Alohas para Niños

Alohas para Niños

Las alohas, sandalias o flip-flops, son un tipo de calzado básico, y muy probablemente, el más antiguo conocido, pues se tienen registros de ellos en murales egipcios. En la antigüedad, eran fabricados de papiros y hojas de palma, paja, madera y cuero. Se cree que después de la Segunda Guerra Mundial, los soldados americanos llevaron ejemplares japoneses de este calzado, popularizándose velozmente como la pólvora. Desde entonces comenzaron a hacerse masivamente. Actualmente, la variedad de diseños, hace posible que haya un par ideal para cada persona, ni siquiera los más pequeños se excluyen de tenerlas.

Características de elección y ventajas

Las alohas son el calzado idóneo para el verano, salidas a la playa, piscina, inclusive para actividades en donde se deseen mantener los pies frescos. Para los niños representan una excelente opción. Pueden usarlas para caminar en terrenos arenosos o con grava, en suelos mojados o duchas, también son útiles dentro del hogar. Su denominación como "flip-flops" hace alusión al sonido que hacen al andar.

Asímismo, las sandalias están hechas de goma, poliuretano o cuero. Su característica principal es que se visten con los pies descalzos, sin calcetines. Son fáciles de quitar, además, cualquier sustancia como el agua es capaz de escurrirse fácilmente, ayudando a que los pies se mantengan secos. Otra característica distintiva es la simplicidad del diseño sin amarres innecesarios, sin embargo, para niños pequeños, es recomendable adquirir aquellas con buen sistema de sujeción al pie y tobillo, de forma tal que puedan correr sin el riesgo de lesiones o enredos por traspiés con las sandalias.

En los tiempos de hoy, es posible conseguir un sinfín de modelos, colores, y temas. Seguro que podrá consentir a su chiquitín con sus caricaturas preferidas o héroes de acción a sus pies, inclusive las hay con brillos y encantadores motivos para las niñas.

Las ventajas de comprar un par de alohas para niños son las siguientes:

  • Son ideales para el agua, pues no se deterioran, ni se deforman con la humedad.
  • Proporcionan la comodidad de tener el pie casi al aire libre.
  • Prácticamente no necesitan limpieza y cuidado.

Variedades

Tenemos que según la forma, hay dos variedades principales de este calzado para niños. El primero, se le llama coloquialmente chancleta, y se caracteriza por tener la clásica tira en forma de "y", con base entre el pulgar (primer dedo) y el segundo dedo, y extremos insertados en la suela a ambos lados del dorso del pie. Un diseño tan simple ha ganado un gran números de fieles adeptos.

Pensando en los niños, estas sandalias son ideales para actividades acuáticas y veraniegas. Tome la precaución de elegir un modelo con sujeción adicional en el tobillo si el niño es pequeño.

En seguida nos toca describir la segunda variedad, es la denominada chancla, que se diferencia de la anterior, por poseer una banda ancha sobre el dorso del pie, con inserciones laterales en la base del calzado. Muchas presentaciones de este diseño puede ajustarse al pie con cintas de velcro o cierre mágico. Este estilo es ideal para la natación o actividades en piscinas.

  • Para las niñas hay variedad de brillantes colores, como: rosa, rojo, naranja, y pueden tener además elementos decorativos en sus tiras como flores, animales tiernos, princesas e íconos de caricaturas. 
  • Para los niños es mejor elegir modelos más neutrales, en colores sólidos, aunque también ellos se regocijarán con estilos divertidos con motivos animales o de héroes de acción.

La elección de las alohas perfectas

Al elegir las alohas para niños, primero debemos prestar atención al material. Antigüamente, las sandalias estaban hechas en caucho, lo que daba como resultado unas suelas muy pesadas. Esta opción para niños resultó incómoda, causando malestar al caminar y correr, es por ello que hoy se benefician de mejores materias primas, como el poliuretano en sus variedades EVA o PVC, que a pesar de su orígen sintético, son inocuos para el organismo, y poseen propiedades de impermeabilidad, flexibilidad y alta durabilidad. 

Siguiendo este orden de ideas, encontramos también modelos con materiales combinados, los cuales son muy convenientes. Las hay con suela de poliuretano y correas de cuero natural, cuero sintético o tela; las correas de velcro son cómodas para salir del agua, pero son inseguras para jugar, en estos casos es ideal el acompañamiento de una correa elástica de ajuste en el tobillo. Otro modelo famoso por lo confortable, es aquel con suelas anatómicas de corcho y cintas de cuero con hebillas ajustables, creadas para actividades al aire libre o momentos casuales, y aunque resisten el agua, el cuero puede deteriorarse con el agua de piscinas o playa, acortando su vida útil.

Así pues, para la playa resultan perfectas las alohas abiertas, hechas en poliuretano ligero, repelen el agua, y son fáciles de limpiar si se llenan de arena. Tenga precaución pues por su pobre fijación al pie, pueden provocar tropiezos al jugar.

Si su intención es comprar las sandalias ideales para su niño, busque aquellas que le proporcione el ajuste adecuado de sus correas o hebillas, y cuide que estas últimas no se apoyen en zonas sensibles de la piel del pie, lo que puede provocar rozaduras y lesiones desagradables para el niño. Un ajuste razonable le dará el equilibrio entre comodidad y seguridad. Además tenga en mente la actividad a la que estará destinado el uso de dicho calzado, pues el comportamiento y confort de los materiales puede variar según las condiciones a las que se vean expuestos.

Haciendo caso a lo anterior, tenemos entonces que es importante seleccionar un buen material y diseño, escuchando las preferencias del niño y atendiendo a los requerimientos de los padres.

Y como aspecto final, pero no por eso menos relevante, no olvide medir las sandalias al pequeño, pues ese detalle puede marcar la diferencia!