¿Cómo cuidar adecuadamente una chaqueta?. Excelente limpieza casera de chaquetas

Excelente limpieza casera de chaquetas

Una chaqueta es parte del vestuario que nunca falta en el guardarropas de un hombre o una mujer. Esta prenda de vestir combina con la ropa que se quiera poner, no solo con pantalones clásicos o faldas formales sino con muchas otras prendas, todo depende del estilo y material de confección, por eso lo puedes usar a casi a diario. Para que su imágen se destaque y su traje luzca perfecto, siempre debe estar limpio y el mantenimiento debe ser muy cuidadoso para no deteriorar la tela o material de confección. Cuando se ensucie, lo puedes llevar a la tintorería para que le hagan la limpieza en seco o puedes hacerlo usted mismo, para ello, es importante determinar el tipo de contaminación y su ubicación, además del tipo de material y el color.     

¿Cuáles son los tipos de contaminación y suciedad que podemos encontrar?

Con el uso, cualquier prenda de vestir es susceptible de ensuciarse y las chaquetas no son la excepción. Hay algunas piezas de la prenda donde es más factible que se presente contaminación por uso normal o por accidentes. Para su limpieza usted mismo se puede encargar de ello sometiéndolo a un tratamiento vía húmeda o en seco sin necesidad de recurrir a servicios profesionales.

Los contaminantes más comunes y fáciles de tratar son el polvo, las pelusas y los cabellos que se encuentran en toda la superficie de la chaqueta; hay otro tipo de manchas que se ubican en las mangas y solapa, mientras que las más difícies de lidiar y menos atractivas son las que aparecen en el cuello, puño y bolsillos.

Cada material de confección requiere un tipo particular de tratamiento, por ello existen reglas generales de limpieza que deben seguirse para evitar daños como consecuencia de un método o procedimiento mal seleccionado o ejecutado.

Para iniciar el proceso de limpieza de la chaqueta, en primer lugar, la debe inspeccionar cuidadosamente para detectar tipo y ubicación de las manchas; usualmente, cuando hay contraste entre el color de la tela y el sucio, es fácil detectarlo, por ejemplo, cuando la chaqueta es oscura y la mancha es de color claro o viceversa, sin embargo, hay ocasiones en que debe ser un poco más minucioso para detectarlo. Cierto tipo de manchas como la masilla y la tinta, entre otras, se pueden eliminar seleccionando un método adecuado de limpieza. En todos estos procedimientos es importante verificar que no ataque o decolore la tela haciendo una pequeña prueba en una zona oculta.

Luego de ubicar las manchas y eliminarlas es que se procede a atacar el sucio de grasa ubicada en el cuello, puños, codos y bolsillos; es posible que tenga que frotar localmente. Posteriormente, se le quita el olor a sudor, que se localiza en la zona de las axilas, aplicando otro método de limpieza específico que vamos a explicar detalladamente más adelante. El último paso es limpiar el resto de la superficie de la chaqueta con la finalidad de eliminar los restos de pelusa y cabello, recomendamos utilizar un cepillo especial cuya elección depende del tipo de material de confección.

¿Con qué lavar?

Hay diferentes procedimientos empleados, de manera tradicional, para limpiar una chaqueta. Dependiendo del tipo de mancha y del material de confección, se usan diferentes métodos de limpieza. Entre los métodos más populares podemos mencionar: 

Para quitar restos del líquido corrector, que haya caído accidentalmente en su chaqueta, puedes utilizar alcohol o un solvente. Cuando la mancha es de aceite, el lavaplatos líquido funciona perfectamente. En el caso de que se haya derramado jugo de frutas, lo puedes eliminar con champú y agua. Esas terribles manchas de café o té se pueden limpiar con amoníaco.

Después de superar la etapa más difícil que es eliminar las manchas, entonces puedes proceder a atacar los sitios más comunes y a su vez más problemáticos como son: cuello, solapas, bolsillos, y mangas (sobre todo puños y codos). Para limpiar estas áreas, puede usar varios métodos que implican el empleo de una serie de productos y herramientas sencillas, que usualmente están disponibles en casa o son fáciles de adquirir en el mercado. Veamos algunas de ellas:

Una solución de amoníaco y sal tiene una excelente acción de limpieza. En este caso, añada en un recipiente, una cucharadita de sal y seis cucharadas de amoníaco, luego lo mezcla y aplica en las áreas a limpiar.

