Sujetador sin tirantes: La mejor opción para el verano

Sujetador sin tirantes: La mejor opción para el verano

Un sujetador es un tipo de ropa interior de mujer muy especial, no solo es importante en el vestuario, sino en la vida de cada una.

Son muchas las prendas que se usan en verano que requieren de este tipo de sujetador tan específico. Tanto las camisetas con escotes, las de tirantes finos o las que sólo llevan un tirante o una manga, pueden ir con sujetadores con tirantes pero la verdad es, se puede crear un look más fresco y despejado si se usa un sujetador que no los lleve. Y es que en realidad, la ropa interior no es una prenda que se debe exhibir.

La ropa interior no solo debe ser práctica y cómoda, sino también femenina, elegante, sofisticada ... Al usar un hermoso conjunto de ropa interior, una mujer debe sentirse irresistible. La ropa interior está diseñada para usted y para su pareja.

Hoy en día, se ofrece una amplia gama de sujetadores que se le adaptan a los gustos y necesidades de toda mujer.

Cuando se piensa en un sujetador sin tirantes, lo primero que viene a la mente son imágenes de vestidos para bodas o celebraciones, pero se ha querido cambiar un poco esa idea y pensar en este sujetador como aquella prenda que no debe faltar en ningún guardarropa femenino. Así se tiene la total seguridad de que sea cual sea la pieza de ropa que se quiera vestir, siempre tendrá el sujetador perfecto para ella.

Una selección increíblemente enorme de ropa interior para mujer, literalmente, brinda la oportunidad de elegir opciones para cualquier celebración o rutina diaria, un día festivo o un día regular, para cualquier atuendo como vestidos con hombros al descubierto, vestidos o tops con correas en un solo hombro, atuendos con escote profundo o escote en forma de gota en la espalda, entre otros.

Evolución del sujetador

La palabra "sujetador" (Büstenhalter) es de origen alemán y se traduce literalmente como "pecho femenino" (Büste) y "sostenedor" (Halter).

El sujetador, esa prenda interior amada y odiada por las mujeres en partes iguales tiene una gran historia. A lo largo del tiempo se ha ido adaptando y reinventando a las necesidades de la mujer. Con más de 102 años de historia, la pieza femenina por excelencia fue patentada en 1914 por Mary Phelps Jacob en Nueva York. Aunque la invención del sujetador se le atribuye a más de una persona, fue ella la primera en registrar la idea. 

Según la historia, el primer sostén data del año 4,500 antes de Cristo, en Creta, lugar donde las mujeres lucían un práctico sujetador que le permitía llevar los senos al aire. En la Roma y Grecia clásicas, las mujeres volvieron a taparse el pecho con una especie de faja que les sujetaba el pecho, espontáneo vendaje que también utilizaron las vikingas. Un vendaje que dio paso al corsé en la Edad Media, prenda íntima que redujo la cintura, oprimió el vientre y realzó el pecho de la mujer hasta finales del siglo XIX, cuando Marie Tucek creó una prenda que sujetaba cada seno en una bolsa mediante unos tirantes que se ataban a la espalda. Algunos historiadores atribuyen la creación del sostén a Hermine Cadolle, francesa que en 1889 dividió el corsé en dos partes.

Años mas tarde, en 1907, Pierre Poiret presentó en París un modelo confeccionado con una tela sedosa y armado con finos alambres, un gran avance en comodidad y sujección, pero fue Mary Phelps Jacob, tras patentar esta prenda en 1914, quien se convirtió en la inventora del sujetador moderno. La idea de sujetador llego cuando la joven Jacob quería lucir un vestido con la espalda descotada pero el corsé se veía por la parte trasera. De esta forma, con dos pañuelos de seda y unas cintas confeccionó un sujetador a medida para realzar el busto y que no se notara nada debajo del vestido. Con ese invento, Mary Phelps decidió abrir un negocio para venderlo pero el proyecto no resultó muy rentable. Luego Warner Broth Corset Company le ofreció 1.500 dólares por la patente que ella aceptó encantada. Treinta años más tarde la compañía facturó más de 15 millones de dólares vendiendo sujetadores.

