde de piel. Las mangas se pueden acortar, poseen un corte magnífico o estar completamente ausentes.

Modelos de Gabardinas

Entre la gran variedad de modelos y diseños de gabardinas se encuentran los siguientes:

Clásico

La clásica gabardina de doble botones sigue destacandose con el pasar los años y su valor solo crece y crece. Una de sus principales características es que debe verse como degastada, por lo que es una prenda ideal para pasar de generación en generación. Es una chaqueta muy polivalente que servirá para un looks de diario y también más formal. Las gabardinas trench más clásicas son las de color beige y las podemos comprar largas o cortas.

Invierno

La gabardina de invierno es una pieza de vestir fundamental en el guardarropa de una mujer. Posee un forro cálido que es hecho principalmente de material sintético. En las gabardinas tradicionales este forro se puede quitar. Por último, la capa se le puede quitar y adaptar a las diferentes estaciones del año, por ejemplo, en invierno se le puede colocar los bordes de piel. 

De punto

Este tipo de gabardinas es difícil compararlas con las clásicas ya que el material tejido de estas no cumple una funcionalidad tan completa como las clásicas. Sin embargo, exteriormente tales productos son similares. La longitud de la prenda puede alcanzar el nivel de las rodillas. La gabardina de punto se puede adaptar a una de estilo clásico con un cuello abatible, dos filas de botones, puños y un cinturón, perfecta para climas frescos de verano. 

Para mujeres obesas

Una gabardina clásica monocromática encaja perfectamente en el armario de una mujer corpulenta. El largo de la prenda en este caso también alcanza el nivel de las rodillas, es universal para las gabardinas de mujeres sin importar la altura. El cuello de una gabardina clásica es ideal para una figura completa. No tengas miedo del modelo de doble fila de botones, esta se acentúa y realza perfectamente su silueta.

La gabardina se verá bien desabrochada, creando líneas rectas verticales, suavizando la silueta. Se puede obtener una silueta más esbelta si no se abrocha con botones sino que se le ata el cinturón a la altura de la cintura, como una bata. Este método también es universal para cualquier tipo o forma de cuerpo.

Sin mangas

La ropa sin mangas se ha vuelto sumamente popular en la actualidad. En las gabardinas también se ha impuesto esta moda, pero al no tener mangas pierden una parte de su practicidad. Aun así, adquieren un estilo especial, crean una imagen dinámica y moderna. Se pueden usar con pantalones largos y pantalones vaqueros, vestidos y faldas, pantalones cortos, suéteres y cuellos de tortuga.

Con cinturón

El cinturón es una parte fundamental de la gabardina. Realza la cintura, creando las proporciones adecuadas. En el modelo clásico, tiene una hebilla, sin embargo, no se usa abrochado sino atado con un nudo. Lo usual es que una gabardina tenga cinturón, sino se pierde su esencia. 

Sin cuello

Los modelos sin cuello se parecen muy poco a las gabardinas clásicas. Esta prenda, en general, no tiene puños en las mangas, sino mangas ¾, e incluso se puede conseguir sin mangas. Algunos diseños no tienen  cinturón. El minimalismo en detalle a menudo compensa el color. Sencillos o con estampados, las gabardinas sin cuello atraen la atención, y complementan el aspecto cotidiano.

Combinados

Estos modelos, como su nómbre lo indica, combinan diferentes tipos de materiales, como el algodón y el cuero. Las mangas e inserciones de cuero crean una apariencia original. Los insertos pueden ser de gamuza o encaje. Son tendencia hoy en día y le dan un estilo diferente y original a su outfit.

Colores

El color tradicional para gabardina son el caqui y el beige, sin embargo, hoy en día el negro y rojo son muy populares. Además, se pueden encontrar trench en cuero, con estampados, injertos y mucho más, que están marcando tendencia. 

Beige

El color beige es un color clásico en cuanto a gabardinas, tiene varias características distintivas. Nunca pasa de moda, se combina fácilmente con otros colores y tiene la capacidad de suavizar los colores brillantes. Las gabardinas de color beige son versátiles. Encajan armoniosamente en diferentes estilos.