Otra mezcla de limpieza es amoníaco combinado con agua, en este caso, la solución se prepara mezclando tres partes de agua y una parte de amoníaco; luego con esta preparación limpie el área sucia hasta que la contaminación desaparezca por completo. Después de esto, como un proceso de enjuague, empapas un trozo de tela con agua y eliminas suavemente los restos de esa solución. Para finalizar cuelgas la chaqueta en un sitio ventilado para que se seque. 

El sucio del cuello de la chaqueta también puede ser eliminada con una solución jabonosa que usted mismo puede preparar. Para obtener la solución jabonosa debe disolver el jabón para lavar, para ello recomendamos primero rayar o cortar en virutas para facilitar su disolución; se emplean 3 cucharadas del jabón disueltas en medio litro de agua. También puede usar un líquido para lavar ropa delicada. Con esta solución se trata la superficie del cuello sin dejar mucho tiempo en remojo 

Otro método alternativo es empapando una pieza de tela o un disco de algodón con vodka común. Después de este tratamiento, debes tomar una pequeña gasa o tela de algodón húmeda y la colocas en la parte del cuello que se limpió, luego pasas la plancha caliente (controlar la temperatura) en el lado posterior hasta que la gasa se seque por completo. 

Una buena opción para limpiar esas áreas grasosas es empleando papa cruda. En este caso, tome el tubérculo previamente lavado, lo corta en dos partes y ralle una de ella, esto lo coloca en la parte grasienta y lo frota suavemente. Después de esto retire el resto de la papa con un trapo limpio.

Para limpiar el área de los codos y los puños, que también son muy susceptibles de ensuciarse, puede aplicar, no solo los métodos anteriores sino también otra serie de procedimientos como los que mencionamos a continuación.

Uno de ellos es emplear una solución preparada a partir de 1 parte de vinagre y 1 parte de agua . Para que la limpieza sea efectiva, es necesario que la solución se caliente en un baño maría hasta 30-40ºC.

Una mezcla efectiva es la preparada con agua, amoníaco y alcohol absoluto al 96% . En un recipiente agregue 200 ml de agua, 1 cucharadita de amoníaco y 1 cucharadita de alcohol, mezcle y aplique el procedimiento.

Para deshacerse del desagradable olor a sudor en el área de la axila, puede usar varios métodos, por ejemplo, aplicar una solución de vodka y amoníaco en una proporción de 1:1 en la zona a limpiar. El amoníaco también se puede mezclar con agua y alcohol. En 4 partes de agua agregar una parte de alcohol y una de amoníaco. En lugar de alcohol, puedes usar sal. Aquí la proporción es ligeramente diferente 1: 1: 1.

Después de eliminar las manchas y atacar las áreas problemáticas, puede proceder a una limpieza general. Sobre una superficie plana, se pone una tela liviana sobre la cual se coloca la chaqueta. Con un cepillo o rodillo adecuado, limpiamos la superficie del producto de diferentes partículas que tenga adherida, lo sacudimos y lo extendemos de nuevo sobre la superficie preparada. Preparamos la solución de jabón, luego se sumerge un cepillo en esa solución y trabajamos con cuidado toda la superficie de la chaqueta. Después de esto, debe parar sobre la superficie una esponja mojada en agua limpia y luego secar con una toalla que no arroje pelusas. Finalmente, colgamos la chaqueta para secarla en un lugar bien ventilado.

¿Es posible lavar una chaqueta en una lavadora?

El lavado en la lavadora es la manera más fácil y rápida de asear su chaqueta en casa. Para el lavado a máquina debe asegurarse que la prenda no tenga adornos colocados con pegas adhesivas. Adicionalmente, antes de iniciar el proceso de lavado, recomendamos aplicar los tratamientos previos para eliminar las manchas que allí se encuentren, la grasa acumulada en los sitios de concentración como son el cuello y los puños o de sudor como es la zona de las axilas, para asegurar su completa eliminación. Y solo después de eso, cargue la chaqueta en la lavadora. Con estos pasos la limpieza es más eficiente. 

