Botas de fieltro para niños

Botas de fieltro para niños

Las Valenki son botas tradicionales de invierno, muy calidas y comodas hechas de fieltro de lana de oveja.

Las primeras botas de fieltro o pima aparecieron entre las tribus nómadas de Eurasia hace más de mil quinientos años atrás y fueron llevadas a Rusia por los mongoles, donde han evolucionado hasta la actualidad. Durante muchos años, las valenki fueron un privilegio que solo las personas nobles y ricas podían permitirse y eran consideradas como reliquias familiares, que se heredaban de generación en generación estos zapatos. Porque eran piezas artesanales elaboradas con técnicas específicas que sólo sabían algunos maestros artesanos.

Pedro el Grande fue un un gran admirador de las bondades de las Valenki y promovió durante su reinado la producción masiva de botas de fieltro en las provincias rusas, que no era tan significativa porque seguían fabricándose artesanalmente.

Sin embargo, fue a comienzos del siglo XX, cuando comenzó la producción masiva en fábricas de calzado especializadas de botas de fieltro.

Se fabricaban para el uso tradicional de comodidad y confort y adicionalmente comenzaron a fabricarse para proveer a los soldados de un calzado capaz de proteger sus piernas durante el periodo invernal, de las duras condiciones de exposición a las inclemencias de la temporada. Hoy se han convertido en un simbolo emblematico de Rusia y sus fríos inviernos y también en un excelente recurso para proteger las piernas de adultos y niños durante la temporada invernal.

Características y beneficios

Las botas de fieltro, además de su emblemática característica de mantener los pies secos y cálidos en condiciones de clima heladas, son increíblemente ligeras y prácticas que se ajustan como calcetines al pie de quien las usa; lo que es especialmente importante al elegir este tipo de calzado para niños.

Adicionalmente, por ser hechas a partir de lana de oveja, son hipoalergénicas y aislantes de la humedad, permean el aire manteniendo los pies secos, evitando la aparición de enfermedades. Por su naturaleza y técnica de fabricación, las botas de fieltro no deforman el pie y contribuyen a la salud integral de las extremidades porque amortiguan el impacto del rebote sobre las articulaciones.

También se fabrican botas de fieltro con suela de goma ya fija en el zapato, qué es una de las opciones más prácticas y modernas que se han generado con la evolución de las Valenki en el tiempo. Además, la suela de goma aporta equilibrio y tracción para desplazarse sobre terrenos resbaladizos.

Para las temporadas más frías, las botas de fieltro con forro de lana de oveja son una excelente opción para proteger los pies de adultos y niños.

¿Cómo elegir las botas de fieltro adecuadas para niños?

Al elegir botas de fieltro para sus hijos, le recomendamos tomar en cuenta varias consideraciones  importantes como, medir la bota que debe ser 1 o 2 tallas más grandes que el tamaño real del pie del niño. A fin de garantizar que al asentarse por el uso y ajustarse al pie del niño,  la bota aún se adapte correctamente y no le lastime.

Adicionalmente, debe tomar en cuenta la textura, el peso y el espesor del material de la bota, que deben ser duras, livianas y tener un espesor de pared uniforme en toda su superficie. Solo la parte de la suela y el talón debe ser más densa y más gruesa que el resto de la superficie del zapato.

Un dato importante a considerar, es que las botas de fieltro de color natural, retienen más el calor que las coloreadas con tintes especiales. Sin embargo, los niños prefieren usar zapatos en colores brillantes y llamativos o con hermosos bordados que realzan su carácter divertido y juvenil.

Tendencias de moda en botas de fieltro para niños

Pensando en los más pequeños de la casa, se han desarrollados líneas de botas de fieltro inspiradas en sus gustos; con una amplia variedad de colores en tonos brillantes, con diversos diseños y acabados.  Hay propuestas de botas decoradas con patrones invernales, con personajes de cuentos infantiles, animales y juguetes de navidad. Para las niñas, se han fabricado modelos con apliques y decoraciones en pedrería, con cintas, pieles, divertidos pompones, delicados bordados e incluso encajes. Así como las hechas en en el estilo tradicional ruso, que rinden tributo a las antiguas tradiciones.