No hay mal que por bien no venga. A causa de la Primera Guerra Mundial se desterraron los corsés definitivamente. El metal destinado a su fabricación se empezó a utilizar para el material de guerra. Por su parte,  las mujeres vieron la necesidad de llevar una prenda interior mucho más cómoda. Por tanto, la moda a partir de entonces y durante la década de los años 20 fuerón los proyagonistas los senos pequeños gracias a estos sencillos sujetadores.

Sin embargo, fue en 1930 cuando esta pieza adquirió más protagonismo que nunca. Fue la modista Ida Rosenthal quien creó la primera clasificación de tallas y copas. Las tallas estaban basadas en el tamaño del busto y en la edad. De esta forma, los sujetadores dejaron de ser talla única y empezaron a adaptarse a todas las mujeres. La industria cinematográfica támbien propició grandes cambios en el sujetador. Howard Hughes, el obsesivo director y productor de cine, pidió a un ingeniero aeronáutico que construyera una pieza de sujeción para el pecho de la debutante Jane Russell, quien protagonizaba The Outlaw, filme que él producía.

La historia del sujetador tiene muchas memorables fechas diferentes.

En estos años aparecieron los primeros sujetadores sin tirantes y la lycra fue el material estrella para confeccionar sostenes. Desde entonces, las idas y venidas han sido constantes. En los años 60 y 70 las feministas empezaron a quemar sujetadores en las plazas públicas. Ellas lo consideraban un símbolo de opresión masculina y una ‘prisión’ para sus pechos. Incluso se habló de la desaparición del negocio de los sujetadores. Con el paso de los años hemos comprobado que su uso sigue más que estandarizado y actualmente se ha convertido en la prenda estrella de la lencería femenina. Los nuevos materiales, junto con el desarrollo de I+D, han llevado al sujetador a ser una pieza imprescindible para la mujer. Hoy, en el mercado se pueden encontrar diseños para todos los gustos y actividades.

Características y ventajas

En el guardarropa de cada mujer debe estar presente al menos un sujetador sin tirantes.

Los sujetadores sin tirantes son ideales para presumir de escote o para lucir los hombros. Tales modelos de sujetadores son especialmente solicitados en el horario de verano o para diversos eventos ceremoniales. Sin importar la talla que tenga hay un sujetador perfecto para cada mujer. La copa de los sujetadores sin tirantes y sin relleno se queda más pegada al pecho, prácticamente no se nota bajo la ropa y da una forma natural al pecho. La copa de sujetadores sin tirantes y con fino relleno tampoco se nota bajo la ropa pero realza y da una forma redondeada al pecho, evitando que se marque el pezón.

¿Cuáles son las características y ventajas de los sujetadores sin tirantes en comparación con otros modelos?

  • Es la mejor opción de ropa interior para una prenda abierta o transparente de una mujer moderna.
  • Debido al hecho de que el seno se eleva desde abajo, se crea un alto y exuberante ajuste del mismo.
  • Un cinturón ancho, sujetadores prácticos, inserciones de silicona: todo esto garantiza la fiabilidad durante el uso, evitando así que el sostén se deslice sobre el cuerpo.

La tarea principal de cualquier sostén es ocultar varios defectos y enfatizar la sensualidad del pecho femenino.

El corpiño sin tiras no es una excepción y también se utiliza para apoyar el pecho, enfatizando su sensualidad y belleza. Por suerte hoy en día existe un gran abanico de opciones que harán que cualquier mujer se sienta en el paraíso de la ropa interior. 

Variedades de sujetadores sin tirantes

El sujetador sin tirantes se ha vuelto tan popular en el mundo moderno que los diseñadores de ropa interior intentan desarrollar anualmente nuevos modelos o mejorar los existentes.

