Calcetines de compresión, una excelente alternativa para la prevención de las venas varicosas

Calcetines de compresión, una excelente alternativa para la prevención de las venas varicosas

Recientemente, cada vez más se escucha el nombre de los calcetines de compresión. Pero muy pocas personas saben con certeza qué son y para qué se usan. Para empezar, se puede decir que son unas medias que tratan dolencias en las piernas.

Los calcetines de compresión, también conocidos como medias de compresión, aparecieron recientemente. El objetivo principal de estos calcetines es la prevención de enfermedades venosas como los edemas, trombosis e inflamación de las venas.

Los problemas que se ocasionan por una mala circulación sanguínea tienen como consecuencia dolencias conocidas como CVI (Chronic Venous Insufficiency en inglés, o IVC, Insuficiencia Venosa Crónica). La insuficiencia venosa crónica es una enfermedad que se ha ido incrementando en los últimos años y afecta principalmente a las piernas por la falta de riego sanguíneo en la zona. La insuficiencia venosa crónica es un problema de salud que se debe a un mal funcionamiento del sistema circulatorio, que en muchos casos provoca el desarrollo de las varices en las piernas. Las varices es uno de los problemas más comunes que sufren tanto hombres como mujeres.

Las paredes de las venas de las piernas contienen unas pequeñas válvulas que impulsan la sangre hasta el corazón. Pero, si las venas pierden elasticidad, se deforman, y estas válvulas no pueden cerrarse bien y la sangre, atraída por la fuerza de la gravedad, se acumula en las venas y en los tejidos de los pies y el tobillo produciendo un síntoma característico como lo es la hinchazón o edema del tobillo. También provoca que las venas aumenten de tamaño y se formen las varices. Según estudios médicos, las varices son el resultado de una vida sedentaria, de los embarazos y, en algunos casos son provocadas por el calor durante la época de verano que hace que las piernas se hinchen y les cueste respirar.

Por eso, para mejorar la circulación en esta zona, las medias de compresión se presentan como una gran solución. Las medias de compresión tienen un efecto preventivo y terapéutico que ayuda en gran medida a que la circulación sanguínea en las piernas mejore. De hecho, los calcetines de compresión realizan las mismas funciones que un vendaje elástico. Sin embargo, los calcetines son más prácticos y funcionales en uso.

Los calcetines de compresión son unas medias ajustadas y elásticas que aprietan suavemente la pierna. Ejercen una presión gradual, son más ajustadas en la zona del tobillo y van aflojándose a medida que avanza sobre la pierna.

Características y beneficios de los calcetines de compresión

Los calcetines de compresión tienen un efecto preventivo y terapéutico de los problemas venosos. Funcionan al aplicar presión externa sobre determinados puntos de las piernas y de manera decreciente hasta el muslo, favoreciendo así que la sangre suba sin inconvenientes hasta el corazón. También comprimen las venas, evitando que continúen dilatándose y almacenando sangre en su interior, lo que formaría más varices.

Por su mecanismo de acción, los calcetines de compresión se recomiendan para personas que sufren de venas varicosas. Debido a la presión, el proceso de circulación sanguínea mejora significativamente, las paredes de los vasos tienen un mejor funcionamiento evitando la deformación de las venas. También los calcetines de compresión son importantes para la prevención de diversas enfermedades vasculares. Se ajustan a la pierna lo más apretadas posible, reduciendo así el efecto de presión y la sangre en las venas, lo que evita el estancamiento de la sangre y elimina la sensación de pesadez en las piernas.

Los calcetines de compresión tienen muchos beneficios para la salud como favorecer la circulación al facilitar el retorno venoso, evitar que la sangre se acumule en las venas de las piernas, prevenir que las várices aumenten de tamaño. Asimismo, ayuda a evitar que se hinchen los tobillos y los pies, previenen el enrojecimiento de la piel y evitan que se desarrollen úlceras varicosas. Y como resultado ayuda a que desaparezcan las molestias como el cansancio, el dolor y la pesadez.

Anteriormente, los calcetines de compresión se recomendaban solo para pilotos y personas con diabetes. En la actualidad, este tipo de calcetines comenzaron a tener una gran demanda entre los atletas, especialmente los ciclistas, corredores y maratonistas. Hoy en día, los calcetines de compresión se utilizan eficazmente para la prevención y el tratamiento de diversas enfermedades asociadas con las venas de las piernas.