 Antes de colocar la chaqueta en la lavadora, debe revisar cuidadosamente los bolsillos para asegurarse que no haya quedado algún objeto o papel

Con la finalidad de lograr el cuidado integral de la chaqueta y asegurarse que siempre luzca impecable, durante el proceso de lavado en la lavadora recomendamos seleccionar el modo de lavado delicado, la temperatura del agua no debe exceder los 30-40 °C y de ser posible, no use detergente en polvo, es mejor elegir un producto líquido destinado para este tipo de tela. Durante el proceso de centrifugado para exprimir la prenda, trate de que el número de revoluciones sea mínimo, hay algunos casos en que es preferible evitar este paso. 

Después del lavado, la chaqueta aún húmeda se alisa con una plancha caliente y se cuelga en un perchero o gancho de ropa, en una habitación bien ventilada para un mejor proceso de secado.

Diferentes tipos de tela

Debido a que las chaquetas están confeccionadas con diferentes tipos de material, es importante, antes de proceder al lavado en lavadora, revisar la etiqueta que indica la composición y las recomendaciones del cuidado. Vale la pena considerar que no todas las chaquetas se pueden lavar en lavadora, de hecho hay algunas de ellas que estrictamente no pueden ser sometidas a ningún tipo de lavado convencional.

Por lo general, en la parte interna de la chaqueta hay una etiqueta especial en la que el fabricante indica las condiciones de cuidado. Si en dicha etiqueta hay un símbolo de una tina con agua y dos líneas cruzadas en toda la superficie, significa que está prohibido aplicar un lavado con lavadora, por lo tanto, debe buscar otro método alternativo.

Uno de los ejemplos típicos son las chaquetas elaboradas con gamuza; está prohibido aplicar cualquier tipo de lavado debido a que el material disminuye significativamente su tamaño, así como tampoco debe ser sometido a un proceso de centrifugación. Para una chaqueta de gamuza, la mejor opción es limpiar con un cepillo especial y pre tratamiento de vapor.  

En cuanto a las chaquetas de lana solamente deben ser lavadas a mano y la temperatura del agua no debe exceder los 30 °C.

Por su parte, las chaquetas de terciopelo, por el hecho de que este material es una mezcla de algodón y fibras sintéticas le da una resistencia especial por lo que podrían ser lavadas en lavadora siempre y cuando la etiqueta no indique lo contrario. Lo que si está prohibido es aplicarle el proceso de centrifugación. 

¿Debemos considerar el color?

Antes de proceder al lavado de las prendas de vestir, es importante tener en cuenta el color de ellas. Se sugiere agruparlas con el mismo color para no correr el riesgo de que una de ellas no tenga el color firme y se vaya a desteñir, aunque sea ligeramente, por lo que el resto de las prendas allí presente se manchen.

Si es un conjunto de chaqueta con falda o pantalón, es recomendable lavarlas simultáneamente para que el color permanezca similar entre las dos piezas y no se genere diferenciación. Por lo general, las telas de color más oscuro que el blanco tienden a desteñir un poco, sobre todo si no se tiene el cuidado con la temperatura del agua durante el lavado. En los casos de telas de color oscuro, cuando se aplique el lavado con detergente en polvo, asegúrese de disolverlo bien antes de incorporar la prenda, de tal manera que no quede resto de detergente que se pueda impregnar en la tela generando una desagradable mancha. 

En el mercado ofrecen productos ligeros a base de peróxido de hidrógeno para el tratamiento de las axilas de la chaqueta, esto se aplica sobre la superficie de la tela humedecida antes del lavado. Es un procedimiento sencillo, efectivo y accesible, sin embargo, recomendamos hacer una pequeña prueba en una parte de la prenda que no esté a simple vista para asegurarse que no le va a afectar negativamente. Este consejo aplica para todo tipo de tratamiento.

¿Cómo limpiar una chaqueta en casa manualmente sin remojo?