La ropa interior femenina es todo un universo de prendas por descubrir, especialmente cuando de sujetadores se trata; pero pasa que pueden causar gran confusión cuando no comprendemos bien la terminología, la numeración de las tallas o la diferencia entre unos tipos de sujetadores. Entre la gran variedad de sujetadores de varios estilos, la mitad femenina de la sociedad muestra gran interés en los siguientes modelos:

  • Sujetador sin tirantes y espalda. El sujetador Infinity de Selmark es el sujetador perfecto para mujeres que necesitan un sujetador normal que se convierta en un sujetador sin espalda de máxima sujeción. Sus tirantes pueden atarse de múltiples maneras. Podrá utilizarlo con los tirantes al cuello, con los tirantes en los hombros o con los tirantes cruzados, todas y cada una de estas posibilidades luciendo un escote trasero perfecto y sin tiras del sujetador que se aprecien. 
  • Patrones sin costuras. Estos sujetadores se ajustan debajo de la ropa ajustada y son una gran ventaja ya que la falta de costura no permite que se marque por encima de la prenda elegida. Ideal para usar con prendas con hombros al descubierto, son cómodos y más bien informales.
  • Modelo Bando. Bastante brillante y original modelo de ropa interior femenina. Bando tiene un hermoso y elegante diseño exterior, adecuado para mujeres con talla de pecho pequeño. La prenda se adhiere al pecho como una segunda piel, lo que permite facilidad y seguridad de movimiento.
  • Modelos sin brocha. Son un tipo especial de sujetadores que son adecuados para vestidos con la espalda abierta. Estos sujetadores funcionan gracias a la cinta de silicona o un contorno de doble cara, que se encuentra en el interior de la ropa y que se adhiere a la piel.
  • Silicona. La tendencia de moda de las últimas temporadas. Cuando se presenta la ocasión de lucir un vestido seductor, sin perder en ningún momento el control total del pecho, no hay nada más apropiado para conservar la elegancia, el brillo y la seguridad, que un sujetador sin tirantes y sin espalda. Este estilo viene acompañado de solapas adhesivas, las cuales se adhieren directamente al cuerpo de cada lado. Este aspecto, garantiza la confianza necesaria para llevar un vestido revelador y sensual en una ocasión especial.
  • Un corpiño sin broche. Puede ser de un solo color o con hermosos estampados, de algodón o encaje. La peculiaridad de este modelo son las copas que se ajustan perfectamente al seno y crea una figura envidiable.
  • Con aro. El sujetador tiene aro pero no relleno, levanta el busto sin aumentar su volumen. Tiene una sola capa textil es ideal para mujeres con mucho busto, que no quieren aumentar su volumen.
  • Modelo Balconette. Es quizás el sujetador más sexy y romántico que puede haber en el mercado. Los tirantes nacen en los laterales hacia el exterior, lo cual ayuda a juntar el pecho para que puedas lucir un buen escote. Las copas son parecidas al sujetador ¾ , porque no llegan a cubrir todo el pecho. Las copas del balconette cubren hasta el pezón para poder así  lucir un escote muy sensual. La costura en vertical de las copas redondea y levanta los pechos para mejorar su apariencia, forma y escote.

Este sujetador está diseñado para adaptarse a cualquier tipo de pecho, hasta en tallas grandes, ya que aporta una gran sujeción desde abajo, redondea, junta y realza el pecho.

  • El sujetador con push-up. Es un sujetador con aro, armado, hecho con almohadillas internas y presenta una costura central en la copa. Este modelo es el mejor amigo de muchas mujeres de pechos pequeños. Sus copas rellenas aportan soporte inferior para elevar los pechos. Ademas estilizan la figura y hacen ver esplendida y super sexy.

Consejos para elegir su sujetador ideal

El sujetador sin tirantes es una prenda especial en el vestuario de toda mujer.

La elección del sujetador sin tirantes es más importante de lo que parece y tiene una repercusión inmediata en la apariencia. Así lo aseguran los estilistas de las celebridades de Hollywood quienes consideran que es el secreto para resaltar sus atributos, al tiempo de hacerle sentir cómoda. Usar la lencería adecuada es tan importante como crear el atuendo perfecto. Cuando vaya a adquirir uno, tenga en cuenta los siguientes detalles:

La regla número uno es tener paciencia, ya que puede que los primeros modelos que te pruebes no estén hechos para ti a pesar de que sí lo parezca, por ello, no debes preocuparte si no lo encuentras a la primera.

