Ropa confeccionada con tela de membrana

Ropa confeccionada con tela de membrana

La tela de membrana es un tipo de material microporoso con cualidades extraordinarias de impermeabilidad es repelente al agua, transpirabilidad y cortaviento. Gracias a estas características es un tejido muy popular actualmente, por ello, se emplea en la confección de una gran variedad de prendas de vestir, desde chaquetas simples hasta equipamiento para acampar. Este material permite una completa protección contra los inclementes cambios del clima.

Este material es un tejido formado por una capa muy fina de politetrafluoroetileno expandido (ePTFE) con más de 1.400 millones de poros por cm2, lo que aporta a la ropa excelentes cualidades de protección contra el mal tiempo. Es un tipo de tejido que puede considerarse contradictorio en su función ya que evita la entrada del agua (impermeabilidad), permite la salida del sudor (transpirabilidad) y además evita que baje la temperatura del cuerpo asociada al viento (cortaviento).

En el mercado existe una gran cantidad de ropa fabricada con este tipo de tejido, y los diferentes modelos tienen un precio diferente, dependiendo del campo de aplicación, la estructura de la tela y la presencia de elementos adicionales.

Orígen de la tela de membrana

La historia de la creación de este material comenzó en el lejano 1958. Fue entonces cuando el químico estadounidense Wilbert (Bill) Gore y su esposa Genevieve (Vieve) Gore crean en el sótano de su casa en Newark (Delaware, Estados Unidos) la empresa Gore. Bill renunció a su trabajo para experimentar con el politetrafluoroetileno (mejor conocido como teflón) tratando de determinar las áreas más adecuadas para su aplicación. La búsqueda de usos prácticos para el teflón le tomó más de 10 años.

En 1969, el hijo de Bill, Bob descubre el politetrafluoroetileno expandido al obtener una película porosa especial de teflón. Este resultado se logró al influir en el compuesto químico de una explosión de choque y someter al teflón a un proceso de estiramiento rápido en condiciones específicas. En otras palabras, estiró una lámina de teflón y comenzaron a formarse pequeños agujeros (poros) con lo que se creó una estructura microporosa compuesta por un 70% de aire. Estos microporos permiten la expulsión del vapor de agua interno.

Este material era muy fuerte y con muchas propiedades como la baja absorción de agua y la alta resistencia a la intemperie. La película resultante se utilizó en el ámbito de la exploración espacial, en particular, con su ayuda se planeó crear velas solares y revestimientos para sondas.

En 1976, Bob Gore patentó su invención y amplió significativamente el alcance de su uso a diversas áreas, más precisamente, comenzó a hacer ropa.

Durante muchos años, mientras la patente estaba en vigor, WL Gore era el único fabricante de prendas especiales hechas de tela de membrana. La compañía Gore lanzó su colección de chaquetas al mercado, y eran unas prendas capaces de proteger a su dueño de la humedad y los efectos nocivos del viento. Con el tiempo, se confeccionaron chaquetas especiales para escaladores y para otros atletas de deportes de invierno. Un poco más tarde, se comenzaron a hacer con este material carpas y otros implementos para acampar.

Después de la expiración de la patente de la compañía, un mayor número de compañías comenzó a fabricar ropa de membrana. Estas nuevas empresas en el mercado usaron tanto el método original de Horus, como un método nuevo que fue desarrollado por ellos mismos. Gradualmente, la ropa de membrana se convirtió en un producto en masa, que comenzó a venderse en muchos países. También se incorporaron nuevos elementos del vestuario como suéteres, zapatos y pantalones.

Características de la tela de membrana

Hoy en día, el elemento más común del vestuario hecho de tela de membrana sigue siendo la chaqueta. En total, en el mercado existen 3 tipos de modelos que difieren en la estructura, composición y laminado de la tela de membrana. El laminado se crea con la incorporación al (ePTFE) de una amplia variedad de tejidos de altas prestaciones. Según el uso final de la membrana, se emplean varios tejidos exteriores y forros para crear laminados de 2 o 3 capas.

Telas de dos capas (2L)

Es un laminado de protección exterior y la membrana, en el interior de este material se aplica una capa de membrana de algún color (por ejemplo, blanco). Además, en el lado interno hay un forro que proporciona un efecto de calentamiento adicional y suavidad al tacto. En este laminado, la membrana solo se une al tejido exterior y el forro interno queda suelto lo que permite una mayor comodidad y versatilidad en la prenda. Para evitar que la membrana se dañe, se incluye un forro interno de rejilla separado. Este laminado es más pesado y voluminoso.

Estos modelos de chaquetas son más adecuados para usarlos en la época de entretiempo. La temperatura a la que se usa esta ropa no es tan extrema, los indicadores de temperatura óptimos son de + 5 a 15 grados.