En contraste con los vendajes elásticos, los calcetines de compresión no solo tienen un aspecto más presentable, sino que también tienen un efecto más efectivo y beneficioso sobre el sistema de flujo sanguíneo de las piernas. La ventaja de este tipo de calcetines es que no tienen un efecto puntal de presión en las piernas, los calcetines de compresión aprietan las venas de manera gradual, lo que mejora la condición de las venas de las piernas.

Estos calcetines se confeccionan con materiales elásticos que son distribuidos a lo largo de la media con el objetivo de generar un gradiente de presión que favorece que la sangre fluya desde el tobillo hacia el muslo, es decir desde abajo hacia arriba. Los calcetines ejercen una mayor presión en el tobillo y disminuye en la zona de la pantorrilla.

Niveles de los calcetines de compresión

Al decidir usar este tipo de calcetines es importante elegir la compresión, talla y modelo adecuados, ya que son distintos para cada persona. De esta elección dependerá el resultado obtenido y la eficacia del tratamiento. Existen medias con diferentes niveles de compresión dependiendo del grado de la enfermedad y la actividad del usuario.

Por ello, en el mercado se pueden encontrar varios tipos de calcetines de compresión. Dependiendo de la etapa de la enfermedad, se selecciona la clase de compresión apropiada:

  • Compresión preventiva, ejercen una presión ligera y normal, son recomendables para mejorar la circulación de las piernas cansadas y para la prevención de varices cuando existe cierta predisposición. También son ideales para mujeres embarazadas o cuando ya se presentan pequeñas arañitas varicosas; o cuando se presenta dolor y cansancio severo en las piernas.
  • Compresión Curativa, 1ª etapa, se usan cuando existe fatiga y pesadez en las piernas, varicosidades de grado bajo (sin predisposición a la formación de edemas). También ayudan a mejorar pequeñas dilataciones varicosas en venas cutáneas, y como tratamiento de escleroterapia.
  • Compresión médico, 2ª etapa, son las más adecuadas para tratar dolor, pesadez y fatiga, en tratamientos de post escleroterapia o post cirugía, profilaxis de trombosis, úlceras venosas. También son recomendadas para pacientes embarazadas con antecedentes de flebitis, para el manejo del edema y efectiva formación de cicatriz en quemaduras, en dermatitis por estasis, causada por Insuficiencia Venosa Crónica, y en casos de linfedema.
  • Compresión médico, 3ra etapa, ayuda a aliviar los grados severos de las afecciones venosas, edema importante, efectos de la Insuficiencia Venosa Crónica Severa y Síndrome post Flebítico, casos de Linfedema, problemas venosos crónicos, post cirugía y úlceras venosas.
  • Compresión Curativa, etapa superstrong, para tratar linfedema Primario post terapia descongestiva, y Síndrome Post Trombótico Severo.

Indicaciones y contraindicaciones del uso de los calcetines de compresión

Los calcetines o medias de compresión se recomiendan para personas que tienen varios tipos de enfermedades venosas o son propensas a sufrirlas, bien sea por su estilo de vida o por antecedentes familiares. Además, los calcetines de compresión a menudo son prescritos por especialistas con fines profilácticos.

Los calcetines de compresión de nivel bajo se compran sin receta médica, las medias de compresión fuerte necesitan tener una prescripción médica y, según la afección a tratarse, ciertas especificaciones como la fuerza de la compresión y la longitud de la media.

El grupo de riesgo con una alta probabilidad de enfermedad venosa y problemas vasculares incluye:

  • Mujeres embarazadas.
  • Personas con tendencia a sufrir de hinchazones de las extremidades inferiores.
  • Personas con predisposición hereditaria a padecer de venas varicosas.
  • Atletas como ciclistas, corredores y maratonistas.
  • Personas que llevan un estilo de vida inactivo y sedentario.
  • Personas con sobrepeso y una dieta poco saludable.

Con respecto a las enfermedades en las que se recomienda el uso de calcetines de compresión, se pueden mencionar enfermedades como varices, venas de eccema, linfostasis, síndrome posttromboflebítico, edema de las piernas, dolor espasmódico en las pantorrillas, pesadez en las extremidades inferiores, así como para fines profilácticos en el período postoperatorio (en particular, después de la cirugía en las piernas).