 La banda del sujetador debe estar más ajustada que los sujetadores habituales para que se compense de este modo la falta de sujeción que aportan los tirantes, sin que éste, llegue a resultar incómodo.

Es importante combinar adecuadamente la ropa interior y el atuendo básico. Se debe evitar que el perfil de la copa en la parte superior se marque a través de la ropa que se utilice. Esto puede deberse a que el tejido es demasiado grueso o a que la talla sea incorrecta. Por ejemplo, debajo de la parte superior de la ropa o de los vestidos, se recomienda usar sujetadores que sean transparentes y de textura suave. Los modelos de encaje se verán hermosas con blusas transparentes, añaden una imagen de feminidad y sensualidad.

Un sujetador sin tirantes debe ajustarse bien.

Asegúrese a donde realiza su compra, que cuente con profesionales y que disponen de personal para adaptar el sujetador tanto a su medida, como al modelo con el que desea lucirlo.

Existe una gran variedad de modelos fabricados en distintos materiales: foam, lycra, encaje o, lo más novedoso del mercado,100% silicona. Estos últimos son perfectos para aquellas prendas que juegan con las transparencias o para aquellas que son bastante ajustadas. Por su color carne es muy útil para usarlo con prendas claras en las que se note el color. Además para aquellos en los que el escote de la espalda sea muy pronunciado es perfecto.

¿A qué tipos de pecho se adapta mejor?

Al elegir un sujetador sin tirantes, es importante considerar su propio cuerpo y las proporciones del mismo.

El contorno de un sujetador debe soportar entre el 80% y el 85% del peso del pecho. Los tirantes sólo entre el 20% y el 15% restante. Un sujetador sin tirantes para mucho pecho tiene refuerzos para conseguir que el contorno sujete más. Mantendrá el pecho en su sitio sin ningún problema. Por lo que este tipo de sujetadores funciona tanto para pechos grandes y voluminosos, como para pechos pequeños. 

Las mujeres con senos pequeños o medianos pueden elegir con seguridad cualquier modelo de sujetador. Sin embargo, debe recordarse que tales modelos, incluso en figuras delgadas, pueden deslizarse ligeramente hacia abajo. Para saber si se adapta o no a sus movimientos, lo que debe hacer es moverse con él y subir los brazos hacia arriba. Si aguanta esta prueba, es el sujetador ideal.

¿Cómo escoger?

Para no confundirse con la talla del sujetador, se recomienda no realizar compras online, debe probarse el producto antes de comprarlo y evaluar todas sus ventajas y desventajas, en caso de haberlas.

Cada escote y pecho es un mundo, y los sujetadores siguen estándares. Es por ello que resulta complicado a veces elegir el que mejor se adapte. Es necesario y conveniente contar con asesoria profesional en tiendas de lencería a la hora de escoger el sujetador que mejor se adapte a sus necesidades. Estos le ayudarán a elegir el tamaño correcto y le aconsejarán el modelo más exitoso.

Además del tamaño, debe tener en cuenta las características de adaptación de dicha prenda.

Los sujetadores de banda ancha son los más indicados puesto que evitan que se clave bajo el pecho actuando como una pequeña faja intentando disimular el corte del mismo. Cuanto más fuerte y seguro sea el broche, menos probable es que la ropa interior se desabroche o se mueva mientras se usa.

Antes de comprar, debe probarse el sujetador, cerrar el broche y moverse un poco para comprar su utilidad.

El sujetador no debe apretar, ni sacar pliegues, ni dejar marcas. Debe ser cómodo y respetar la forma del pecho y la espalda. La banda por detrás no debe quedar más abajo ni más alta de la línea baja del pecho. Ni ser demasiado corto, ni demasiado largo. No tiene que dejar marcas en los hombros.

Un sujetador debe ofrecer buena sujeción y debe ser cómodo, debe garantizar el confort de la mujer que los lleva. Es una de las prendas de vestir más importantes en los tiempos actuales y está sujeta a los cánones de moda como cualquier otra, ganando importancia por el hecho de vestir nuestra parte más erótica y sensual. Además, realza la feminidad y la seguridad de una mujer ante el sexo opuesto.