Telas de tres capas (3L)

Son tres capas integradas en el interior, está equipado con una capa de protección (la capa que se ve desde el exterior), lámina PU, membrana y un forro interno. A diferencia del laminado de dos capas, la membrana se une al tejido exterior y al forro, lo que proporciona al laminado una mayor durabilidad y menor desgaste. Esto significa que la ropa hecha de tela de tres capas es más cómoda y ligera. Pero la ligereza hace que el material requiera un cuidado especial. Estos modelos son ideales para regiones heladas. Las prendas deportivas más especializadas están confeccionadas con tres capas, ya que son más ligeras, menos voluminosas y dan mayor libertad de movimientos.

Tejido de dos capas y media (2.5L)

En lugar de tener un forro interno de rejilla, se le incluye una capa que consiste en unas espinillas que proporcionan protección adicional para minimizar el roce y el desgaste. Esta capa está distribuida uniformemente sobre toda la superficie de la membrana. Este método hace que la tela sea liviana y duradera, y es ideal para su uso en tres estaciones.

Tipos de materiales utilizados en la confección de ropa

En la fabricación de ropa se puede utilizar diversos tipos de materiales y sus principales características distintivas son el propio tejido de membrana. Estas características se relacionan con la capacidad de la tela para hacer fluir el agua y el vapor. En el mundo de las membranas, existe una clasificación de la forma en que se comportan las membranas con el agua, y se detallan a continuación:

Membrana hidrofóbica (resistente al agua)

La membrana hidrofóbica, mecánica o sistemas secos no se satura de agua. La tela está dispuesta de tal manera que casi no absorbe ni permite el paso del agua. Un dispositivo de este material resistente al agua proporciona una protección confiable contra las salpicaduras de lluvia y agua. La tela de membrana utilizada para la confección de chaquetas está compuesta de pequeños poros que son los suficientemente pequeños para que la molécula de agua no pase a través de ellos, pero lo suficientemente grandes para que la molécula de vapor de agua sí pase. Es decir, la membrana evita que el agua penetre en la chaqueta, pero permite que salga el vapor que emana del cuerpo.

Hidrofílico (atrae el agua)

La membrana hidrofílica, química o sistemas húmedos permite que el material sea atrayente para el agua. Este material no tiene poros en absoluto. El proceso de atracción del agua se hace incorporando grupos químicos funcionales que llaman al agua (absorción), luego esta agua traspasa la membrana debido a que se crea una mayor presión en el interior (difusión). Finalmente, cuando la molécula llega al otro lado de la membrana, se libera al exterior (desorpción). Todo este proceso es conocido como la transpirabildad. Los vapores del sudor salen a través de las fibras de la membrana bajo su propia presión. En otras palabras, las primeras moléculas de vapor penetran en el tejido y las moléculas posteriores simplemente las empujan más.

Combinado

La membrana combinada es la forma más común de material en la actualidad. Para distinguirla de los dos anteriores, solo es posible al ver su estructura: el lado interno es poroso y el exterior no. Este tipo de material combina todas las ventajas de la variedad hidrofílica e hidrofóbica, pero al mismo tiempo excluye sus defectos.

Otros materiales

Además del tejido de membrana, se utilizan otros materiales para la confección de chaquetas, pantalones y otros artículos. En algunos casos, los fabricantes siempre usan otro tipo de telas impermeables revestidas. Este componente se le atribuye las características de la membrana. La practicidad y durabilidad del producto depende de la calidad del revestimiento de la tela utilizada.

Si el modelo de chaqueta o pantalón está diseñado para su uso en condiciones adversas, también está equipado con un calentador. Como regla general, un calentador está presente en chaquetas para escaladores y esquiadores.

Actualmente, con los cambios constantes en las tecnologías y la moda, los fabricantes con frecuencia presentan diferentes diseños para estas prendas y eligen todo tipo de combinaciones de colores. Gracias a este enfoque en el mercado, se pueden encontrar una gran variedad de modelos para hombres y mujeres, como los que se presentan a continuación:

Modelos de ropa confeccionada con tela de membrana

En el mercado, existe una gran variedad de modelos de ropa de membrana. La prenda de vestir más común confeccionada con tela de membrana son las chaquetas, que, a su vez, se pueden fabricar en tres tipos:

  • Chaqueta deportiva para los amantes del deporte: A pesar del nombre "deportivo", estos modelos son adecuados tanto para los deportes como para el uso en la vida cotidiana. Estas chaquetas son bastante ligeras y grandes, por lo que no limitan la libertad de movimiento. La función protectora de esta prenda es provista por varias capas de telas impermeables. La presencia de nylon y de una superficie interna porosa permite la fácil expulsión del vapor y calor generado por el cuerpo. En el mercado, se pueden encontrar modelos para hombres y mujeres que difieren por su estilo y color.
  • Chaquetas de caza: Estas chaquetas están diseñadas para usarlas en actividades con condiciones más severas. Estos modelos incluyen una cremallera con un recubrimiento repelente al agua y varias capas de tela. El número de costuras en dichas chaquetas es mínimo (la integridad de los productos les proporciona una mayor resistencia). La capa interna de este tipo de chaqueta está diseñada de tal manera que permite la eliminación de una gran cantidad de vapor originado por el sudor (ya que un cazador suda mucho por el tipo de actividad que practica).
  • Chaquetas para tormentas: Estas chaquetas están diseñadas para los atletas, escaladores, alpinistas, snowboarders. Estos modelos tienen una mayor protección contra la humedad y el viento. Además, proporcionan un intercambio de calor óptimo y la eliminación de los vapores del sudor.

Como regla general, los dos últimos tipos de chaquetas descritos anteriormente no se venden por separado. Estos modelos son parte de un kit completo que también incluyen pantalones y zapatos. Las chaquetas de caza y tormenta son las mejores opciones para acampar y realizar actividades invernales al aire libre. Los tipos de chaquetas y kits presentados están hechos tanto para adultos como para niños.

Ventajas y desventajas de la ropa confeccionada con tela de membrana

Al igual que cualquier producto que existe en el mercado, la ropa de membrana tiene sus pros y sus contras. Entre las ventajas indiscutibles de este tipo de prendas de vestir están los siguientes puntos:

  • Peso ligero y comodidad, debido a estas ventajas las chaquetas, pantalones y suéteres son muy fáciles de usar, no obstaculizan los movimientos, lo que permite tanto caminar en la calle como hacer deportes de invierno.
  • Estructura de tela única, que proporciona una protección confiable contra la lluvia, la nieve y cambios bruscos del clima.
  • Versatilidad, la ropa confeccionada con membrana es adecuada para las épocas de invierno, otoño y primavera.
  • Facilidad para eliminar contaminantes que se adhieren a su superficie, el polvo y la suciedad se pueden eliminar fácilmente limpiando la superficie de la ropa con una esponja o paño húmedo.
  • Buena permeabilidad, las capas de chaquetas permiten sin problemas la expulsión del vapores del sudor, de modo que una persona no experimenta incomodidad mientras hace deporte (la comparación de los grados de humedad permitió determinar que todos los modelos de ropa de membrana poseen buena permeabilidad al vapor).

Sin embargo, no todo es tan perfecto, y este tipo de ropa no es la excepción. Las prendas confeccionadas con tela de membrana tienen los siguientes inconvenientes:

  • Las chaquetas requieren un cuidado especial, sin el cual la capa protectora se volverá inutilizable rápidamente.
  • Para asegurar una transferencia de calor óptima, debe usar también ropa especial debajo de la ropa de membrana (esto requiere el uso paralelo de ropa interior térmica).
  • Todos los modelos de ropa de membrana tienen una mayor sensibilidad a las bajas temperaturas (con una helada por debajo de -20 grados, la capa superior de productos se puede congelar y perder sus cualidades de protección, por lo que no se recomienda usar estas chaquetas en tales condiciones).

Cuidado y mantenimiento de la ropa de membrana

La etapa de lavado y mantenimiento de la ropa de membrana es el momento más serio y delicado en su cuidado. Se deben cumplir una serie de reglas, sin las cuales, después de la primera limpieza, la ropa puede quedar inutilizable. Por lo que se recomienda, seguir las reglas explicadas a continuación:

  1. Antes de comenzar el proceso de lavado, todos los bolsillos, cremalleras, botones y otros deben estar cerrados.
  2. Está prohibido utilizar cualquier tipo de productos de limpieza y jabones (incluso el jabón líquido está contraindicado).
  3. Para lavar la ropa de forma eficaz y segura, debe aplicar jabón común para lavar la ropa. Está estrictamente prohibido el lavado en lavadora.
  4. El rango de temperatura del agua debe ser moderadamente cálido. Tanto la temperatura alta como la baja pueden dañar la estructura de la película de la membrana (esto significa que también tienen prohibido el uso de vapor).
  5. El planchado y centrifugado están prohibidos después del lavado. Solo se necesita colgar la ropa y dejar que se seque sola.

Después de lavar la chaqueta o los pantalones, deben colgarse en una percha. Para una mayor protección de la ropa de factores externos, se recomienda envolverla en polietileno. Si se almacena este tipo de ropa por un tiempo prolongado, es necesario sacarla periódicamente y limpiarla del polvo (de lo contrario, los poros que eliminan el vapor de sudor pueden obstruirse). Además, si no se limpia con frecuencia esta ropa, la superficie externa de los productos puede deteriorarse.