Sin embargo, no todas las personas pueden usar calcetines de compresión. Por esta razón, el autotratamiento no es la mejor opción, por el contrario, es mejor prevenir que lamentar. Solo un médico especializado puede indicarle el uso de las medias de compresión, así como también el nivel de media que necesita para tratar una afección específica. Si es necesario, debe buscar el consejo de un flebólogo, que determina la necesidad de usar ropa de compresión.

Los calcetines de compresión están contraindicados en las personas con las siguientes enfermedades:

  • Aterosclerosis.
  • Diabetes.
  • Aortoarteitis.
  • Osteoartritis.
  • Insuficiencia cardiopulmonar.
  • Con dermatitis o eccema en las extremidades inferiores.

Además, se debe tener mucha precaución al utilizar calcetines de compresión con heridas abiertas en las piernas, piel sensible y susceptible, inflamación de la vena séptica, tromboflebitis aguda, entre otras afecciones.

Tipos de calcetines de compresión

Los calcetines de compresión son capaces de proporcionar un alto nivel de confort durante su uso. Estos calcetines no limitan en lo absoluto el movimiento libre de las piernas. Es importante que los calcetines estén hechos de materiales de alta calidad que puedan proporcionar una alta circulación de aire. La mayoría de los calcetines de compresión se fabrican con materiales resistentes a la humedad.

Los calcetines de compresión se fabrican con materiales elásticos como elastán, poliamidas y otras fibras, lo que les permite generar presión sobre las piernas, tanto cuando están en movimiento como en reposo. Algunos modelos incluyen hilos antibacterianos que ayudan a prevenir infecciones por bacterias y hongos y evitan también los malos olores.

En el mercado existen varios tipos de calcetines de compresión: normales, con talón abierto o con punta abierta. Todos ellos se pueden clasificar en tres tipos:

  • Profilácticos.
  • Medicinales.
  • Deportivos.

Los calcetines de compresión deportivos son bastante populares en la actualidad. Se fabrican calcetines de compresión para correr, calcetines para deportes, calcetines para los amantes del turismo y los viajes. Las medias de compresión para las piernas mejoran la circulación sanguínea en las extremidades inferiores y reduce significativamente el nivel de producción de ácido láctico. Por lo tanto, los calcetines de compresión tienen una gran demanda entre los corredores de ultramaratón.

El uso de medias de compresión con fines deportivos es realmente eficaz y adecuadas para la fase de reposo y recuperación posterior al ejercicio ya que favorecen el retorno venoso, el drenaje de toxinas y reducen la inflamación y los dolores musculares.

Los calcetines de compresión mejoran la circulación sanguínea, pero existen discrepancias sobre si mejoran o no el rendimiento deportivo.

Debido al efecto de compresión, los calcetines aumentan significativamente la eficiencia y la actividad de una persona, al tiempo que reducen la posibilidad de lesiones y aumentan la tasa de recuperación del cuerpo después del ejercicio.

¿Cómo elegir adecuadamente calcetines de compresión?

Cuando se piensa en usar unos calcetines de compresión, muchas personas piensan que la elección del adecuado es tan fácil como elegir un calcetín normal, solo por su apariencia y cierto conocimiento del tipo de función del mismo. Sin embargo, este no es el caso. Se debe prestar mucha atención al nivel de compresión requerido y esto no es un aspecto que se puede determinar de forma independiente y correcta. Para evitar cualquier error, se recomienda buscar ayuda de los especialistas: los flebólogos.

Además del nivel de compresión, existen una serie de otros factores que deben considerarse al elegir los calcetines de compresión adecuados. Como por ejemplo, el material del calcetín, la talla y el modelo.

Las opciones ideales son calcetines hechos de materiales mixtos transpirables: lana, poliéster, nylon, spandex y lycra.

En cuanto a la talla, si se trata de medias que llegan hasta el tobillo, se debe medir el contorno del gemelo en la parte más ancha y, en función del resultado, elegir la talla adecuada. Si son medias de compresión que cubren el pie, además del contorno del gemelo, también se tiene en cuenta la talla del pie.

¿Cómo usar correctamente los calcetines de compresión?

Es importante seguir las recomendaciones sobre el uso correcto de los calcetines de compresión. Los flebólogos recomiendan colocarse los calcetines de compresión inmediatamente después de despertarse y usarlos durante el resto del día hasta el momento de dormir. Los calcetines deben retirarse justo antes de irse a la cama. Sin embargo, existen ciertas patologías o recomendaciones médicas en las que es necesario usar calcetines de compresión las 24 horas del día.