Como regla general, en los casos donde no es recomendable el empleo de la lavadora, como es el caso de las chaquetas elaboradas con lana, lo más adecuado es aplicar el método manual. Así como en el lavado con lavadora, el detergente se selecciona de acuerdo con el tipo de tejido e igualmente se  puede usar jabón para lavar la ropa.

Remojo

Para facilitar el lavado a mano se recomienda dejar la pieza en remojo; para ello, primero, se vierte un poco de agua tibia en un recipiente adecuado, y luego se le agrega el detergente líquido especial o virutas de jabón, mezcle bien hasta asegurar que todo esté disuelto, luego sumerja suavemente la chaqueta en la solución preparada y la deja empapada durante 2-3 horas.

Las chaquetas fabricadas con telas delicadas no se deben remojar.

Después de transcurrido el tiempo, puede proceder con el lavado teniendo el cuidado de no dañar la tela, no la frote muy fuerte ni la exprima porque corre el riesgo de que se formen grietas o rasgaduras y la prenda se vaya deteriorando poco a poco.

Enjuague

Posterior la lavado, la chaqueta debe ser enjuagada muy bien evitando que queden rastros del detergente, esto puede ser realizado bajo una ducha o sumergiendo la prenda en un recipiente con abundante agua, la cual se sugiere que esté fría; este proceso puede ser repetido en caso de ser necesario.

Después de asegurar un buen enjuague, coloque la chaqueta en su gancho o percha tratando de que quede lo mejor posible, es decir, sin dobleces que le vayan a dejar marcas, luego se deja escurrir. No es recomendable exprimirla mediante torsión debido a que existe el riesgo de que se deforme. Permita su secado al aire libre en una habitación con buena ventilación.

Lavado al seco

Existen materiales de confección empleados en la elaboración de chaquetas que no se pueden limpiar con un método vía húmeda, mmucho menos lavado en lavadora, porque usualmente corren el riesgo de encogrse o deteriorar su textura, como por ejemplo la lana y el cuero; en estos casos el método ideal es la limpieza en seco. Para realizar este procedimiento se pueden utilizar los kits especiales que se adquieren en el comercio o los procedimientos tradicionales que vamos a mencionar a continuación; adicionalmente, debe utilizar un cepillo adecuado al tipo de material para eliminar contaminantes como pelusa, cabello, entre otros. 

El proceso inicial para la limpieza al seco, igual que para la limpieza manual o en lavadora, consiste en inspeccionar cuidadosamente toda la superficie en busca de contaminantes, prestando especial atención a las áreas problemáticas como son la solapa, mangas y cuellos.

Para proceder de manera adecuada, lo ideal es colocar la chaqueta en su percha o gancho para ropa y colgarla en un lugar bien iluminado para optimizar la inspección.

Una mancha grasosa puede eliminarse con talco, para ello se espolvorea sobre la mancha y luego se barre con un pincel o cepillo suave; también se puede aplicar gasolina.

Cuando la chaqueta es de cuero, primero se limpia con un paño seco para eliminar el polvo, después se frota la superficie con un jabón líquido, luego con un paño húmedo para eliminar el jabón y posteriormente con uno seco. Al final de la limpieza, aplique una capa delgada de vaselina, glicerina o aceite de ricino. Después de que haya transcurrido el tiempo, elimine el exceso con un paño suave. 

Consejos de cuidado

Para evitar métodos de limpieza complejos y/o agresivos, recomendamos cuidar la chaqueta por medio de mantenimientos frecuentes siguiendo reglas sencillas, de esta manera puede conservar su chaqueta impecable, como si fuera nueva.

Después de usar la chaqueta, debe limpiar la superficie con un cepillo adecuado. Las manchas siempre son más fáciles de eliminar si son frescas, por lo que, después de observar el sitio de la contaminación, debe eliminarse inmediatamente utilizando el método apropiado. La limpieza periódica debe llevarse a cabo utilizando agua o un generador de vapor. En caso de mantener guardada su chaqueta, por tiempo prolongado, lo aconsejable es mantenerla protegida del polvo y la humedad con un forro especial.

En el siguiente video, usted puede obtener consejos acerca de ¿Cómo cuidar adecuadamente una chaqueta?.