Con el color beige se tiene una sensación de calidez y paz. Es especialmente adecuado para aquellos que prefieren una imagen de bajo perfil.

Negro

La gabardina negra también es versátil. Se combina con otros colores y crea el contraste perfecto entre lo neutro y tonos brillantes. El negro es otra opción adecuada para aquellos que desean ocultar sus sentimientos internos, desean pasar desapercibidos. Por otro lado, este color se asocia con la gracia y la elegancia. Por lo que, las chicas con apariencia brillante a menudo prefieren este color. Las gabardinas en tonos oscuros son ideales para dar un aire de sobriedad a tu look. Se puede combinar con una falda tubo negra y una camisa blanca y se tiene un outfit perfecto para ir a trabajar a la oficina.

Rojo

Las gabardinas de color rojo se adaptan a las mujeres audaces que no temen atraer la atención de todos. Crean imágenes llenas de vída, pasión, optimismo y confianza. El color rojo agrega determinación y coraje. Sin embargo, para reuniones de negocios, el rojo no es la mejor opción. Pero la gabardina roja colorea la vida que cotidianamente es gris y permite que la mujer que la lleve luzca irresistible durante una cita romántica. Este tono se pueden combinar con jeans, faldas, vestidos y sneakers.

Caqui

Crean el contraste necesario que ayuda a resaltar la feminidad de la mujer que la posee. El caqui es tan relevante en varias ocasiones como el beige. Las gabardinas de este color concuerdan sus inicios con la historia militar. Sin embargo, tales prendas no deben sobrecargarse con motivos militares, para no crear la impresión de que son uniformes. Lo beneficioso de este color es que se puede combinar facilmente con diferentes estilos y tejidos.

Estampadas

Actualmente, las gabardinas estampadas son tendencia. Hay modelos con flores, con estampados geométricos y muchos otros. Lo bueno de estas gabardinas con print es que tienen mucha presencia y las puedes llevar con ropa lisa y básica. Este tipo de gabardinas se deben combinar con prendas que no llevan otros estampados para dar así todo el protagonismo a esta prenda. Lo mejor es que la lleves con piezas de colores lisos y sin muchos adornos. 

Rosa

Las gabardinas como las de color rosa son ideales para crear un estilo romántico son la prenda más comúnmente encontrada en el armario de una niña. Esta refresca, calma y mejora el estado de ánimo. Sin embargo, no es adecuado para las niñas con formas curvilíneas. Las gabardinas de este color son un poco más complicadas de combinar, ya que debe “pegar” con la ropa y los complementos que se llevan. Este color quedará muy bien con prendas en tonos nude o blanco.

¿Cúal es la longitud ideal?

La longitud de la capa de la gabardina puede llegar al nivel de las caderas o los tobillos. En este sentido, la gabardina se puede dividir en corta y larga.

Cortas

Se considerada gabardinas cortas aquellas que su longitud llega por encima de las rodillas. Esta es una opción conveniente para mujeres dinámicas, que están todo el día de un lado para otro. Se pueden usar con pantalones y jeans. 

Largas

Larga se considera desde la rodilla hasta los tobillos. Esto incluye la versión tradicional, que desciende justo por debajo de este nivel. Estas gabardinas permite usar vestidos y faldas de varias longitudes. La longitud de la falda no debe exceder la longitud de la gabardina.

Materiales de fabricación

La gabardina clásica está hecha de tela gabardina, es de allí que proviene su nombre. Este material está hecho de algodón y es fuerte y tupida lo que le permite soportar el mal tiempo. Abrigos de lana y cuero, abrigos de gamuza y varias versiones son hoy en día de gran popularidad.

Cuero

Las gabardinas de cuero son prácticas y cómodas. No le temen al agua ni a la suciedad, son fáciles de cuidar. Una mujer en una gabardina de cuero siempre se ve elegante e interesante. En los tiempos modernos la diversidad de modelos y diseños de abrigos de cuero es bastante extensa. Tienen una amplia gama de colores y diferentes texturas. Puedes comprar una gabardina de cuero liso o con imitación de piel de serpiente.