Principales fabricantes de botas de fieltro para niños

La marca finlandesa Reima, ofrece modelos en colores brillantes de botas de fieltro con suela de goma para niños; de excelente calidad a precios accesibles.

También, la bielorrusa Filipok ofrece las botas de fieltro calificadas como las más cálidas del mercado. Elaboradas con fieltro y forradas con lana de oveja, con una suela gruesa antiresbalante, que garantizan la protección y seguridad de los niños. Fabrican modelos decorados con gracia al estilo tradicional ruso. Con una gran selección de opciones de decoraciones inspiradas en las preferencias de las pequeñas y apliques y pinturas de animales o motivos invernales para los chicos en el lado frontal de las botas.

El fabricante Nordman ofrece maravillosos modelos de botas para niños, equipadas con forro aislante de lana natural, que ayuda a preservar el calor efectivamente, plantillas ortopédicas y con suela de goma gruesa con ranuras para la tracción y el agarre durante el desplazamiento por pavimento húmedo e irregular. Ofrecen además diversos modelos con cremalleras y cierres de velcro para elegir el método que sea más conveniente para usted y su hijo.

Zebra ofrece un diseño de botas de fieltro para niños parecidos a las famosas botas Uggs, solo que mucho más cálidas. La suela estable te permitirá correr y saltar sobre el hielo, sin miedo a caerse.

Cálidas y prácticas, ideales para niños en edad escolar; a precios accesibles para los padres.

Los modelos de Fairy Tale con su gran selección de imágenes, son una excelente opción para las pequeñas fashionistas.

Kotofey ofrece también, modelos cómodos, cálidos y hermosos para los más pequeños, en variados colores en tonos brillantes.

Los modelos de Paris Commune para niños, son de los más duraderos y resistentes al desgaste, equipados con todas las cualidades necesarias para los zapatos de invierno para niños: calidez, comodidad, espectaculares colores brillantes y llamativas decoraciones. Lo que las convierte en una compra rentable en toda regla, que durará por más de una temporada.

Cuidados recomendados para botas de fieltro

Como comentamos inicialmente, uno de los principales aspecto que se deben considerar al momento de elegir las botas de fieltro indicadas para nuestros hijos, es el clima en el que se usarán. Para los días de invierno muy fríos, puede usar modelos sin suela de goma, pero para un clima más cálido y húmedo, lo ideal es elegir uno modelo con suela incluida, que se puedan ajustar a los modelos sin suela; para evitar que las botas se mojen . Sin embargo, teniendo en cuenta que los niños son inquietos y les gusta jugar activamente, las botas corren el riesgo de mojarse. Y si esto sucede en repetidas oportunidades, debe dejarlas secar sin intentar acelerar el proceso ni exponerlas de cerca a fuentes de calor; porque pueden deformarse y reducir su tamaño. Lo mejor es simplemente poner las botas de fieltro al lado de una fuente de calor y esperar hasta que se sequen lentamente. Es importante rellenar las botas con papel de periódico arrugado para evitar que pierdan su forma.

Asimismo, recomendamos asegurarse que el niño entre a la casa con la menor cantidad de nieve en las botas. Para evitar que la nieve en las botas de fieltro se derrita, las humedezca y deba secarlas y pueda extender al máximo su vida útil.

Si las botas de fieltro se ensucian con barro, debe dejarlas secar y retirarlo con la ayuda de un cepillo duro al seco.

Para guardarlas entre temporadas, debe limpiarlas, luego rellenarlas con papel periódico y colocarse en bolsas de plástico. Se debe tener en cuenta que este tipo de calzado puede sufrir de polillas, de manera que recomendamos colocar repelentes para este insecto como algunas costras de frutas secas, lavanda o píldoras especiales compradas en una ferretería.