Gamuza

Refleja buen gusto y da a entender que a la persona que viste esta prenda le importa su apariencia. La desventaja que tiene este tipo de tela es que no soporta los climas húmedos, solo se puede llevar en climas frescos, como verano. No resiste la humedad, por lo que el impermeable de gamuza se usa en tiempo seco. Además, la gamuza necesita un cuidado especial.

Piel

La gabardina de piel es un modelo que la mayoría de las veces posee un borde de piel en el cuello o mangas. Por lo general, está diseñado para una temporada fresca, por lo que tiene un forro cálido. Inserciones de piel pueden decorar varias partes de la capa. El éxito de la temporada son los bolsillos de piel ubicados en la parte inferior del producto.

Lo más común es que estos acabados sean de piel de oveja. También se utiliza en el forro para obtener una gabardina de invierno.

Acolchadas

Las opciones de gabardinas con capa acolchada también están diseñadas para el clima frío. Su idea surgió de la moda de las chaquetas y abrigos acolchados. Esta es una versión práctica de ropa resistente al desgaste para la vida cotidiana. Protegerá del clima y podrá crear una imagen original debido a la variedad de patrones creados por los puntos.

Algodón

Para las gabardinas tradicionales, el algodón es un material clásico. Sin embargo, el algodón puro no se utiliza. Lo usual es que este sea de tejidos mezclados, en los que se puede encontrar varias fibras sintéticas que mejoran las propiedades prácticas del producto. Además, así se garantiza que el material sea impermeable y soporte los climas lluviosos. Las gabardinas de algodón pueden complementar cualquier estilo y tener una larga vida útil.

¿Cómo elegir?

Al elegir un modelo de gabardina, hay que primero pensar en los estilos u outfit que esta acompañará. Si buscas invertir en una sola pieza que funcione en cualquier época del año y cuya durabilidad esté garantizada, apuesta por un modelo tradicional: confeccionado con gabardina, de color caqui, con hombreras y protector para la lluvia en la espalda. Durante el verano puedes llevarlo sobre un vestido corto, tubo o recto. También puedes adaptarlo a un look casual. Su tonalidad permite combinarlo con colores neutros como negro, gris o azul o estampados ligeros para lograr atuendos sofisticados sin esfuerzo alguno, mismos que te protegerán de las lluvias. Si su estilo a la hora de vestir es menos clásico, puede elegir un modelo de cuero brillante. Para un estilo urbano, una solución ideal sería una gabardina no más baja que las rodillas, que se puede combinar con ropa cómoda y calzado variado.

¿Cómo combinarlas?

La gabardina funciona bien con estilos urbanos y deportivos. Con pantalones y jeans, puedes usar una gabardina en la rodilla y más arriba. Los modelos largos se combinan con vestidos y faldas románticas e informales, puedes destacar tu figura cerrando el cinturón de su trench y la clásica combinación con un vestido largo. Si el guardarropa de una mujer es bastante diverso, entonces debería preferir una gabardina de estilo clásico a nivel de la rodilla que puede combinar facilmente con cualquier estilo y ocasión.

¿Qué calzado es adecuado usar con la gabardina?

La situación es similar con los zapatos. Con una gabardina, se puede usar zapatos en un estilo clásico, casual y deportivo. Pueden ser de plataforma, cuña, tacón o suela plana. Pero aunque hoy en día a las mujeres no se les dificulta combinar su gabardina con diferentes estilos de zapatos, con los deportivos el trato es diferente. 

A pesar de los constantes cambios que se producen en la moda de una temporada a otra, muchas todavía creen que una gabardina y zapatos deportivos son elementos incompatibles del guardarropa femenino. Sin embargo, esto no es verdad. Se puede crear una apariencia moderna y elegante combinando, por ejemplo, una gabardina corta con jeans y un chaleco. Y completar con sus zapatillas o deportivos.

Accesorios para destacar

Bufandas hechas de telas ligeras se ajustan a la gabardina. Puede ser de seda o gasa. El accesorio más importante e indispensable es un bolso. Su tamaño puede variado, principalmente depende de la imagen que se quiere dar y la hora del día. Durante el día, puede usar una bolsa espaciosa o una bolsa pequeña del tamaño de un libro y de noche un bolso más chic y elegante.